Áreas educativas con alta incidencia de material particulado

De las nueve zonas estudiadas, seis superan los límites permitidos

Informe de Contaminación Ambiental

Los casos de contaminación atmosférica en la ciudad de Panamá suelen ser pocos conocidos, ya que la reglamentación existente no es específica los límites aceptables de los diferentes gases contaminantes, pero cada día va en aumento.

Para los estudiantes y profesores del Centro de Contaminación Ambiental de la Universidad Latina de Panamá es de especial interés realizar  esta clasificación  y para ello han efectuado estudios en diferentes zonas de la capital.

La doctora Miryam Chaves, decana de la Faculta de Ingeniería de la Universidad Latina,  destacó la importancia de estos estudios, tomando en cuenta que en   estas zonas estamos formando a los seres humanos y desarrollando su capacidad intelectual.

Para la docente universitaria  es necesario que las condiciones atmosféricas y ambientales sean las más propicias para que el proceso de enseñanza aprendizaje se desarrolle con facilidad.

Para la elaboración del  mapa  se realizaron  mediciones en nueve puntos específicos, en donde funcionan   cuatro instituciones de educación superior, un centro de desarrollo profesional,  tres colegios y una zona dedicada al desarrollo de la educación e investigación, como lo es la Ciudad del Saber.

De estas nueve zonas estudiadas, seis   están siendo afectadas por la contaminación con  material particulado, que es calificado por Chaves  como un constante enemigo invisible, que provoca  enfermedades respiratorias, que afectan tanto a los estudiantes como los profesores en estas  instituciones educativas y que termina  por perturbar  el normal desarrollo del proceso de aprendizaje.

Las mediciones se hicieron con el mismo equipo utilizado en estudios anteriores: Por un lado, el equipo de medición de gases marca Qrae II, que  es un detector de gas compacto con sensores para oxígeno, combustibles, ácido sulfhídrico, monóxido de carbono o dióxido de azufre, y un equipo Handheld Portable Particle Counter PM10 Unit, que  detecta el material particulado menor a 10 micras.

Este estudio fue realizado durante periodos de dos horas en diferentes momentos del día, en el primer cuatrimestre del presente año. Se realizaron en las puertas de las instituciones educativas, y en el caso de la Ciudad del Saber se tomaron mediciones en diferentes puntos y se estableció un promedio.

Es importante recalcar que no se está diciendo que en el interior de los centros educativos existan estos  niveles de contaminación, pero  es importante tenerlas en cuenta, ya que en la mayoría de estas instituciones existen espacios abiertos donde  se desarrollan actividades culturales y deportivas, en donde sus participantes podrían verse afectados,   comentó.

Según los decretos ejecutivos 9 y 38 del 2009 que norman  las condiciones de higiene y seguridad para el control de la contaminación atmosférica, los límites  de material particulado en el ambiente debe ser menos de 20%.

La Universidad Latina de Panamá registró valores de 45%, lo que representa un 25% más de lo permitido, la Universidad de Panamá (UP)  registró un 41% y el Instituto Nacional de Formación Profesional y Capacitación para el Desarrollo Humano (Inadeh) un 40%. Mientras que la Ciudad del Saber registró los niveles más bajos con un 16%

La decana aseguró que aunque la contaminación por gases no es significativa en estas zonas, el impacto que produce el material particulado sobre la población que asiste a estos centros educativos es altísimo, indicó.

Los estudiantes son los más vulnerables a sufrir deterioros de la salud, debido a su constitución física y   a la mayor actividad física que suelen realizar, detalló.

De acuerdo con Chaves, el mapa muestra la urgencia de crear un Plan de Acción en los centros educativos, para proteger a la comunidad educativa de la contaminación atmosférica, especialmente la producida por los materiales particulados.

Y entre las recomendaciones que hace se incluye: Reducir  el tráfico vehicular en las vías aledañas a los centros educativos,  escoger  las mejores horas del día para realizar actividades deportivas, reducir la movilidad en  vehículos e  incentivar políticas que favorezcan el acceso a los centros educativos próximos al lugar donde reside el estudiante.

Este es el décimo primer mapa de una serie de 12 que publica Capital Financiero cada semana sobre los niveles de contaminación en la ciudad de Panamá. 

Sassha Fuenmayor
sassha.fuenmayor@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia