Amazon quiere estar en el centro de cada hogar

Amazon quiere estar en el centro de cada hogar
Parte del esfuerzo de Amazon lo ha invertido en un “chipset” (circuito integrado auxiliar), que está a la venta para otros fabricantes de hardware| Cortesía

La perspectiva de estar constantemente rodeados de dispositivos inteligentes con la capacidad para escuchar cada conversación podría horrorizar a muchas personas. Pero ése es el futuro que imagina Amazon, y se está acercando mucho más rápidamente de lo que pensamos.

Las grandes compañías tecnológicas están inundando el mercado con dispositivos. La venta de hardware que funciona como canal para sus servicios digitales se ha convertido en una estrategia para todas las compañías de tecnología de consumo.

La semana pasada, Facebook lanzó la segunda generación de su Portal, una “pantalla inteligente” cuya aplicación revolucionaria será la videollamada. Google ofrecerá su propia gama de dispositivos personales para la próxima temporada navideña, todos diseñados para funcionar como una plataforma para los servicios de Google.

Incluso Apple lo está haciendo, reduciendo el precio de algunos iPhones para atraer más clientes a sus servicios de noticias, música, vídeo y juegos.

Pero ninguna de estas compañías puede rivalizar con Amazon en cuanto a la ambición. Hace un año, anunció una abrumadora variedad de nuevos dispositivos de consumo, todos ellos integrados con Alexa, su asistente activado por voz, incluyendo su primer horno microondas “inteligente”.

Esta semana repitió el truco, con otro lote de dispositivos a bajos precios. Incluyen un anillo que inicia una conversación con sólo tocarlo, e inteligencia artificial integrada en la armadura de unas gafas.

La precipitada premura de Amazon por producir tantos nuevos dispositivos de hardware lo convierte en el opuesto de Apple en cuanto a su enfoque con respecto al negocio. Olvidemos la cuidadosa elaboración de un producto en secreto hasta que quede perfecto, con el alto precio que eso conlleva: Lo que Amazon ofrece es experimentación rápida y precios agresivamente bajos.

Sin embargo, lo que hace que Amazon sea un competidor tan temible es que ha incursionado en varias áreas, todo con un único objetivo: poner sus servicios en el centro de la gama más amplia de nuevo hardware. Como perdió la oportunidad de incursionar en el mercado de los teléfonos inteligentes, está recuperando el tiempo perdido.

Una nueva táctica es enfrentar a Apple en su propio territorio.

Entre los nuevos productos de esta semana se incluyeron los primeros auriculares inalámbricos y el primer altavoz de alta gama de Amazon, que vienen, respectivamente, con tecnología de reducción de ruido Bose y sonido Dolby 3D, pero a precios mucho más bajos que los que cobra Apple. Además de tener la mejor tienda en línea a su disposición, esto lo convierte en un adversario instantáneo.

Un segundo aspecto nuevo de la estrategia de Amazon ha sido menos visible y quizás de mayor importancia a largo plazo. Más allá de la fabricación de sus propios dispositivos, ha estado intentando establecer la base para construir un “Internet de las cosas” alrededor de sus propios servicios.

Un ingrediente para esto, el cual se lanzó esta semana, es una nueva tecnología de redes diseñada para llenar el vacío entre la conexión inalámbrica y las redes móviles de banda ancha.

Esta tecnología, llamada Amazon Sidewalk, es una forma de extender una red doméstica lo suficientemente lejos como para abarcar todos los dispositivos inteligentes cuyo alcance es superior al de las redes más limitadas de la actualidad.

Parte del esfuerzo de Amazon lo ha invertido en un “chipset” (circuito integrado auxiliar), que está a la venta para otros fabricantes de hardware, que hace que sea más fácil agregarle “Alexa Inside” a cualquier dispositivo y que aportará un nivel mucho mayor de inteligencia incorporada a la realización de tareas cotidianas.

Otra iniciativa, respaldada por otras 29 compañías, permitiría tener múltiples asistentes inteligentes en el mismo dispositivo, cada uno de ellos activado por una palabra de activación diferente (se debe mencionar que Google y Apple aún no se han unido a la fiesta).

Iniciativas como éstas están comenzando a sentar las bases para un Internet de las cosas diseñado para funcionar en torno a los servicios de Amazon. Independientemente de si usted compra o no los propios dispositivos de la compañía, la enorme magnitud de su ambición podría hacer muy difícil evitarla.

Richard Waters
Financial Times

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias