¡Ay! credibilidad de este investigador

¡Ay! credibilidad de este investigador

Jaime Porcell

Investigador de Mercado

Vientos de duda me remecen. Los números de este investigador político andan de pelea con otros más complacientes, en calificación de la gestión oficial. Facilongo sería concluir más exactitud que aquellos.

Uno necesita mantener al día entenderes, también  dudas,  sobre todo si, además  de investigador, funges como columnista. Los experimentados Leopoldo Neira, Humberto González, ni colega alguno escribe en medios. De hacerlo, bien sabría si me leen.

Ambos roles, investigador y columnista, precisan  de acumular información y  acometer el riesgo de, primero investigar,  para luego entonces salir a lograr interés de clientes. 

Cada mes, en TVN u Omega Stereo, observo puntual los resultados de El Pulso de la Nación de Neira. Su  análisis, siempre interesante, exhibe tal distancia con mi postura que  profundiza la convicción, Leopoldo no me lee. Tampoco parece acometer el examen textual Humberto, mismo  quien refugiado en una amistad añeja insiste, no sin razón,  en que abandone mi palabrismo busca-pleitos. Durante la campaña 2009, el analista Blandón padre afirmó con crudeza fuera de cámaras – yo a éste ni lo leo.

Acepto, me afano en volcar aquí todo lo que sé. Advierto a mi lector: no me crea a pie juntillas, discútame.  Si cada vez que investigo, me digo  y contradigo yo mismo. Han cambiado mi entender Endara, Pérez Balladares, Mireya, Tito Afú y Cabrera. En su medida, Cortizo, y Javier Acha. Para exponer lo mucho aprendido de Martinelli precisé todo un libro. Pero, mientras más camino, más me alejo de aquella razón post moderna en que tanto confié para explicarme al elector panameño, hasta que tropecé – gracias  Alberto Vallarino – con la metáfora esotérica arnulfista.

En 2009 investigué el efecto de los debates en primarias entre Balbina-Cortizo-Navarro, sobre la intención de voto. Aquí reporté que éstos, los debates, semejan los duelos Durán-Leonard. Nadie cambió su apoyo por el Manos de Piedra, aunque perdiera dos de tres. No en vano su Tasca permanece de bote en bote.

La audiencia, aunque valoró al mediador Cortizo, no mostró variar voto en la medición inmediata. Edwin Cabrera, delante de cámaras, refutó aquella conclusión de debates inocuos.

Al mes, apoyado por una insidiosa campaña negativa de Navarro, migró un 7% de la intención de voto Balbina, pero, hacia Cortizo. Maduré mi entender. Los debates manifiestan efecto retardado, nunca contingente.  La intuición Cabrera, con quien trabé ácida discusión,  no estaba equivocada.

Realicé sesiones focales por esfuerzo propio entre electores en general y entre PRDs. Acabo de concluirlas. Por sindicalizadas, los suscriptores comparten  una misma información.  Parecerá raro esto, mas, cada cliente maneja un paquete de necesidades y estrategias distintas. Así, la traducción de los resultados en recomendaciones resulta personalizada  y diferente entre uno y otro.

Evidencian que, para adherentes PRDs el germen de la desunión aún late. No pierden pisada a un puntero Juan Carlos Navarro.  Samuel Lewis Navarro califica como la buena nueva que crece. Nito Cortizo mantiene el respeto. Una batalladora Balbina va cuesta arriba.   El Frente por la Defensa Institucional concentra esperanzas y amenazas del partido sobre el Toro Pérez Balladares. La primaria ya bajó el banderín de arranque.

Aunque Javier Martínez Acha, Bolo Flores y Juan Carlos Arosemena empiezan a ser  notados, este discurso de campaña interna entre media docena de aspirantes PRDs, redunda y no distingue. Todos insisten en el derrape de la gestión del Cambio. Allí deducen esperanzas 2014. Mas, un atildado y demasiado similar texto entre pre candidatos no diferencia propuestas, como sí lo hace un mal entendido y descuidado contexto.

En focus, tropecé con una enorme decepción y  rechazo a la gestión Martinelli. Siempre esquivo un papel catastrofista demasiado afín a opositores y periodistas superficiales.   Mas, veo tan erosionada la credibilidad del gobierno que seguro nos dificultará gobernabilidad.  Topé tal inconsistencia con los números ajenos que preferí verificar. Amparado en hallazgos reiterados, propongo en todo medio que solicite opinión, un relanzamiento profundo e inédito en cuatro gestiones anteriores: año nuevo, gobierno nuevo.

Más informaciones

Comente la noticia