Así fue el despegue de la nación en 1903; ahora Panamá tiene nuevos retos

Así fue el despegue de la nación en 1903; ahora Panamá tiene nuevos retos
Tras 114 años de vida republicana, el Panamá del siglo XXI enfrenta nuevos retos en materia económica más allá de la operación de la vía acuática.| Cortesía|Canal de Panamá

“Con retazos de mi cielo,
con destellos de la aurora,
con la albura de un anhelo
te dibujaron, enseña ideal”.
La Bandera panameña, por Nacho Valdés.

Este fragmento de la poesía de Nacho Valdés (1902-1959), el reconocido periodista panameño que nació un año antes del nacimiento de la nueva nación, dibuja el sentir de los próceres de Panamá: el anhelo de un país próspero.

También es la letra de la Marcha patriótica, música compuesta por el maestro Alberto Galimany, y que año tras año se escucha en los desfiles patrios del 3 de noviembre (separación de Panamá de Colombia), 4 de noviembre (día de los Símbolos Patrios) y 5 de noviembre (confirmación de la separación de Panamá de Colombia). Sin contar el resto de las festividades patrióticas que se celebran durante el undécimo mes del año.

“¡Toda una historia terminó ese día!
Nueva virgen de plácidos amores,
entre laureles y preciosas flores,
al cariño del mundo se ofrecía”.
3 de Noviembre, por Jerónimo Ossa.

Han transcurrido 114 años de aquel 3 noviembre de 1903 que recuerda en esta poesía don Jerónimo Ossa (1847 – 1907), cuando Panamá decide seguir su camino y separarse de Colombia. El también autor del Himno Nacional panameño y cuñado de Manuel Amador Guerrero, primer presidente constitucional de Panamá, resumió en ese verso el inicio de la vida republicana. Su hermana, María Ossa, confeccionó para la posteridad la primera bandera panameña.

Hoy se les recuerda, a los tres, por haber formado parte de ese puñado de hombres y mujeres que forjaron la nueva nación. Aunque hubo otros (silenciosos) que también lucharon en las entrañas del Istmo, cuyos nombres quedaron escondidos en el anonimato y que no sucumbieron ante las dificultades. Si se revisan los indicadores de la época –escasos porque casi no hay registros–, podría entenderse en parte por qué lo hicieron. Podría responderse a la pregunta que salta para estas fechas: ¿Por qué Panamá se separó de Colombia?

[Vea aquí la primera Gaceta Oficial del 14 de noviembre de 1903]

“¿Qué has hecho? No te culpo, los otros te arrojaron,
los otros que en tres años de lucha desgraciada,
tu rico y albo manto con saña destrozaron
cuando eras de Colombia la joya más preciada”.
Patria, por Amelia Denis de Icaza

Doña Amelia Denis de Icaza (1836-1911), la primera panameña que escribió versos –según la historia de la literatura nacional–, lo responde de alguna manera en su poema. Recuerda que la “joya más preciada” de Colombia fue con saña destrozada.

¿Cómo era entonces el Panamá de inicios del siglo pasado, incluso, económicamente hablando? ¿Y qué pasaba en el resto del mundo en esos años?

Un Istmo en decadencia

Después de su independencia de España, el 28 de noviembre de 1821, Panamá se unió voluntariamente a la Gran Colombia (formada por Colombia, Venezuela, Ecuador y Panamá), que años más tarde, en 1830, decantó en Nueva Granada (Colombia y Panamá) y, posteriormente, en Confederación Granadina (1858), Estados Unidos de Colombia (1863) y República de Colombia (1886).

El Istmo era uno de los nueve departamentos  de Colombia, tal como se ve en este gráfico sobre la evolución territorial colombiana desde el siglo XIX:


Fuente: esacademic.com

El doctor Rufino J. Cuervo, al parecer, no exageraba cuando años más tarde escribió en una carta: “El que quiera conocer a Panamá que venga porque se acaba”, según consta en el Compendio de historia de Panamá época de la unión a Colombia, parte 3. Sus razones: En 1840, cuando estuvo de paso por el Istmo vio “la decadencia de la metrópoli”, “numerosos edificios en ruina” y “multitudes vagando por las calles en busca de trabajo”.

“Esta situación vino a empeorarla la guerra civil”, se lee en el citado libro, en el que se añade que las diferencias entre los liberales y conservadores se acrecentaron, enfrentándose desde 1854.

De hecho, Humberto E. Ricord, en su libro Panamá en la guerra de los mil días (premio nacional Ricardo Miró, 1986), cuenta que a lo largo del siglo XIX se sucedieron nada menos que 23 guerras civiles en Colombia. Pero la última, con la que se abrió el siglo XX, fue “la más larga y sangrienta de todas”: la denominada Guerra de los mil días (1899-1902).

El Istmo estaba formado entonces por dos provincias, la de Panamá y la de Veraguas. “Toda Colombia, incluyendo a Panamá, tenía unos 5 millones de habitantes. Esa guerra civil costó la vida a más de 60 mil (entre ellos, más de 5 mil muertos panameños y un considerable número de heridos)”, reseña Ricord en su obra.

“No hay duda de que ella abonó, con otras fuerzas históricas no menos importantes, a la secesión de 1903, razón por la cual puede considerarse legítimamente, que La guerra de los mil días es uno de los sucesos históricos panameños de trascendencia (…). Y es, con toda exactitud, el que abre la historia panameña”, agrega Ricord, quien es uno de los autores panameños que recuerda que “un pueblo sin memoria es un pueblo sin historia”.

Economía golpeada

“Qué triste, sí, que triste la fratricida guerra,
y allá en mi suelo ístmico, el drama sin segundo,
y el grito de exterminio lanzado en esa tierra,
en el hermoso puente por donde cruza el mundo”.
Patria, por Amelia Denis de Icaza

Doña Amelia Denis de Icaza continúa en su poema dibujando aquellos años de la Panamá golpeada. Los números disponibles dan fe de ello. En el libro Centenario de la República de Panamá: Historia económica e institucional y la ruta hacia la prosperidad, Nicolás Ardito-Barletta hace una descripción analítica de la economía panameña en el siglo XX.

Y es allí donde Ardito-Barletta recuerda que, aunque se carece de información estadística confiable, se sabe que en 1900 el istmo estaba “desintegrado”, sin carreteras, escuelas, centros de salud, electricidad y con 85% de analfabetismo.

En 1900, había unos 300 mil istmeños -menos habitantes que en San Miguelito de hoy. En la ciudad de Panamá vivían no más de 20 mil personas”.

Libro Centenario de la República de Panamá

El producto interno bruto (PIB) era de unos $25 millones de entonces, y el producto per cápita era unos $591 de hoy, lo que en la actualidad se considera pobreza absoluta, dice Ardito-Barletta.

Desde entonces, “la trayectoria del Panamá independiente se inicia con la realidad histórica del país, reflejada en su privilegiada posición geográfica, ubicación de permanente interés para las potencias. Su economía se caracterizaba por la tradición histórica de tránsito, transporte y comercio internacionales, por una actividad agropecuaria tropical de escasa tecnología y por un ambiente insalubre”, continúa el economista.

Nace la nueva Nación

“Del alma libertad en los altares
levantó su estandarte al firmamento
la señora sin par de los dos mares”.
3 de Noviembre, por Jerónimo Ossa

Y Panamá se levantó -como dice Jerónimo Ossa- y se constituyó en República soberana. No fue fácil.

Los panameños habían cedido parte de su soberanía a cambio de recibir apoyo para concretar sus planes separatistas.

En efecto, el presidente estadounidense de turno Theodore Roosevelt apoyó el movimiento separatista de Panamá y estuvo dispuesto a montar un espectáculo de fuerza militar, enviando acorazados a ambos lados del Istmo para bloquear los acercamientos por mar, reseña la hoy Autoridad del Canal de Panamá en la Historia del Canal.

Según los registros históricos del Canal, Roosevelt presumiría más tarde diciendo que, “…me tomé el Istmo, comencé el Canal y luego hice que el Congreso, en vez de objetar el Canal, me objetara a mí”. En esos mismos registros de la Historia del Canal se agrega: “Es probable que el movimiento independentista panameño hubiera sucumbido sin la presencia del ejército de los Estados Unidos”.

Lo cierto es que Panamá se separó de Colombia y, con ello, ratificó el Tratado Hay-Bunau-Varilla que otorgaba a Estados Unidos la concesión del Canal a perpetuidad para el desarrollo de una zona de 10 millas de ancho sobre la cual ejercería su propia soberanía. Luego de la ratificación del tratado, Panamá recibió el pago de $10 millones, reseña la ACP en sus registros históricos.

Panamá comienza a recibir el impacto de la construcción del Canal con inversiones en promedio de $38 millones anuales durante diez años. Un impacto económico tan masivo que crea el primer prolongado auge económico del siglo”.

Nicolás Ardito-Barletta, economista

El monumental proyecto fue terminado en 1914, a un costo aproximado de $387 millones, sin contar el costo de vidas humanas y demás implicaciones que trajo consigo.

“Para Panamá, la construcción del Canal y su operación se convirtió en un mercado donde “exportar” bienes y servicios. No era un mercado allende los mares, sino en nuestro territorio cedido a la Zona del Canal”, se lee en el libro del Centenario de la República de Panamá.


Fuente: Txchnologist

Años más tarde, el 7 de septiembre de 1977, gracias a la firma de los Tratados Torrijos-Carter (sobre la soberanía y administración del Canal, y sobre su neutralidad), se acordó que al terminar ese siglo, el 31 de diciembre de 1999, Estados Unidos transferiría el Canal a Panamá. Así fue.

Un mundo en movimiento

Mientras la República de Panamá se abría paso, en el resto del mundo estaban ocurriendo otros acontecimientos. Es decir, el mundo continuaba avanzando en desarrollos y descubrimientos en distintas áreas del conocimiento. Para muestra, un botón.

En 1903, William S. Harley junto a los hermanos Arthur y Walter Davidson fundaron en Estados Unidos la marca de motos que llevaría sus apellidos. Ese mismo año, el inventor Henry Ford lanzó la Ford Motor Company.

Del otro lado del mundo, ese mismo año, se realizó el primer Tour de Francia que fue una carrera ciclista patrocinada por el diario francés L’Auto-Vélo y que se disputó en seis etapas. El ganador fue el ciclista francés Maurice Garin.

Otro acontecimiento que quedó registrado en la historia de 1903 fue el primer Premio Nobel de Física otorgado a una mujer: Marie Curie, quien lo compartió con Pierre Curie y el físico Henri Becquerel, por el descubrimiento de la radioactividad espontánea.

En el plano de la cinematografía, en 1903 se estrenó la primera película de acción estadounidense y la primera del género Wéstern: Asalto y robo de un tren (título original: The Great Train Robbery), dirigida por Edwin S. Porter. Aquí se ve parte de la película:

Panamá se abre paso

Así estaba el mundo a inicios del siglo XX y así se abría paso Panamá en la conformación del nuevo escenario latinoamericano.

En cuanto a los presupuestos nacionales, para los inicios de la República estos eran “bianuales”. Según los registros disponibles, de 1907-1908 el presupuesto fue de $4.9 millones, y luego aumentó progresivamente. Para el periodo 1927-1929 el monto fue de $14.3 millones.

Debido a la construcción del Canal interoceánico, hubo masivas inmigraciones de antillanos, españoles, franceses, italianos, griegos, judíos sefarditas (así llamados los que vivieron en España hasta 1492 y, en consecuencia, también a sus descendientes) y otros europeos, chinos, hindúes y libaneses, “muchos de los cuales formaron una nueva clase empresarial con su capacidad emprendedora”. “El recurso humano se enriqueció”, continúa Ardito-Barletta.

Años más tarde, la deuda pública, que se utilizaba para obras durante la década de 1920, alcanzó los $19.8 millones en 1929. En definitiva, las asignaciones presupuestarias se concentraban en: obras públicas, educación, y gobierno y justicia, con mayor énfasis en gasto de operación y empleo.

Y el analfabetismo, que estaba en 85% en 1900, bajó a 76% en 1916 y a 36% en 1940, de acuerdo a las cifras disponibles.

De hecho, el Informe Roberts, preparado en 1929 por George Roberts, en ese momento vicepresidente del Citibank en Nueva York, dice: “En cuanto a gastos en sistemas educacionales, hospitales, sanidad y construcción de caminos, difícilmente se encontrará nación de igual riqueza y población que Panamá, que haya hecho tanto como esta o que la supere”.

Sin embargo, en sus recomendaciones de política económica y fiscal, Roberts advierte que “el pueblo de Panamá fue un poco exagerado en las esperanzas que se forjó acerca del desarrollo comercial rápido que había de producirse aquí como resultado de la construcción de la gran vía”. Así lo señaló el economista Eloy Fisher, en su ponencia en el XIII Encuentro Internacional de Economistas que tuvo lugar en Panamá entre el 23 y el 25 de noviembre de 2015.

¿Y 114 años después?

“Hoy te canto, Panamá, con alegría;
al mirarte así grandiosa,
cuando veo tu bandera
de precioso tricolor,
abrazarte con gran júbilo quisiera
expresándote mi amor”.
Marcha Panamá, por Eduardo Maduro

Exactamente, 114 años después de la gesta separatista de Colombia, se escucha vibrante la Marcha Panamá, en cuya letra Eduardo Maduro (1901-1966) recuerda con alegría la soberanía del istmo.

El Panamá de hoy cuenta con poco más de 4 millones de habitantes. El PIB en términos nominales alcanzó la suma de $55,188 millones en 2016, con una tasa de crecimiento de 5.9%, comparado con el del año anterior, según la Contraloría General de la República.

Para el cierre de este año 2017, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) proyecta un crecimiento de 5.5%, es decir, 0.3 puntos porcentuales por debajo de lo proyectado a principios de año.

Pese a ese leve ajuste, Panamá sigue destacándose en la región por su crecimiento económico. En octubre pasado, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) publicó las proyecciones de crecimiento de la actividad económica de la región para 2017 y dijo que espera una expansión promedio de 1.2% en América Latina y el Caribe durante este año. En el caso de Panamá, la proyección de crecimiento se ubicó en 5.5%.

El peso del Canal

Los ingresos del Canal de Panamá, ampliado desde junio de 2016 con un tercer juego de esclusas, también aportan al crecimiento del país.

Al cierre del año fiscal 2017, el pasado 30 de septiembre, la Autoridad del Canal de Panamá informó que los ingresos por peaje y otros servicios marítimos sumaron $2,691 millones, un aumento de 14.3% comparado con el año anterior.

En total, hubo 13,548 tránsitos a través de la vía acuática, un aumento de 3.3% en comparación al año fiscal 2016. Y se movieron 403.8 millones de toneladas CP/SUAB, medida de volumen del Sistema Universal de Arqueo de Buques de la vía interoceánica. Esto representó un incremento de 22.2% en comparación con el año anterior.

Fue un año récord más allá de las expectativas”.

Jorge Luis Quijano, administrador del Canal de Panamá.

El comentario de Quijano tiene especial relevancia si se considera que las actividades comerciales y logísticas que se realizan alrededor de las operaciones canaleras –con su efecto multiplicador–  representan un aporte aproximado del 20% del PIB, según estudios de la consultora Intracorp.


Fuente: Georgia Tech Panamá

Desde el año 2000, cuando Panamá asume el 100% de la administración canalera, hasta 2017 los aportes directos del Canal al Tesoro Nacional superan los $14,000 millones frente a los $1,878 que pagó Estados Unidos a Panamá en 85 años, desde 1914 hasta 1999.

Hoy por hoy, se estima que un 5% del comercio marítimo mundial pasa por el Canal panameño.

[Para consulta: Especial | Canal ampliado avanza a buen ritmo]

Presupuesto, deuda e inflación

Siguiendo con la revisión de los números actuales, el presupuesto general del Estado aprobado para la vigencia fiscal 2018 es de $23,867.8 millones, es decir, $2,192 millones más que el del año anterior que fue de $21,675.8. Un incremento de poco más del 9%.

Y el déficit fiscal –según los registros oficiales– se mantiene por debajo del 1% del PIB que permite la ley de responsabilidad fiscal vigente. Al primer semestre de 2017, el déficit fiscal en Panamá alcanzó el 0.4% del PIB, es decir, $226 millones de dólares.

Según la Contraloría General de la República, la tasa de inflación en Panamá cerró 2016 con un acumulado de 1.5%. Pero el ministro de Economía y Finanzas, Dulcidio De la Guardia, en entrevista con ElCapitalFinanciero.com ha manifestado que el comportamiento de la inflación no ha “golpeado” el bolsillo de los panameños.

Vea parte de la entrevista aquí:

Retos pendientes

El desarrollo económico de Panamá continúa aunque aún persisten las desigualdades. Según la Encuesta de Propósitos Múltiples de 2015, el 23% de la población panameña se encontraba en condición de pobreza general y el 10.3% en indigencia.

“Pero al analizar esta información a niveles de provincias y comarcas indígenas, que es la representatividad que nos permite la encuesta, el panorama es totalmente diferente”, se lee en el estudio.

El informe Pobreza y Desigualdad en Panamá, del MEF y del Banco Mundial, presentado en mayo de 2017, al referirse al tema de la desigualdad señala, como ejemplo, el caso de la provincia de Los Santos en donde el 2.5% de la población se encuentra en pobreza extrema, mientras que en la comarca Ngäbe Buglé el 67.8% lo está.

Por cada persona en indigencia que hay en la provincia de Los Santos, existen 50 en esta misma condición en la comarca Ngäbe Buglé”.

Informe Pobreza y Desigualdad en Panamá

Pese a lo anterior, –señala el informe– las cifras oficiales de pobreza en Panamá demuestran una reducción importante en los últimos años, lo que ha resultado en gran parte por el fuerte crecimiento económico de la última década y por programas sociales como Red de Oportunidades, 120 a los 65 y Beca Universal, entre otros.

Según el reporte, se considera que alguien vive en condición de pobreza o pobreza extrema cuando el ingreso per cápita de su hogar (o sea ingreso total del hogar dividido por el número de miembros) está por debajo de la línea de pobreza general (o en caso de la pobreza extrema, cuando está por debajo de la línea de pobreza extrema).

Nota: El Balboa (moneda panameña) equivale al dólar estadounidense, de curso legal en Panamá. Fuente: MEF

De acuerdo con los registros oficiales, en el área urbana se concentra la población con ingreso per cápita superior a los $400, en contraste con el área rural (menos de $200). Las medidas de pobreza y desigualdad –presentadas en el citado informe– se calculan a partir del ingreso per cápita simulado en el censo de población que realiza la Contraloría General de la República cada diez años (el último se hizo en 2010), y también considera los resultados de la Encuesta de Propósitos Múltiples, que se realizó en marzo de 2015.

Nota: Los datos de la provincia de Panamá no son comparables a los del año 2011, ya que partir del año 2014 se comenzaron a publicar datos para la provincia de Panamá Oeste por el cambio realizado en la división política-administrativa del país. | Fuente: MEF

Es por ello que, solo tomando en cuenta la incidencia porcentual de la pobreza general en el país (año 2015), que está por debajo del 30%, se puede observar la desigualdad por provincias y comarcas indígenas, en donde la pobreza extrema está por arriba del 70%.

Fuente: Informe Pobreza y Desigualdad en Panamá

Sumado a lo anterior, el reporte destaca el hecho de que “aunque la economía generó gran número de empleos durante la último década, muchas fuentes de empleos formales y bien remunerados se concentran en ciertas áreas del país”, como: La Zona Libre de Colón, el Canal de Panamá, el Centro Bancario y la construcción de grandes proyectos de infraestructura.

¿Hacia dónde vamos?

El Segundo Informe del Observatorio de la Visión País 2025, realizado por la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (Apede) con el apoyo del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), apunta en esa misma dirección.

Entre otros aspectos, el reporte Visión País 2025 advierte que la tasa de desempleo mostró leves incrementos que vienen desde el año 2014 donde se situó en 4.8%, en el 2015 pasó a 5.1% y en el 2016 a 5.6%. Pero aún es más preocupante que haya un “marcado aumento del empleo informal, que ha llegado a representar el 40.2% del total del empleo en el 2016”.

El empleo informal en Panamá ha aumentado, según el Informe Visión 2025. | Pixabay

El informe, presentado el 11 de octubre de 2017, concluye que Panamá tiene una base económica sólida con un robusto crecimiento económico, pero se han mantenido fuertes disparidades en la evolución económica sectorial y regional lo cual indica que persisten fuertes desigualdades en los ingresos de la población, explicó la economista y consultora del estudio, Luisa Turolla.

¿Hacia qué dirección hay que trabajar entonces? El informe Visión País 2025 identifica los temas prioritarios: Adecuar la oferta de recursos humanos a la demanda en todos los sectores de la economía, en especial “se requiere urgentemente la formación de técnicos”; y tomar en cuenta que los subsidios a la población no pueden ser sustitutos de la actividad económica y del empleo digno.

La educación y salud necesitan mejorar en forma notoria su eficiencia, cobertura y calidad del servicio para toda la población”.

Informe Visión País 2025

Como decía el economista Fisher, citando al Informe Roberts en la ponencia en el XIII Encuentro Internacional de Economistas de 2015: “La moraleja es que Panamá era (y es) mucho más que un Canal: el país contaba [a principios del siglo XX] con un sinfín de riquezas naturales y facilidades comerciales ávidas de un mejor manejo”. Esto no ha cambiado.

Pero desde entonces, continúa Fisher, “se hacía necesario más pragmatismo y profesionalismo en el manejo cotidiano del país. Roberts tenía y tiene razón (…), y debemos tomar su sabio consejo como una advertencia”.

Si eso ocurre, el verso de don Jerónimo Ossa en su poema A Panamá tendría una resonancia práctica para los panameños del siglo XXI:

“Hoy sus anhelos alcanza;
y sus tropicales flores,
dan perfume a sus amores
y ¡hay justicia en su balanza!”.


Ahora que ya tienes un panorama más general sobre la Separación de Panamá de Colombia y la evolución/situación del país, anímate a probar tus conocimientos (los resultados aparecerán al finalizar):

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL