Aumento en el precio del petróleo no generará una nueva ola inflacionaria

Aumento en el precio del petróleo no generará una nueva ola inflacionaria
Titular del Mida estima que los aumentos de las últimas semanas no impactarán los precios de los alimentos| Archivo

Todos los panameños hemos visto en los últimos meses incrementarse el precio de los combustibles, una consecuencia inmediata del aumento del precio del petróleo en los mercados internacionales, toda vez que Panamá es un importador neto de combustible.

De hecho, en el caso del petróleo ligero de Texas (WTI, por sus siglas en inglés) en  las últimas semanas ha llegado a rondar los $70 por barril, sin embargo, para los analistas del mercado y las autoridades locales, la corrida experimentada por el llamado “oro negro” no  generará una ola inflacionaria en el país.

Según un análisis publicado por el banco británico Barclays, los precios del petróleo podrían verse impulsados en el segundo trimestre del 2019 por los problemas de suministros en Estados Unidos (EU) y Venezuela, así como por el cumplimiento de los planes de reducir la producción mundial que impulsa la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep).

Barclays espera que los precios del Brent promedien los $73.00 por barril durante el segundo trimestre del 2019, mientras que los futuros del crudo en EU promediarían los $65.00 por barril.

Por su parte, el banco estadounidense Goldman Sachs, considera que “el aumento de la demanda de petróleo, junto al declive en la producción y una reducción del suministro, podrían contribuir a que los precios del referencial Brent superen los $70 por barril en el corto plazo”.

“La demanda está teniendo un fuerte comienzo de año, mientras que datos recientes sugieren que la actual preocupación por el suministro debería seguir bajando”, enfatizó.

Al evaluar las cifras disponibles de demanda, que muestran un alza en el consumo en enero de 1.55 millones de barriles por día (bpd) respecto al año 2018, Goldman Sachs calcula que la demanda global general incrementó en casi 2 millones de bpd durante el mes.

Este crecimiento fue visible tanto en los mercados emergentes como en los desarrollados.

Asimismo, los declives en el suministro en 2019 son grandes, ya que los productores agrupados en la Opep están excediendo su compromiso con los recortes y la producción en Venezuela está sufriendo un desplome acelerado.

“El estancamiento político en Venezuela está creando riesgos crecientes  en el declive en la producción por las sanciones petroleras de Estados Unidos (EU), más que contrarrestar el repunte de Libia, lo que dejaría el bombeo global por debajo de nuestras expectativas y ajustaría más la oferta de crudo”, dijo Goldman Sachs.

Por su parte, el ministro de Petróleo de Omán, Mohammed bin Hamad al-Rumhy, dijo que preveía que los precios globales del petróleo se mantuvieran en un rango de entre $65 y $75 por barril hasta fines de 2019.

No obstante, para el analista panameño Harry Quinn, CEO de Quinn Oil, mientras existan  elementos que afecten el equilibro entre la oferta y la demanda siempre los precios tienden a elevarse, sin embargo, descarta que esta corrida pueda llegar a niveles registrados en años anteriores, cuando el precio del petróleo llegó a ubicarse en $150.00.

Agregó que esto implica que los consumidores deben estar atentos a los fenómenos geopolíticos que están afectando el precio del petróleo y comenzar a moderar sus consumos de combustible, electricidad y agua, especialmente porque este tema siempre es utilizado por algunos empresarios para elevar los precios de los productos y servicios, pero lastimosamente cuando el precio del petróleo baja el movimiento de los precios en el mercado no se registra en la misma magnitud que cuando se incrementaron.

Para el presidente de la República, Juan Carlos Varela, son precisamente situaciones como la que se registra en este momento en el mercado internacional con los precios del petróleo, las que explican su decisión de apostar por dotar al país de un sistema de transporte público masivo que no dependa de los combustibles fósiles como es la red del Metro, que se construye en la ciudad, recordando que este mes de abril entrará en operación la Línea 2 y que su administración dejará debidamente licitada la construcción de la Línea 3 hacia Panamá Oeste.

Varela destacó que para un país que no tiene petróleo y que debe importar todo su combustible no es rentable seguir importando y agregando a su parque vehicular más de 50,000 automóviles al año, por lo que la próxima administración debe seguir ejecutando el Plan Maestro del Metro, para agregar nuevas líneas al sistema, que faciliten la movilidad de las personas sin tener que recurrir al auto particular.   

En tanto, el ministro de Desarrollo Agropecuario, Eduardo Carles, descartó que el incremento en los precios del petróleo y sus derivados puedan generar una ola inflacionaria que impulse al alza del precio de los alimentos producidos en el país.

Recordó que Panamá lleva varios años registrando una tasa inflacionaria menor al 1% anual y mostrando una gran estabilidad en los precios de los productos agropecuarios por lo que los consumidores no deben temer un posible incremento de precios a los niveles que se registraron en el quinquenio 2009-2014, cuando el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de Alimentos llegó a alcanzar tasas de crecimiento del 15% anual.

Pero para el viceministro de Comercio Exterior, Alberto Alemán Arias, si bien es muy poco probable que el aumento del precio del petróleo genere una nueva ola inflacionaria en el país, la realidad es que Panamá es un importador neto de combustibles y los panameños deben comenzar a mostrar cautela en el consumo de combustible porque todos los estudios indican que este año el barril de crudo podría llegar a los $75. 

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias