Aumenta oferta de crédito para Mipymes

Empresas financieras empiezan a poner su mira en este sector

Couple working at coffee shop

El apetito de crédito de parte de  las micro, pequeña y mediana empresas (Mipymes) es evidente, y prueba de ello es que el   Fideicomiso para el Microcrédito en  Panamá (Fidemicro), tras cuatro años de ejecución ha logrado ser autosuficiente y generar ganancias por $703.633, mientras que la cartera de préstamos de la empresas afiliadas a la Red Panameña de Microfinanzas (Redpamif), al mes de septiembre, ascendía a $208,4 millones, $11,3 millones más que la cifra registrada  al cierre del 2014.

El 16 de agosto se cumplieron los primeros cuatro años de creación de Fidemicro,  programa que fue desarrollado por la Autoridad de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Ampyme), con un capital de $13,9 millones, y que es  administrado por la Confederación Latinoamericana de Cooperativas de Ahorro y Crédito (Colac), luego de haberse ganado la licitación pública.

En la actualidad el fondo asciende a $14,8 millones, lo que representa un crecimiento del 6,22%. Y a la fecha se han colocado $12,8 millones y  hay disponible otros $2,4 millones.

Este fondo funciona como un banco de segundo piso, en donde, a la fecha, han obtenido acceso a estos  recursos, nueve empresas financieras, un banco, una caja rural y tres cooperativas.

Hasta el pasado mes de octubre se habían  beneficiado  6.897  empresarios de la micro y pequeña empresa,  el 41% mujeres, mientras que el 45% del desembolso  correspondieron al sector rural.

Cassius Spalding, gerente de Operaciones y de Crédito de Fidemicro, destacó que el proyecto avanza con el viento a favor, lográndose alcanzar las principales metas sociales y financieras del programa.

El contrato Fiduciario entre la Ampyme y Colac, era inicialmente  por cuatro años, pero ambas partes acordaron una extensión de  dos años,  una posibilidad que estaba contenida en el contrato.

Las 14 entidades financieras mantienen una red combinada de 58 sucursales, distribuidas en todo el país (Ver gráfica: Beneficiario del programa a octubre de 2015).

El Fideicomiso ha logrado ser autosuficiente, con un crecimiento en activos fiduciarios del 7% y en patrimonio fiduciario de un 6%, detalló Spalding.

El patrimonio fiduciario registra un crecimiento de $869.416. El primer financiamiento se otorgó en  enero del 2012 y a mediados de ese mismo año se logró el punto de equilibrio.

La colocación de los fondos alcanza un 92%, por encima del 82%, que fue la meta original.

Para Spalding este programa ha sido todo un éxito, lo  que pone de manifiesto que prestarle a las Mipymes es rentable y añadió que los beneficiarios han hecho buen uso de los recursos, lo que se traduce  en un círculo virtuoso de generación de riquezas.

Hubo un caso de morosidad, por parte de una cooperativa dedicada a la producción agropecuaria, situación que se originó por causas climatológicas  y por decisiones del pasado gobierno de abrir el mercado de arroz a las importaciones.

Sin embargo, el ejecutivo dijo que se trabaja, con la participación de entidades estatales vinculadas al sector agropecuario, para buscar la mejor solución para ambas partes, aunque no reveló el monto de la afectación.

Las principales actividades para las que se ha solicitado financiamiento son: Comercio al por menor, transporte, artesanías, servicios y el sector agrícola.

Los fondos disponibles, ya están comprometidos y se gestiona con la Ampyme la posibilidad de obtener nuevos recursos para expandir la oferta de crédito, aunque aún las autoridades no han tomado una decisión al respecto.

En la actualidad se evalúan solicitudes de nuevas empresas financieras que aspiran a  acceder a estos fondos para ampliar su cartera de préstamos para las mipymes.

Empresas financieras y cooperativas han empezado a volcarse hacia este nicho, lo que está ampliado la oferta de financiamiento a nivel nacional.

Queremos llegarle a un mayor número de mujeres, al sector rural  y actividades como el turismo, la pequeña industria y al sector de la construcción, detalló Spalding.

Estudios realizado en el 2006 indicaban que la necesidad crediticias de las mipymes ascendían a unos $250 millones, sin embargo, se conoció que próximamente se contratará a una empresa consultora para actualizar esta información.

Una de las nuevas  empresas que buscan acceso  a los recursos de Fidemicro, es Financiera  Familiar, donde su gerente general, Richard Kilborn, dijo que en el 2016 pretenden entrar con fuerza al mercado de las microfinanzas, un segmento, en donde  según dijo, hay muchas oportunidades de crecimiento.

Mientras que  Damaris Escala de De la Cruz, directora  de Servicios Financieros de Ampyme, manifestó que el proyecto  Fidemicro Panamá ha sido exitoso, ya que ha podido llegar, según cifras  hasta el 30 de septiembre de 2015, a cerca de   7.000 empresarios dueños de microempresas.

Y destacó que las mujeres han jugado un papel preponderante en el uso de estos fondos.

Por otro lado Colac está próximo a recibir para su administración  los fondos  del  Fideicomiso de Financiación para el Desarrollo de la Competitividad y la Productividad  (Findec), que se encuentra bajo la tutela del Ministerio de Comercio e Industrias (Mici), y que tiene como administrador temporal a  Icaza Trust Corp.

Al igual que Fidemicro fue adjudicado  en propiedad  a Colac, luego de una licitación pública por mejor valor, y en este caso el contrato se encuentra en espera del refrendo del Contralor.

Se trata de un fondo de $22 millones, de los cuales unos $7 millones ya fueron adjudicados. Tiene procedimientos similares a Fidemicro, pero con otros términos y otros requisitos.

Sin embargo, no se descarta que en un futuro se funcionen ambos fideicomisos.

En el  otro lado se encuentran las  cincos  instituciones financieras que integran la Redpamif, y cuya cartera conjunta alcanzaba los $208.448.276, al pasado mes de septiembre, de acuerdo a las estadísticas de la Red Centroamericana y del Caribe de Microfinanzas (Redcamif), que incluye a República Dominicana. (Ver Recuadro: Evolución de la cartera agregada por país).

Dixenia Saavedra, directora ejecutiva de Redpamif, señaló que como parte del programa de inclusión financiera están trabajando en el otorgamiento de asistencia técnica para la obtención de viviendas y proyectos dirigidos a promover la agricultura sostenible.

Saavedra  destacó que  cada día le resulta menos complicado a los micros y pequeños empresarios obtener financiamientos y todos los esfuerzos se dirigen, principalmente,  a aquellas personas que no tienen acceso a la banca tradicional.

Destacó que el valor de las microfinanzas está en que el crédito que se otorga permite mejorar la calidad de vida de las personas y las comunidades.

La cartera de crédito de las entidades afiliadas a Redcamif asciende a $1.265,7 millones. En donde el mayor monto desembolsado corresponde  Honduras con $272,9 millones, sigue Nicaragua con $259,9 millones y posteriormente Panamá.

En total 134 instituciones de microfinanzas están afiliadas a esta red con 1,2 millones de clientes en toda la región.

La cartera morosa en Panamá alcanza el 2,3%, muy por debajo de la media regional que es de 5,7%.  Las instituciones financieras panameña lograron  reducir los niveles de morosidad de un 4% en diciembre de 2013 a la cifra actual.

El Banco Delta es el líder en materia de microfinanzas, y es que esta entidad es responsable del 79,6% de los desembolsos realizados, le sigue Procaja Rural con el 11,5 % y la Cooperativa Juan XXIII con un 4,2%, ambas ubicadas en la provincia de Veraguas.

Saavedra informó que el próximo año se estarán incorporando tres nuevas entidades financieras a  la Redpamif, entre ellas,  Financiera Credit y Suma Financiera.

Máximo Gallardo, dirigente de la Unión de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Umpyme), considera que todo este movimiento que está surgiendo en materia de nueva fuentes de financiamiento para los micros y pequeños empresarios es muy beneficioso.

Destacó que en la medida que este sector pueda acceder a recursos frescos, el país podrá avanzar hacia la industrialización, principalmente en el sector de la agroindustria.

Gallardo señaló que hay que motivar a los jóvenes para que una vez concluyan sus estudios levanten sus propias empresas.

Recordó que cuando  fundó su empresa hace más de 50 años era muy difícil obtener recursos, y añadió que se inició con un préstamo de $500 que le otorgó el Banco Nacional de Panamá (BNP).

Sin embargo, hoy  día su empresa, Proluxa, es una la marcas más importantes en la elaboración de ingredientes para cocinar y exporta vinagre destilado a Centroamérica y el Caribe, además de fabricar productos de limpieza y juegos naturales. 

Manuel Luna G.
mluna@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia