Altas y bajas en nuestra economía: Aún tenemos fuerza

panama  vector map

El Fondo Monetario Internacional (FMI) en su Perspectivas Económicas de las Américas proyecta una tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de Panamá en 6,1% y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) estima 6,0%.

Según nuestro cálculo el PIB para el  2015 se ubicará  entre el 5,8% a 6,3%. Dicho crecimiento supera el crecimiento del período 1947-2014 que se ubica en 5,2%.

De 1950 a 1980, Panamá tiene su período más largo de crecimiento sostenido con 4,8% promedio en la década de 1950, un 7,9% anual (el más alto de América) en la década de 1960 y 4,8% anual en la década de 1970. Las principales contribuciones se atribuyen al aumento de las exportaciones y la producción industrial y agropecuaria mediante la sustitución de importaciones.

La inflación, está en sus menores niveles en casi cinco años. Los créditos nuevos para hipoteca y construcción, crecieron 10,8% y 24,4%, respectivamente, entre enero y marzo de 2015 comparado con igual período del año 2014. Créditos principalmente dirigidos a viviendas individuales, apartamentos, centros comerciales y oficinas. El crédito nuevo al consumo personal creció 5,0%, que induce al consumo (gasto) o al ahorro.

Según la Encuesta de Expectativa de Empleo Manpower Panamá del II trimestre de 2015, los empleadores reportan planes de contratación favorables para el segundo trimestre (abriljunio 2015). En el comparativo por sector, las intenciones de contratación más fuertes se esperan en servicios, agricultura, pesca, minería y extracción, comunicaciones y transportes, manufactura, comercio y construcción.

En las actividades de comunicaciones, minas y canteras, construcción, intermediación financiera, restaurantes y hoteles, electricidad y agua, hay resultados positivos. En contraste el comercio al por menor (medida por el impuesto de transferencia de bienes muebles y prestación de servicios a las ventas) y la industria manufacturera muestran variación negativa. La agricultura, presentó un aumento en la producción de leche y en cultivos como banano, sandía, hortalizas, así como en la cría de ganado porcino y aves de corral.

Por el contrario, se registró caída en el cultivo de piña, fundamentalmente de exportación. La industria manufacturera cae, por las  actividades relacionadas con la elaboración de productos no metálicos, de metal, textiles y plásticos. No así, en elaboración de productos alimenticios, fabricación de papel y las actividades de edición e impresión, las cuales se incrementaron.

El sector externo, las exportaciones de bienes por segundo año consecutivo caen, esta vez en  11,8%, principalmente en el valor de las exportaciones del melón, sandía y piña, cuyo principal mercado es la Unión Europea. Igual situación se presenta en las exportaciones de camarones y atún de aleta amarilla, siendo el mercado de Estados Unidos su principal país de destino.

Prosigue la tendencia en la caída en las exportaciones de oro. Las únicas exportaciones con resultados positivos fueron las de ganado vacuno en pie, la ropa, las pieles y el cuero.

En las exportaciones por servicios, hay una recuperación en la actividad comercial de la Zona Libre de Colón con un crecimiento del 10,3%, un cambio en la tendencia en los últimos dos años, en términos absolutos no supera los niveles del 2012, que fue de $4.507,3 millones, afectada por los aranceles impuestos a productos como el calzado y los textiles en Colombia y caídas de las ventas a Venezuela; en las actividades portuarias, hay un aumento en el movimiento de contenedores, pero aún así no recupera los niveles del I trimestre de 2012 previo a la huelga en las terminales de Balboa y Manzanillo; las toneladas netas por el Canal de Panamá registra el mayor nivel en los últimos tres años, explicado por la mayor carga de buques graneleros impulsado por un mayor movimiento de los granos, sal, minerales, metales y manufacturas de hierro y acero; los gastos efectuados por los visitantes en Panamá fue del 13,9% que se explica por la mayor entrada de visitantes al país, entre enero a marzo alcanzó la cifra de 1.826.292 personas. En adición, en el primer cuarto del año Copa Airlines movilizó 4,1 millones de pasajeros, un alza de 5,8%. En todo caso las exportaciones de servicios muestran una tendencia positiva, 9,9% si se compara con la caída del 14,9% para el 2013.

En las importaciones, por primera vez en los últimos cinco años, caen. Dicha caída de las importaciones de bienes responde al deterioro de las importaciones de bienes de consumo, que se redujeron 17,2% de enero a marzo de 2015. Las importaciones de productos de consumo sumaron $1.546 millones en el primer trimestre de 2014 y $1.279,9 millones en igual período de 2015, una merma de $267 millones, en bienes semi duraderos y combustibles y lubricantes.

Las importaciones de bienes intermedios mostraron resultados positivos, con aumentos en las de materia prima y productos intermedios para la industria, materiales de construcción y otros insumos. En cambio, en las importaciones de bienes de capital hay un aumento ínfimo a pesar de las mayores importaciones de bienes de capital para la construcción y otros bienes de capital.

El ingreso de capital foráneo o inversión directa extranjera en la economía de Panamá, totalizó, a marzo 2015, $1.705,8 millones, un aumento de $415,5 millones y $468,3 millones al registrado en igual período de 2014 y 2013 respectivamente. En la composición, el 65,3% corresponde a utilidades reinvertidas principalmente por parte de la banca internacional y otras empresas. Dichas reinversiones tiene como objetivo aumentar la capacidad de operación de dichas empresas. En todo caso, dichas inversiones se orientaron a los sectores hotelero, bancario, inmobiliario, eléctrico, comercial y manufacturero. Lo importante a resaltar es que el desaliento en el consumo medido por el impuesto a la transferencia de bienes muebles y prestación de servicio a las ventas se compensa por el aumento de las exportaciones de servicios y la inversión extranjera, esto es positivo para la demanda agregada.

En el Sistema Bancario Nacional, el crédito interno ascendió a $ 41.657 millones a marzo 2015, representando un incremento de 10,7% con respecto a similar período del año 2014. El crédito hipotecario, constituye un 28,5% de participación del total de saldos de créditos locales, mostró un gran dinamismo, creciendo un 14,5%. La construcción, creció un 25,7%, debido al financiamiento de infraestructuras y de otras construcciones. Los créditos interinos otorgados a las actividades de construcción de viviendas y locales de comercio crecieron en promedio un 32,7% durante el periodo.

El crédito al comercio, que en los trimestre anteriores exhibía tasas de crecimiento superior a dos dígitos, en esta ocasión crece 7,4% afectada por un crecimiento marginal del 2,0% en el comercio al por mayor y de una caída de 6,4% en Zona Libre de Colón, por la menor demanda del comercio mayorista.

Los préstamos nuevos para hipoteca y construcción, sectores claves de la actividad de la construcción, crecieron 16,8% y 13,5% a marzo 2015 si se compara con igual período del 2014.

Las fuentes de fondeo del sistema bancario se mantuvieron dinámicas. Los depósitos internos de particulares se situaron en $34.948 millones, representando un incremento de 6,5% respecto de similar período de 2014. Es decir, un aumento de $2.139 millones al registrado en el 2014.

El consumo interno, a marzo 2015, medido por el impuesto de transferencia bienes muebles y prestación de servicios ventas, excluido los precios de los productos energéticos y alimentos, se redujo en 6,9% respecto al mismo periodo del 2014. Un cambio en la tendencia en los últimos años desde el aumento de dicho impuesto (5% a 7%) desde julio de 2010.

Desde su nivel de 15,5% para el I trimestre de 2014, crecen con menos impulso desde julio a diciembre 2014, que fue de 4,5% para el III trimestre de 2014 y 3,7% para el IV trimestre de 2014. Según el Informe Preliminar de Recaudación de la DGI, mayo de 2015 la tendencia del impuesto de transferencia bienes muebles y prestación de servicios ventas continua su caída, quinto mes consecutivo de retroceso. La duración del cambio va depender de la velocidad del aumento de precios respecto de la mejora de los ingresos y las expectativas de los consumidores.

Para el Sector Público No Financiero, el resultado del Balance Fiscal registra un déficit de $564,7 millones, es decir, 1,1% del PIB estimado para este año; para el mismo período de 2014 se registró un déficit de $930,8 millones, es decir 2,0% del PIB.

Los ingresos corrientes del Gobierno General representan el 91,6% de los ingresos totales del Sector Público No Financiero a marzo de 2015. Impuesto a la renta y avisos de operación de empresas en los impuestos directos y el impuesto de transferencia bienes muebles y prestación de servicios e impuesto selectivo al consumo en los impuestos indirectos representan el mayor peso en el Gobierno Central. Por su parte las recaudaciones por cuotas de las Caja de Seguro Social (CSS) también incrementan esta línea.

El 28,4% del peso de los gastos totales del Sector Público No Financiero se atribuye al pago de proyectos de inversión en este primer trimestre. Por otro lado, el 20,6% de los gastos totales pertenece a la CSS explicado en su mayor parte por las transferencias en prestaciones económicas y salarios.   

Omar Zambrano
Economista y consultor
Especial para Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL