América Latina obligada a diversificar su comercio

América Latina obligada a diversificar su comercio

d0fb1638-905e-4c68-8fdd-467e0659655f

Las exportaciones de América Latina y el Caribe caerán alrededor de 14% en 2015, debido a una fuerte corrección de los precios de los bienes exportados y a la débil demanda de los principales socios comerciales, según un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Según el informe anual Estimaciones de las Tendencias Comerciales de América Latina y el Caribe 2016, las exportaciones acumulan tres años consecutivos de caída, lo cual se ha acentuado y generalizado este año, afectando a casi todos los países de la región.

En solo dos países se registraron tasas de crecimiento positivas, aunque moderadas, mientras que en la mayoría de las economías, la reducción de los envíos al exterior fue más severa que la del comercio mundial.

La mayor contracción comercial desde el colapso de 2009 es un llamado para implementar políticas de diversificación exportadora, afirmó Paolo Giordano, economista principal del Sector de Integración y Comercio y Coordinador del estudio.

Los países exportadores de petróleo han sido los más golpeados por la reducción de los precios. Venezuela y Colombia registraron las mayores tasas de contracción, seguidos por Bolivia, Ecuador y Trinidad y Tobago.

El Salvador y Guatemala fueron los únicos dos países que incrementaron sus exportaciones, gracias a una fuerte expansión de los envíos de azúcar a China.

El informe producido por el sector de Integración y Comercio del BID incluye datos detallados para 24 países de la región. Por primera vez el reporte recopila cifras correspondientes a seis países del Caribe: Barbados, Belice, Guyana, Jamaica, Surinam y Trinidad y Tobago.

El desempeño comercial regional refleja la marcada reducción de los precios de los productos básicos. En 2015, las cotizaciones de los productos básicos como la soja, el azúcar y el café han sufrido caídas del orden del 20% a 25%.

Los precios de los bienes energéticos, minerales y metales, como el petróleo y el hierro, han tenido verdaderos colapsos, con reducciones del orden del 50%.

La contracción comercial refleja también el fuerte debilitamiento de la demanda proveniente de los socios comerciales más importantes. Para el conjunto regional, las mayores caídas ocurrieron en el comercio con Asia (excluyendo a China), que se redujo 19%, con la Unión Europea (UE) (-8%) y en los flujos intrarregionales (-19%). Las exportaciones hacia China declinaron 14%, mientras que las expectativas de un repunte de las exportaciones a Estados Unidos (EE.UU.) fueron neutralizadas principalmente por la caída del valor de los envíos de petróleo, con lo que las ventas a ese país se contrajeron 7%.

Las economías caribeñas y sudamericanas fueron las más afectadas y registraron retracciones de sus exportaciones a prácticamente todos los destinos, mientras que en México y Centroamérica la mayor contribución a la caída proviene del mercado de EE.UU.

Las perspectivas comerciales para 2016 presentan riesgos: No se vislumbran señales de cambios de tendencia en los mercados de productos básicos, a la vez que son previsibles menores ritmos de actividad en China y en la propia región. Una demanda más firme de EE.UU. podría sin embargo impulsar el dinamismo exportador, especialmente en las ventas de México y Centroamérica.

Fuente: BID.

Más informaciones

Comente la noticia