Asep pide mantener ahorro energético

El 30% de los clientes de Elektra Noreste (Ensa), registrarán un incremento de alrededor de 10% en su tarifa de consumo de electricidad en el primer semestre del presente año, debido al aumento en el precio de los combustibles y la terminación de los créditos en favor de ellos correspondiente a semestres anteriores.

La Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (Asep) intentó mitigar el impacto de las nuevas tarifas al indicar que el 85% de los clientes del servicio eléctrico del país no reflejarán aumento en sus tarifas. Es decir 882.823 clientes.

El área de concesión de Ensa abarca las provincia de Colón, Darién, Comarca Guna Yala, Islas del Pacífico y el sector Este de la provincia de Panamá.

El regulador de los servicios públicos señaló que la nueva tarifa eléctrica tomó en cuenta los precios del bunker y carbón en el mercado internacional. Pero advirtió que la tendencia de aumentos en los precios del combustible incide directamente en la tarifa eléctrica.

Ante ello, el administrador de la Asep, Roberto Meana, solicitó a todos los sectores mantener las medidas de ahorro energético, apagando aquellos equipos que no utilizan.

La Asep informó que las empresas de distribución eléctrica atienden 1,3 millones de clientes en el país. De los cuales Ensa tiene 436.787 clientes, Edemet 461.759 clientes y Edechi 136.612 clientes (estas dos últimas empresas forman parte de Gas Natural Fenosa).

Todos los clientes con un consumo mensual de hasta 300 KWh (kilovatios hora) serán los únicos que recibirán el subsidio eléctrico del Estado. Ello significa que los que superan este tramo de consumo verán incrementado el costo de su factura, en particular las pequeñas y medianas empresas.

En este nuevo escenario los panameños consideran que los empresarios transferirán los aumentos al consumidor, hecho que puede incrementar los precios de productos y servicios (Ver cuadro: Tarifas eléctrica para el primer semestre de 2017).

Meana solicitó a todos los clientes mantener y redoblar las medidas de ahorro energético y agregó que los precios del petróleo y del carbón están a la alza.

A noviembre de 2016, la Asep informó que la capacidad instalada de generación de electricidad del país se ubicó en 3.013,1 MW (megavatios) y con una capacidad firme de 1.974,3 MW. Entre tanto, la demanda máxima se fijó en 1.500 MW en noviembre y la más alta se registró en abril del 2016 con 1.618 MW.

La capacidad instalada de generación de electricidad de Panamá por tipo de tecnología tiene la siguiente composición: 30,81% hidro de pasada, 34% térmico, 25,57% hidro con embalse, 6,7% eólica y 2,91% fotovoltaica.

Visión al 2030

Hasta el año 2030 el crecimiento anual de la demanda de energía eléctrica en Panamá, proyectada por la Empresa de Transmisión Eléctrica (Etesa) es de 6%, teniendo como base referencial la demanda de 2014 que fue de 8.718 GWh (Gigavatio por hora).

Este vaticinio es parte del informe: El futuro de la electricidad en Panamá elaborado por el Centro Nacional de Competitividad (CNC) que evalúa dos escenarios probables.

El escenario de referencia estima un crecimiento promedio anual de la demanda de 4,9%, debido al uso de equipos eléctricos más eficientes en todos los sectores: Residencial, comercial e industrial, sin que medie políticas públicas alguna para su implementación. Bajo este contexto la demanda de electricidad en 2050 será de 56.538 GWh, indica el CNC.

Mientras el escenario alternativo, sería el resultado de implementar políticas públicas que impulse el uso de equipos eléctricos más eficientes en los hogares, tales como refrigeradores que disminuirían el consumo residencial de 27% a menos de 5% en el 2050.

Incorporación de acondicionadores de aire 50% más eficientes y la iluminación un 52%. Si el 90% de la misma se da con bombillas LED, el sector residencial en este escenario logaría ahorros de 36% con relación al escenario de referencia, destaca el CNC.

Sector comercial

La visión para el sector comercial, uno de los mayores consumidores de electricidad del país, el informe destaca que la eficacia energética del mismo radica en la eficiencia de los equipos, las mejoras en los diseños de construcción que disminuyan el calor interior, el control de fugas de aire acondicionado, empleo de luz natural y de sensores que permitan su regulación. La implementación de estas acciones reduciría la demanda de electricidad del sector comercial en 42,5% en el 2050 comparado con el escenario de referencia, indica el CNC.

Si bien Panamá ha logrado avance en construcciones de edificios eco-eficientes para oficinas, existen muchos que dependen 100% de la electricidad por no contar con ventanas que puedan abrirse en caso de emergencias. Además hay un número pequeño de empresas que han incorporados paneles solares para abastecer en parte su demanda de energía eléctrica.

Gobierno e industria

Para el sector público, industrial y otros, la estimación de ahorro del CNC en el escenario de referencia sería de 9%.

Señala el reporte, aunque el escenario alternativo contempla factores que aumentarían la demanda de electricidad, por la sustitución de equipos que emplean derivados del petróleo (cuyo precio está a la alza), como las estufas de gas por estufas eléctricas y la expansión del transporte eléctrico como las líneas del Metro y la comercialización de autos eléctricos; aun así, la demanda sería menor al escenario de referencia. En este contexto el crecimiento anual promedio será de 3,8%, estimándose que alcance los 36.444 GWh en el año 2050.

Demanda

Respecto a la demanda de electricidad, el informe del CNC indica que en 2014 se generaron 9.021 GWh para atender la demanda nacional y la proyección para el 2050 aumentaría 3,7 veces, aproximadamente a 33.300 GWh.

Se estima que, en 2050 el 86% de la demanda de electricidad del país provendrá de fuentes no contaminantes: Hidroeléctricas 35%, eólica 35% y solar 16%. Lo complementarán el carbón con 6% y el gas natural con 7%.

José Hilario Gómez
jgomez@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia