Alza de las tasas de interés, cada vez más cerca

Los más afectados podrían ser los asalariados, las inversiones nuevas y las empresas sobre apalancadas

Federal Reserve Building, Washington DC, USA.

El aumento de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal  (FED, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos (EE.UU.), aunque  podría tardar un poco más de lo que habían previsto los expertos, está a la vuelta de la esquina.

Y aunque se esperaba que se registrara antes que culminara el primer semestre del presente año, todo parece indicar, ahora, que no será  hasta el mes de septiembre cuando se concrete  la primera subida y luego de forma escalonada podrían darse nuevos ajustes, pero ya en el año 2016.

Este incremento tendrá sus repercusiones negativas y los más afectados podrían ser los deudores que dependen de un salario para pagar sus obligaciones. Si los intereses  les aumentan y no pueden negociar una  extensión del plazo, podrían verse en dificultades para cumplir con las obligaciones adquridas, advirtió  Mario De Diego, vicepresidente ejecutivo de la Asociación Bancaria de Panamá (ABP).

Pero, indudablemente que un aumento en las tasas de interés sobre préstamos también afectará a los créditos comerciales o corporativos que estén pactados a tasas variables o flotantes y, como se indicó antes, los efectos a terceros dependerá de la capacidad o estrategia del comercio de trasladar el aumento a los  precios o asumirlo.

De Diego resaltó que es obvio que en la medida que las tasas de interés de la deuda pública sean variables o ajustadas a la tasa de referencia, como es lo más común, las tasas de la deuda van a aumentar, aunque  sus efectos dependerán de los términos y condiciones de los préstamos o las emisiones de los Bonos del Estado o Letras  del Tesoro.

Según De Diego, el ajuste a las tasas de interés por parte de las autoridades monetarias de EE.UU. responden a condiciones de su economía interna, por ejemplo, la inflación y  el empleo.

Debido a que los precios de las importaciones en EE.UU. cayeron, la inflación  se mantiene baja, por lo que la FED probablemente demore más allá de junio para comenzar a subir las tasas de interés referencial, sostuvo el banquero.

Es obvio que los bancos aumentarán sus tasas a los préstamo, debido que un aumento en las tasas de referencia se traduciría en un incremento del costo de sus financiamientos, detalló.

Y también se incrementaría el costo de la deuda del banco, por el lado de la línea de crédito o por la emisión de algún instrumento financiero como los bonos, indicó De Diego.

Una vez que la FED decida aumentar la tasa de referencia será cuestión de ir ajustándose a posibles continuos aumentos hasta llegar  a un nivel que la autoridad monetaria  considere que es suficiente para el estímulo de la inversión y el consumo en EE.UU.

En esta situación, De  Diego  recomienda  analizar cada caso para detectar si el deudor cuenta con  la capacidad de enfrentar un aumento y hasta cuánto.

De no poder hacerle frente,  una fórmula podría ser negociar con el banco una extensión del plazo, que le permita reducir el monto de la mensualidad o mantenerla  y de esta forma acomodar el aumento en la tasa de interés sin que tener que enfrentar una mensualidad mayor.

El dirigente dijo que en todo caso es algo que tendría que negociar el cliente con su banco,  aunque el banco no  está obligado a ello.

Al menos  durante los siguientes cuatro meses los consumidores podrán adquirir financiamientos a tasas de interés aún relativamente bajas, pero no debe ser motivo para que los prestatarios dejen ser precavidos a la hora de solicitar algún tipo de financiamiento, tomando en cuenta que los intereses van camino a incrementarse.

Por su parte, se estima que en lo que resta del 2015 y el 2016 los  bancos serán  conservadores a la hora de otorgar los préstamos, en espera de las medidas que vaya tomando la FED, por lo que pondrán mucha atención en  la capacidad máxima de endeudamiento del prestatario.

El inminente aumento de las tasas de interés  obedece, entras otras razones,  al dinamismo de la economía de EE.UU. y  al mejoramiento de los  indicadores de
desempleo en ese país, señaló Ernesto Bazán, socio de BDO Panamá.

Desde el año 2013 los indicadores de desempleo de EE.UU.,  mostraban  una leve mejoraría y ello permite prever a los inversionistas que la FED reduciría su estímulo y, por tanto, podría subir la tasa de referencia este mismo año.

En Panamá de acuerdo con las cifras de la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP), al pasado mes de febrero las tasas  reflejaban un comportamiento a la baja, en comparación con el 2014,  observándose  que todas disminuyeron con excepción de la cartera de préstamos personales que se mantuvo igual.

Al mes de febrero las tasas de interés de la cartera de consumo se ubicó en los siguientes índices: Las tarjetas de crédito reflejaron  una tasa ponderada de 19,03%, el préstamo personal se ubicó en un 8,03%, el financiamiento de autos en 7,02% y los créditos para viviendas (no preferenciales) en 5,08%. (Ver gráfica: Tasas de interés de la cartera de consumo personal).

Entre  los sectores económicos que se verían mayormente  afectados por el alza en la tasas de interés,  figuran: Las empresas sobre apalancadas, las nuevas inversiones y las inversiones con bajos retornos, además de la deuda pública, la que ya ha sido impactada por la subida del costo del servicio, detalló el financista David Saied.

El riesgo país subió a  200 Puntos Básicos (BPZ, por sus siglas en inglés), interés que se ha encarecido en  2% por encima del  incremento de  las tasas de los  bonos  del Tesoro de EE.UU.

Philippe Preite, de Credit Suisse AG, estima que la primera subida de las tasas podría no ocurrir en los próximos dos encuentros de la FED, debido a que la entidad  está esperando señales de inflación al alza antes de incrementar las tasas.

Tomando en cuenta un estudio del Credit Suisse Private Banking & Wealth Management Investment Strategy, Preite considera que es necesario más tiempo para tener una confirmación de la subida de la inflación, por lo cual desplazamos nuestra previsión de una  primera subida de tasa de junio hacia septiembre  de 2015.

Indicó que sería difícil que se anunciaran dos alzas en este año, por lo que el  incremento gradual se registraría a partir del próximo año.

Si embargo, para  el economista Víctor Cruz las últimas evaluaciones de la FED no dan señales claras que, al menos, este año las tasas de interés vayan a subir, aunque añadió que esto no significa que a lo interno de la entidad  algunos de sus miembros con decisión consideren oportuno comenzar a subirla desde ya.

Una vez más sale a relucir la disyuntiva de la FED en decidir entre crecimiento sostenido y un nivel manejable de inflación.

De seguir creciendo la economía de EE.UU. es lógico que las tasas de interés suban de a poco, un cuarto de punto (0,25) o cuando mucho medio punto (0,50) y esto hará que los inversionistas programen  mejor sus inversiones.

El  Ahorro de los consumidores jugará un papel fundamental al momento de comprar, porque si los créditos se hacen onerosos, el ahorro sirve para amortiguar el impacto de la subida de las tasas de interés.

Cruz  advirtió que todos los sectores económicos del país  se verán afectados, porque la subida de la tasa de interés no hace distinción, pero aquellos que tengan mejores proyecciones de crecimiento serán los menos impactados.

Aunado a esto aseveró que la deuda pública adquirirá mayor relevancia, especialmente la deuda que se adquiera hacia delante, por lo que deberá estar bien canalizada en proyectos que nos permitan seguir creciendo a ritmos como los actuales.   

Karelia Asprilla
karelia.asprilla@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL