Apertura de la T2 impone acelerar la optimización del espacio aéreo

Apertura de la T2 impone acelerar la optimización del espacio aéreo
Las necesidades del Aeropuerto Internacional de Tocumen impone optimizar el espacio aéreo panameño para funcionar de manera más eficiente| Archivo

La expansión del Aeropuerto Internacional de Tocumen con las nuevas estructuras de la Terminal 2 (T2), significará que más aeronaves circularán en un espacio aéreo panameño que  todavía enfrenta el desafío de su optimización.

El pasado 29 de abril se procedió a la inauguración de la nueva terminal aérea, que en palabras del presidente Juan Carlos Varela, responde a la posición geográfica de un país que siempre ha sido “centro de servicio,  conectividad y  con condiciones logísticas atractivas para el comercio mundial”.

El mandatario detalló que en la actualidad el Aeropuerto Internacional de Tocumen recibe 15 millones de pasajeros al año y  con la T2 tendrá capacidad para captar 25 millones anuales.

Resaltó que la obra permite operar “con 39 puentes de contacto y cuatro estaciones remotas, con un promedio de 400 vuelos por día a 89 destinos en 37 países de América, Europa y Asia”.

La expectativa es impulsar el crecimiento del país y, entre las dos terminales, generar un promedio de 13,000 empleos,  directos e indirectos.

La estructura es un moderno edificio de cuatro niveles, construido con una inversión de $918 millones. Comprende restaurantes, salas VIP, oficinas de Aduanas y Migración, además de proyectar 1,700 puestos de estacionamiento y un sistema sincronizado de maletas para “trasladar, verificar, organizar y entregar cerca de 7,200 equipajes por hora”.

La capacidad de las puertas de embarque y desembarque sube de 34 a 54 puertas.

Sin embargo, el éxito de la ampliación, y en general el desempeño de las terminales aéreas del país, está en sintonía con el Estudio, Rediseño, Implementación y Capacitación para la Adecuación y Optimización del Espacio Aéreo de Panamá, cuya licitación se encuentra en fase de reclamo por parte de uno de los oferentes.

En el pliego de cargos, la Autoridad Aeronáutica Civil (AAC) explica que el proyecto tiene como objetivo “evaluar exhaustivamente el estado actual de su capacidad de gestión del tránsito aéreo y definir de manera integral un proceso que modernizará su infraestructura y capacidad de gestión del tránsito aéreo a un estado que refleje los mejores estándares de seguridad, eficiencia y mejores prácticas, de acuerdo con las normas vigentes y a la responsabilidad ambiental”.

El proceso permitirá hacer frente “al crecimiento previsto para los próximos 10 años”.

De hecho, en los parámetros de diseño se contempla la inauguración de la T2, el aumento del 8% anual de las operaciones (despegues, aterrizajes, sobrevuelos) y la  construcción de la tercera pista de aterrizaje en el Aeropuerto Internacional  de Tocumen a finales de 2025.

De igual modo, la optimización responde a la necesidad de Panamá de cumplir con las normas de la Organización de Aviación Civil Internacional (Oaci) y de la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés).

El proyecto es de gran escala e incluye la evaluación de todo el sistema de aeropuertos de Panamá, mejoras que tomen en cuenta “las capacidades de cada instalación, para incluir las necesidades actuales y futuras de expansión de las pistas y calles de rodaje”.

En relación al Aeropuerto Internacional de  Tocumen, se plantea la necesidad de “revisar la operación del aeropuerto, su capacidad aeroportuaria para acomodar llegadas y salidas, el uso de pavimentos e infraestructura”.

“Nuestras operaciones aéreas están por encima del 100% y no optimizar impedirá crecer porque no podemos comprometer los niveles de seguridad”, dijo en su oportunidad a Capital Financiero Alfredo Fonseca Mora, director de la AAC.

Pedro Heilbron, presidente ejecutivo de Copa Airlines, también reconoció en su momento a Capital Financiero que “las aeronaves deben ser dirigidas de manera eficiente a las pistas para que pueda existir más capacidad. Ahora mismo el espacio aéreo de Panamá está altamente congestionado, en particular en las horas pico de la tarde”.

La licitación por mejor valor del Estudio, Rediseño, Implementación y Capacitación para la Adecuación y Optimización del Espacio Aéreo de Panamá, con un precio de referencia de $8 millones  inició el 17 de noviembre de 2017.

El 4 de julio de 2018 la convocatoria se declaró desierta y se hizo otra licitación que dio como ganador al Consorcio Indra.

El Consorcio Egis, con el segundo mejor puntaje, impugnó la decisión.

La Dirección General de Contrataciones Públicas (Dgcp), había solicitado a la AAC nombrar una nueva Comisión Evaluadora y emitir el informe correspondiente, también impugnado por Egis al considerar que no se cumplieron con aspectos del pliego.

En la última acción de fecha 6 de mayo, la Dgcp ordena a la Comisión Evaluadora realizar otro análisis de las propuestas presentadas y emitir un nuevo informe.

Violeta Villar Liste
violeta.villar@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia