Así es el desglose del ajuste tarifario del 8.4% por el servicio de energía eléctrica en Panamá

Así es el desglose del ajuste tarifario del 8.4% por el servicio de energía eléctrica en Panamá
El gerente general de Etesa, Gilberto Ferrari, dice que si no se hubiesen hecho los ajustes planteados "la empresa hubiese quebrado".| ElCapitalFinanciero.com

El ajuste en la tarifa de energía eléctrica en Panamá a partir de este segundo semestre de 2018 se debe a diferentes factores, entre los que destaca el cargo por la transmisión, servicio que lleva a cabo la Empresa de Transmisión Eléctrica, S.A. (Etesa).

Gilberto Ferrari, gerente general de Etesa, en entrevista con ElCapitalFinanciero.com, explica en detalle la distribución del 8.4% del citado ajuste y plantea que a partir de este semestre también habrá cambios en el “mix de contratos” en este mercado.

Factores que influyen en la tarifa (lo que dijo en el video):

“Las reglas del juego no deben ser tocadas por ningún actor externo al regulador, que es el que decide qué hacer”,

Gilberto Ferrari, gerente de Etesa

El gerente de Etesa recuerda que, actualmente, hay un mercado de contratos y uno ocasional. “En el de contratos la norma dice que están contratadas en un 95%; y el ocasional la normativa lo crea para que sea compensada entre los agentes del mercado cualquier deficiencia que exista para suplir las necesidades”, agrega.

Esos contratos se distribuyen así: entre 60% y 65% energías renovables (hidroeléctricas y eólicas); entre el 30% y 35%, fuel oil, búnker C; y el 7% de carbón.

Sin embargo, “esa realidad cambia este semestre de 2018 con la entrada de las plantas de gas que ahora mismo tienen cero; y cambia en enero [de 2019] con la salida de los contratos de carbón. Van a haber dos cambios importantes: uno, a mitad de este semestre; y el otro, al inicio del primer semestre de 2019”, explica Ferrari.

Por lo anterior, dice, “la distribución de esos contratos cambia de manera radical”.

El mix de contratos, seguramente, será: energías renovables, “tal vez baje un poquito, entre 60% y 65% y al lado bajo entre 62%; ya no vamos a tener entre 30% y 35% de hidrocarburos” y vamos a tener entre 20% y 25% de gas.

“Si el precio del combustible no sube de manera radical y el del gas se mantiene, es probable que tengamos aumentos bajos o una paridad de precios entre este y el otro semestre”,

Gilberto Ferrari, gerente de Etesa

En este semestre, ¿cuál es la distribución del ajuste? (su respuesta, en el video):

“Es un ajuste de 8.4%, y este se distribuye en cinco rubros principales: distribución, que tiene un aumento de 0.3%; combustible (variación del precio del crudo, la entrada del gas a mitad del semestre), de 4.04%; y el rubro transmisión, de 4.33%”, indica el gerente de Etesa.

“Los dos primeros (distribución y combustible) son exógenos”. Sin embargo, el rubro de transmisión, que se subdivide en tres, corresponde a “los activos que hemos recibido en el último semestre y que ahora pasan a formar parte de la tarifa”, agrega.

¿Cómo se subdivide ese 4.33% que corresponde a transmisión? Aquí, lo que dijo (video):

Ferrari señala que hay que tener en cuenta que “el pliego tarifario lo recibimos en abril y lo estamos implementando ahora, que tiene el costo real de la línea” 3 de transmisión eléctrica.

Los montos que tienen que ver con esto son: $233 millones, más $40 millones de financiamiento, más $12 millones de alteración en el alineamiento de la línea 3, que suma $285 millones. “Ese es el costo total de la línea de un contrato que se licitó en 2013”, agrega.

En resumen, el alza de la tarifa ocasionada por el servicio de transmisión está relacionada a tres componentes: el pago al contratista por construcción y financiamiento de la línea 3 ($285 millones), los pagos a propietarios de terrenos por derecho de vía y servidumbre para la línea 3 ($60 millones) y la parte del costo del atraso de la construcción de esa línea “por generación obligada y desplazada” ($80 millones de los $130 millones registrados a diciembre de 2017, que -por cierto- siendo específicos, del 1 de enero de 2015 al 30 de junio de 2018 son “$135 millones de costos imputables al atraso porque tenemos contratos”, añadió Ferrari).

Entonces, continúa el gerente, el 4.33% del ajuste en la tarifa energética se reparte así: el atraso en la construcción de la línea 3 representa un 2.23%; la construcción de la tercera línea, el 1.73%; y la servidumbre es el 0.37%.

“Para poder construir la tercera línea tuvimos que pagar los derechos de vía para pasar la línea por las propiedades privadas… Eso costó $60 millones. Y luego tenemos la parte del costo del atraso de la línea que encontramos y que minimizamos para poder que la empresa subsistiera, de lo contrario la empresa hubiera quebrado”, asegura Ferrari.


(Primera de cuatro entregas de la entrevista al gerente de Etesa) 

Vea aquí la segunda entrega: ‘Hicimos suficiente ingeniería financiera para reducir los $135 millones de costos por el atraso de la línea 3’: Ferrari

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias