All Bank busca consolidarse en el mercado panameño

All Bank busca consolidarse en el mercado panameño

Hemos creado una gerencia de Banca Empresa para realizar operaciones fuera de Panamá con el fin de crecer nuestro número de clientes, pero siempre enfocados en atención personalizada y riesgo controlado

IMG_2690 web

El año 2015 fue un año de redefinición para All Bank. Un proceso que fue dirigido por su actual gerente general, Daniel Oblitas, para quien lo primero y más importante que se hizo fue definir estratégicamente hacia dónde se quería dirigir el banco, lo segundo fue estructurar un equipo gerencial alineado con ese objetivo y capaz de liderar las operaciones y finalmente alinear la estructura y los procesos del banco para poder presentar una oferta de valor a sus clientes.

Oblitas, quien nació en Perú y cuenta con una larga experiencia en la banca local, considera que lo más importante es que luego de ese proceso All Bank está enfocado en una estrategia que le permita dirigir su oferta de valor al nicho de mercado conformado por pequeñas y medianas empresas del comercio y los servicios, así como en personas naturales de alto poder adquisitivo.

Además,  el banco ha desarrollado una estructura que busca explotar las dos principales ventajas competitivas que ofrece un banco del tamaño y el enfoque de All Bank, que son la velocidad de respuesta y el trato personalizado, todo lo cual se ha traducido en un proceso de crecimiento, que  debe dar paso a una nueva etapa que Oblitas define como de consolidación.

-El 2015 fue un año de definición estratégica y eso sin duda es importante, pero ¿cómo cerró el 2015 All Bank en términos de cifras y resultados? 

-Yo diría que sí, que 2015 fue un año de definiciones estratégicas para All Bank, pero creo que también en cifras podemos decir que se trató de un año de consolidación. Y te voy a comentar ciertas cifras que para mí dan muestra de  la situación real del banco.

En cuanto al balance, hemos cerrado con un total de activos de $125 millones, de los cuales tenemos una cartera de casi $70 millones y depósitos por $111 millones, y tú dirás, tienen más depósitos que colocaciones, pues sí, por qué, porque el banco tenía un reto, que era la búsqueda de un balance apropiado, esto que significa, que en diciembre de 2015 el banco terminó con un indicador de liquidez de 47% cuando el indicador de la banca panameña es de 43%, según la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP) y, además contamos con un ratio de solvencia o adecuación de capital de 14,68%, entonces tenemos una estructura de balance con la que nos sentimos muy cómodos.

Ahora bien, todo esto se ha traducido en una mejora de los resultados comerciales y, por tanto, del rendimiento de la inversión de los accionistas, tal como lo muestran las cifras de la SBP. Para nosotros lo fundamental en un banco que comienza es que el margen financiero siga creciendo: En diciembre de 2014 el ingreso por intereses fue de $3,8 millones y en el año 2015 fue de $5,6 millones, esto representa un incremento de 47,5% en ingresos financieros. A nivel de costo financiero, terminamos el 2014 con $1,6 millones y el 2015 con $2,2 millones para un crecimiento de 34%, lo que significa que el margen financiero o ingreso neto de intereses pasó de $2,1 millones en 2014 a $3,37 millones en 2015, es decir 58% de incremento.

Esto es fundamental porque All Bank tiene como estrategia ser un banco de negocios puro y duro, de forma que el incremento del margen financiero es resultado de la gestión de clientes. Pero, además otro negocio recurrente son las comisiones, las cuales crecieron casi 35% para ubicarse en $914.000, mientras los gastos operativos solo crecieron un 6%.

-¿Qué le espera a All Bank este 2016?      

-Posicionamiento e imagen deben ser las claves del banco este año 2016, siempre en su nicho objetivo. Nosotros no vamos a ser el banco más conocido y popular de Panamá, porque somos un banco enfocado en un nicho específico, tal como ya lo hemos señalado, pero sí queremos ser el banco de referencia para quienes conforman el nicho de las pequeñas y medianas empresas y las personas de alto poder adquisitivo.

Para ello hemos fortalecido nuestro enfoque en la gestión comercial, reforzando el equipo gerencial y comercial, estableciendo la vicepresidencia senior de Negocios en la que hemos incorporando a Marco Forero, un ejecutivo de larga trayectoria en la banca panameña, especialmente en lo referente a gestión de carteras de negocio locales e internacionales.

También hemos creado una gerencia de Banca Empresa para realizar operaciones fuera de Panamá con el fin de crecer nuestro número de clientes, pero siempre enfocados en atención personalizada y riesgo controlado.

Y un tercer aspecto que debe caracterizar esta nueva etapa de All Bank, que es consolidación y  posicionamiento de imagen. En este sentido, como ya adelantamos a Capital Financiero en el mes de mayo, esperamos inaugurar nuestra nueva casa matriz que estará ubicada en una torre que llevará el nombre del banco, lo que ha requerido una inversión de $1 millón y permitirá contar con tres sucursales, lo que demuestra el interés de los accionistas de convertir a All Bank en un jugador de largo plazo en el mercado panameño.

-Pero, además de crecer y ofrecer nuevos servicios All Bank tiene nuevos retos en materia de regulación y cumplimiento. ¿Cómo impactan los cambios regulatorios a los bancos pequeños ?

-Gracias por la pregunta porque en la última reunión que sostuvimos con la SBP se nos presentó la hoja de ruta regulatoria que vamos a seguir en Panamá y que ofrecía para marzo un acuerdo sobre ponderación de activos por riesgo, lo que impacta directamente en temas de capital, para junio algo sobre derivados, para septiembre riesgo de mercado y así había planes hasta el año 2017.

Definitivamente, la gestión de riesgo es la esencia del negocio bancario y en Panamá siempre se ha manejado bastante bien, pero hay que ser realistas, pues ya no basta gestionar el riesgo crediticio, hay que ver cada día más, dependiendo del perfil de cada banco, todos los riesgos que pueden afectar su gestión.

Ciertamente lo bancos pequeños y medianos lo tenemos más cuesta arriba,  porque los bancos grandes tienen equipos completos y herramientas más sofisticadas para realizar esta labor. Ahora bien, nosotros tenemos una ventaja sobre otros bancos y es que tenemos un equipo que conoce los riesgos que están gestionando y que es consistente en su modelo de negocios, por lo que no ingresamos en aquellos nichos de negocios que nosotros creemos que no podemos gestionar. Por ejemplo, nosotros no ofrecemos derivados porque no lo necesitamos, pero también porque sería un riesgo nuevo que tendríamos que gestionar. Pero sí creo que esto es un reto para cada banco, porque tienen que definir el apetito de riesgo que tienen y su capacidad de gestión de ese riesgo. Por eso creemos, y esto es mi opinión a nivel personal, que Panamá está siguiendo la ruta correcta porque si tú quieres tener un centro bancario de nivel internacional tienes que cumplir una regulación que esté a tono con las exigencias de los mercados internacionales.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia