Autosuficiencia en arroz, ¿un objetivo lejano?

El ministro Arango sostiene que se puede llegar a esa meta en este quinquenio

Grafica01

El Ministro de Desarrollo Agropecuario (Mida), Jorge Arango, tiene entre sus objetivos que el país logre la autosuficiencia en producción de arroz, una meta que no será fácil alcanzar, tomando en cuenta la situación por la que atraviesan los productores de este grano.

Arango insiste en que no se trata de incrementar la cantidad de hectáreas, sino de aumentar la productividad a nivel nacional.

Y aunque los productores siguen quejándose por la falta de cumplimiento del Gobierno en los pagos que habían acordado, los problemas  climáticos y la comercialización, el jefe de la cartera agropecuaria dijo sentirse optimista de alcanzar ese objetivo.

En el  pasado año agrícola la producción rondó los 5  millones de quintales, una cifra inferior a los 6,4 millones del periodo anterior.

Pero este año problemas de financiamiento y  falta de lluvia, entre  otros factores, han retrasado  el inicio del periodo  de siembra, por lo que se podría obtener una cosecha aún menor, si la estación lluviosa no se normaliza.

Yo estoy muy optimista, pienso que el productor está tomando confianza y se está dando cuenta que este Gobierno es parte de la producción y no el enemigo que teníamos antes, sostuvo Arango, aunque  prefirió no hacer predicciones sobre la cosecha que se podría obtener durante el actual periodo agrícola.

Sin embargo, sostuvo que no se puede resolver en un año todos los daños causados durante las últimas administraciones.

En ese sentido el Gobierno ha suspendido las importaciones sin control que  realizaba el Instituto de Mercadeo Agropecuario (IMA) y  está tratando de encontrar un  consenso para hacer efectivas las reformas a la ley de la Autoridad de Seguridad de Alimentos (Aupsa), que regularía el tema de las importaciones.

Nosotros quisiéramos que para el año 2019  el país logre ser  autosuficiente en arroz y para ello  no tenemos que sembrar muchísimas más hectáreas, lo que tenemos que es ser mucho más eficiente, sostuvo  el jefe de la cartera agropecuaria.

En la provincia de Chiriquí, donde se produce cerca  del 50% de la producción  nacional, la siembra ha empezado  lenta pues para esta misma fecha del año pasado  se habían sembrado unas 5.000 hectáreas, pero en la actualidad  la cifra asciende a  1.400 hectáreas.

El presidente de la Asociación de Productores  de Arroz de Chiriquí (Apach), Gabriel Araúz, sostiene que estas cifras dibuja el panorama que se avecina, donde los más afectados son los pequeños y medianos productores, debido a que cada vez se les hace más difícil sembrar arroz.

La provincia de Chiriquí es la primera región del país que inicia el periodo de siembra.

Araúz señaló que los problemas siguen siendo los mismos: Incertidumbre sobre lo que vaya a suceder con la comercialización y con el pago de los  $7,50 por quintal, acordado con el Ejecutivo.

Sólo en la provincia de Chiriquí se podría dejar de sembrar entre 5.000 hectáreas y 7.000 hectáreas este año.

Durante el año agrícola 2014-2015 se sembraron 51.549 hectáreas en todo el país, con la participación de 1.016 productores. Mientras que en el año agrícola 2013-2014 se sembraron 67.073 hectáreas y se cosecharon 6,4 millones de quintales.

Los $7,50 por quintal fue un beneficio que  el Gobierno se comprometió a pagar a los productores para compensar la regulación del precio del arroz, lo que representa $38 millones, de los cuales las autoridades ya han cancelado $29 millones y restan aún por pagar   otros $11 millones a  291 productores.

Para que el arroz  de primera llegue al mercado a $0.40 la libra, los molineros anunciaron que tendrían que pagar el quintal de arroz  húmedo y en cáscara a $17, por lo que el Gobierno decidió otorgar un subsidio de $7.50 por quintal a los arroceros, lo que les permite  recibir  $24,50 por quintal, evitando de esta forma que se dejara de producir el grano.

El director del IMA, Eduardo Enrique Carles, dijo que la institución comprará el arroz a los productores para abastecer a las ferias que se realizan a lo largo del país, pero dijo que lo más importante es pagarle   los $11 millones restantes, lo que podría ocurrir  en las próximas semanas.

En Darién al parecer la situación es diferente, en estos momentos la mayoría de los productores realizan trabajos de preparación de la tierra, para iniciar la siembra a mediados de junio e inicios del mes de julio.

El dirigente de los productores de arroz de esa provincia, Amilcar Sánchez,  dijo que este proceso va a buen ritmo y sólo están a la espera que el Mida cancele los $7,50 al 30% de los  productores que no han recibido su cheque en esa región.

La meta para este año es sembrar unas 7.000 hectáreas, donde se incluyen 5.000 hectáreas  que corresponden a Tortí, distrito del Chepo y el resto a la provincia de Darién, cifras muy similares a las del año pasado.

De este total 2.700 hectáreas se pondrán a producir con financiamiento del Banco de Desarrollo Agropecuario (BDA).

Esto nos asegura que vamos a contar con la maquinaria y los insumos para obtener una buena cosecha, detalló Sánchez y agregó que todo lo que necesita el productor es poder cobrar a tiempo.

El consumo de arroz en Panamá es de 8,5 millones  al año. Existe  en disponibilidad unos 2 millones de quintales, de acuerdo con el último inventario, por lo que la Cadena Agroalimentaria del Arroz aprobó la importación de 1,3 millones de quintantes que deberán ingresar al país antes de la última semana del mes de julio para asegurar la demanda, pero sin poner  en riesgo la comercialización de la cosecha de la primera coa.

El secretario técnico de la Cadena Agroalimentaria del Arroz,  Abdiel  Aizprúa Pino, dijo que el periodo de siembra lleva un mes de retraso, debido a la extensión de la temporada seca, y aunque en las últimas semanas ha estado lloviendo, aún no se alcanzan los niveles óptimos de lluvia.

Y esta es una situación que ha afectado a toda la costa del Pacífico, que incluye a  las provincias de Chiriquí, Veraguas, Coclé y la región de Chepo en la provincia de Panamá.

Destacó que se espera que este mes, según  los reportes de Empresa de Transmisión Eléctrica (Etesa), las lluvias se normalicen y los productores puedan  iniciar la siembra de forma masiva.

Sin embargo, dijo que es  muy  prematuro realizar alguna previsión sobre el número de hectáreas que podrían ser sembradas este año. En el pasado periodo agrícola se sembraron unas 50.000 hectáreas de las 72.000 que se habían proyectado.

Para lograr la autosuficiencia con los niveles actuales de productividad se necesitarían sembrar unas 86.000 hectáreas.

Para fines de mes el Gobierno tendrá que decidir si se suspende, mantiene o amplía la lista de productos regulados, incluido el arroz.

Durante la pasada administración una delegación de expertos de Vietnam recorrieron varios puntos del país para realizar  un diagnóstico sobre la producción de arroz en Panamá y en aquella ocasión, Dao Thi Thauh Bang, subjefa del Departamento de Técnicas Genéticas de ese país, dijo a Capital Financiero que Panamá tiene las condiciones para ser autosuficiente y  exportar el excedente de su producción,  siempre que invierta en sistemas de riegos, en asistencia técnica a los productores, mejoramiento genético del cultivo, además de  incrementar las  variedades,  reducir los tiempos de certificación de  las semillas y  sembrar en  parcelas  pequeñas para que  se puedan utilizar  cosechadoras de menor tamaño y menor costo.

Vietman es uno de los grandes productores de arroz a nivel global, con alrededor de 7,9 millones de hectáreas sembradas, de las cuales 7 millones se producen bajo sistemas de riego, en Panamá sólo el 20% de la producción cuenta con sistema de riego, el resto depende de la situación climática. 

Manuel Luna G.
mluna@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL