Aupsa y la importación de alimentos

clasificacion_alimentos_org

Es comprensible que ante las constantes alertas sobre alimentos que han ingresado al mercado panameño que representan un peligro para la población, los ciudadanos miran hacia la Autoridad Panameña de Seguridad de Alimentos (Aupsa) con el fin  de encontrar una explicación sobre cómo estos productos han logrado burlar los sistemas sanitarios del país.

Sin embargo, pocos parecen recordar que la misma creación de la Aupsa responde a una lógica contraria al sistema tradicional de control sanitario y que su finalidad no ha sido otra que facilitar la importación de alimentos, por lo que no es  extraño que el país se encuentre expuesto al constante y creciente ingreso de alimentos que pueden poner en peligro la salud de la población.

La Aupsa fue una consecuencia de la negociación del Tratado de Promoción Comercial (TPC) firmado entre Panamá y Estados Unidos (EE.UU.), más específicamente, de la carta de entendimiento adjunta a este acuerdo que le otorga al país norteamericano la denominada equivalencia sanitaria, es decir, el reconocimiento de su sistema fito y zoosanitario como equivalente al aplicado por Panamá, lo que permite el reconocimiento, sin inspección previa, de las plantas procesadoras de alimentos, siempre que estas cuenten con la autorización de la Administración Federal de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés).

Detrás de esta carta de entendimiento, que generó la renuncia del entonces ministro de Desarrollo Agropecuario (Mida) de la administración del ex presidente Martín Torrijos, Laurentino Cortizo, se encontraba el interés de evitar la discrecionalidad en el otorgamiento de los permisos de importación. Algo vital para EE.UU. luego que durante la administración de la ex presidenta Mireya Moscoso, la Dirección de Cuarentena del Mida se convirtió en una barrera no arancelaria para frenar las importaciones al país.

El problema es que las importaciones han crecido significativamente en los últimos años, empujadas por el fuerte crecimiento económico del país, la creciente llegada de inversionistas extranjeros, la reducción del desempleo y el aumento de la capacidad de consumo de la población.

De hecho, en el 2014 el valor total de las importaciones de bienes al mercado local sumó $12.442 millones, de los cuales cerca de un 50%, $5.884,5 millones corresponden a bienes de consumo, es decir, alimentos.

Lo que significa que el volumen de solicitudes de importación que debe procesar la Aupsa es significativamente mayor a las que administraba cuando entró en operaciones hace algunos años, cuando las importaciones de bienes de consumo fluctuaban entre $2.500 y $3.000 millones.

Por supuesto que en estas condiciones cabe preguntarse, cómo una entidad creada para facilitar las importaciones puede al mismo tiempo ejercer la tarea de evitar el ingreso al mercado local de alimentos presuntamente contaminados. La respuesta parece sencilla, toda vez que se puede pensar que tal como hacen los ciudadanos, la Aupsa debe estar atenta ante cualquier alerta que aparezca en las redes sociales de EE.UU. y Europa, principales mercados de origen de la mayoría de los alimentos que se importan al país.

No obstante, lo correcto es que Aupsa mantenga una constante comunicación con los reguladores de los países de origen, en especial con la FDA, de forma que sea esa entidad y no las redes sociales quien alerte a la población de cualquier alimento que pueda poner en peligro la salud de la población.

Además, conforme a lo pactado en el TPC la Aupsa cuenta con las facultades necesarias para suspender de forma inmediata la importación de productos alimenticios de cualquier empresa o planta de producción que ponga en peligro la salud de los panameños, e incluso, prolongar esta acción hasta que las mismas sean inspeccionadas a fin de garantizar que ya no constituye un riesgo para nuestra población.

La pregunta es qué será más importante para Aupsa, facilitar las importaciones o garantizar que la importación de alimentos se verifique de forma ordenada y sin poner en riesgo la salud de la población panameña. 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL