Asistencias consumen un 7% del presupuesto

Asistencias consumen un 7% del presupuesto

Marianela Palacios Ramsbott
mpalacios@capital.com.pa
Capital

Más del 7% del total del presupuesto de la nación, que este año asciende a $13.009 millones, se destina a financiar los subsidios e incentivos con las que el Estado panameño beneficia a algunos grupos de la población y a algunos sectores económicos, de acuerdo con la Ley de Presupuesto aprobada para el año fiscal 2011.
El Gobierno actual, al igual que los anteriores, justifica estas asistencias económicas alegando que estas herramientas permiten corregir en parte la mala distribución de la riqueza que prevalece en la economía panameña y reforzar la competitividad de algunos componentes clave del sistema productivo nacional que no pueden ser desatendidos.
La verdad es que, si se compara con otros países, incluso con las primeras potencias económicas del mundo, los subsidios e incentivos dados acá al agro o a la industria lucen marginales.
Baste mencionar que el Fondo de Fomento Empresarial, los Certificados de Abono Tributarios (CAT), los Certificados de Fomento a la Agroexportación (CEFA), Certificados de Poder Cancelatorio (CPC), los intereses preferenciales, el subsidio para el funcionamiento del Área Económica Especial Panamá Pacífico, los seguros y garantías agropecuarias y los otros créditos fiscales vigentes, cuestan en conjunto $140 millones este año y eso representa menos del 1% del Producto Interno Bruto (PIB).
Eso contrasta con el 10%, 20% y hasta 30% de la producción que han llegado a representar en otras naciones.
Creadores de castas
En cualquier caso, un buen número de empresarios, como el libertario John Bennett, se muestran convencidos de que los subsidios no son buenos, ni para el agro ni para el resto de la población.
Eso se demostró en Nueva Zelanda cuando en 1984 terminaron con todos los subsidios gubernamentales, que consistían en 30 pagos distintos a la producción y al incentivo de exportación, señala.
Antes de 1984, los subsidios neozelandeses representaban el 30% del valor de la producción del país, más de lo que representan para Estados Unidos hoy día. Pero después de 1984, la producción de Nueva Zelanda se ha disparado 40%, la productividad de los sectores anteriormente protegidos pasó del 1% al 6% anual y sólo 1% de los agricultores abandonaron la actividad.
El empresario también destacó que los subsidios prolongan la vida de las empresas ineficientes a costilla de las eficientes, afectando la capacidad del mercado de adaptarse a las realidades de cambio y el derecho a los consumidores a escoger.
Además, acotó, tienden a crear castas debido a que unos ganan a la expensa de otros y  alientan a la población a abandonar la producción eficiente por el cabildeo político (Ver recuadro: La lección de Sillicon Valley).
Si los humanos no somos capaces a título personal de atender los asuntos de nuestra economía y libertad, no hace ningún sentido que lo pueda lograr el Estado a través de sus políticos, quienes típicamente están más motivados por sus anhelos de reelección que por intereses altruistas, concluyó.

Dinamita política
El economista Miguel Ramos, catedrático de la Universidad de Panamá, tiene una visión muy distinta y sostiene que los subsidios, ya sea por razones coyunturales o de largo plazo, son inevitables.
Hay actividades económicas que no sobrevivirían sin subsidios. Y hay subsidios que no se pueden eliminar porque políticamente son dinamita, como el subsidio al gas licuado o el subsidio eléctrico, subrayó.
La Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP), recomienda al Ejecutivo enfocar los subsidios en las personas que verdaderamente lo necesitan y aplicarlos por tiempos definidos.
El gasto público debe ser objeto de revisión, control y optimización para que los recursos que se manejan y los que se tienen proyectados recibir, sean utilizados de una forma eficiente y que los mismos se ejecuten en las inversiones propuestas y no terminen cubriendo gastos de operación, comentó Fernando Arango, presidente de la CCIAP.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL