Aumento del Salario Mínimo fuera de la realidad, frenaría reactivación económica

Aumento del Salario Mínimo fuera de la realidad, frenaría reactivación económica
De no darse un consenso le corresponderá al Ejecutivo definir el monto del aumento.| Cortesía

Aunque todavía no concluye el período de consultas que adelanta la Comisión Nacional de Salario Mínimo en el interior del país y los representantes de patronos y trabajadores no han presentado ninguna propuesta en firme, es evidente que no será fácil conciliar posiciones ya que mientras la Confederación de Unidad Sindical Independiente (Conusi) ha planteado su aspiración a que se fije en $1,040 mensuales, los analistas económicos estiman que un aumento alto podría frenar la posible reactivación económica que impulsa el Ejecutivo.

La propuesta de Conusi fue presentada oficialmente la semana pasada por su secretario general, Genaro López, durante una reunión con el Presidente de la República, Laurentino Cortizo y la ministra de Trabajo y Desarrollo Laboral, Doris Zapata, para dialogar sobre diversos temas que afectan a la clase trabajadora del país como la aplicación del Código de Trabajo, el posible ajuste al salario mínimo, la necesidad de reformas a la Caja de Seguro Social (CSS) y los proyectos de infraestructura en las cuales está involucrado el gobierno.

El máximo dirigente de Conusi aprovechó la oportunidad para expresar la preocupación por las constantes violaciones a la libertad sindical que se registran en el país, poniendo como ejemplo la demora en la expedición de las personerías jurídicas de algunos sindicatos, en la negociación de varios convenios colectivos y en la aprobación del proyecto de ley de derecho colectivo, que regularía las relaciones de los trabajadores del sector público.

Respecto al salario mínimo, López dijo que el sector sindical no ha hecho propuesta, pero sus estudios revelan que el costo de vida de una familia en Panamá es de $1,040.00, por lo que el salario mínimo debe alcanzar para cubrir esas necesidades.

Por su parte, el presidente de la República, Laurentino Cortizo manifestó tener la esperanza que la revisión del salario mínimo sea producto de un acuerdo entre patronos y trabajadores, ya que “ahora mismo la mesa conformada para tal fin está funcionando bastante bien”, pero aclaró que de no darse un consenso le corresponderá al Ejecutivo definir el monto del aumento que debe entrar a regir a partir del 1 de enero de 2020.

Para Manuel Ferreira, director del Centro de Estudios Económicos de la Cámara de Comercio (Ceecam), el aumento del salario mínimo debe atender la realidad del país ya que un incremento por encima de las posibilidades reales de la empresa privada terminaría por frenar los esfuerzos del Ejecutivo por reactivar la economía del país y se constituiría en una barrera para que quienes hoy en día están desempleados puedan incorporarse al mercado laboral.

Durante en el Encuentro Ejecutivo organizado por el Ceecam para informar a la membresía de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (Cciap) sobre la evolución de la economía panameña y sus perspectivas a largo plazo, Ferreira explicó que si bien el Ejecutivo ha adoptado múltiples medidas para reactivar la economía, esa organización estima que este año el país crecerá 3.5% y que la reactivación realmente arrancará en el 2020, con un crecimiento de 4.5%, pero esas proyecciones pueden verse afectadas si el aumento del salario mínimo no atiende a las realidades del país.

“El mensaje que nosotros hemos llevado a la Comisión de Salario Mínimo es que lo que este país necesita en este momento es reactivar la economía y reducir el desempleo, que según nuestras estimaciones podría cerrar en 6.7% este año”, enfatizó.

Ferreira destacó que en este momento Panamá está en el foco de un gran número de empresas multinacionales interesadas en invertir en actividades productivas, obras de infraestructura y actividades logísticas, pero uno de los factores que limitan las posibilidades del país para atraer esos capitales es que los salarios que devengan la mayoría de trabajadores en relación a su baja productividad.

En tanto, Ariel Ayala, director de operaciones Manpower, admite que en toda negociación salarial los empresarios ofrecen lo mínimo posible y los trabajadores piden lo máximo posible, sin embargo, advirtió que la economía panameña viene experimentando desde hace cinco años un proceso de desaceleración que se vería agravado si el monto del salario mínimo se fija en los $1,040 mensuales planteados por la dirigencia de Conusi.

Ayala considera que efectivamente, es necesario hacer un ajuste al salario mínimo, ya que las estadísticas que maneja Manpower indican el costo de la vida en el país se incrementa a un ritmo de 3% por año; pero hay que tener presente que un incremento mayor a ese nivel no sólo se frenará el crecimiento económico del país, sino también la demanda de mano de obra. Puso como ejemplo la situación que ha experimentado el sector construcción tras la entrada en vigencia de los aumentos salariales pactados en la Convención Capac-Suntracs.

Finalmente, la ministra Doris Zapata, aclaró que en este momento continúan las negociaciones con dirigentes sindicales y empresariales de todo el país, a fin de recabar información para presentar en la mesa tripartita.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia