Bajo caudal de los ríos y falta de espacio en los buques afectan a productores de cucurbitáceas

Bajo caudal de los ríos y falta de espacio en los buques afectan a productores de cucurbitáceas
En los tres últimos años no han recibido el pago de los incentivos fiscales| Archivo

La producción de cucurbitáceas se ha visto afectada por el bajo caudal de los ríos, que dificulta el  funcionamiento de los sistemas de riego,  y la falta de disponibilidad de las empresas navieras, por lo que no se espera que la producción  supere este 2019 las cifras del año pasado.

Durante el 2018 se enviaron a los mercados internacionales 1.5 millones de kilos de melones y 12 millones de kilos de sandías, que representaron $976,000 y $9.2 millones, respectivamente, de acuerdo con cifras de la Contraloría General de la República.

El año pasado las exportaciones de melón registraron una caída de 70.3% y la de sandía reportó un crecimiento de 5.2%. Había caído 46.1% el año anterior.

Las actuales cifras están muy distantes de  las del 2016, cuando las exportaciones de melón representaron $7 millones y las de sandía $37 millones.

La presidenta de la Gremial de Agroexportadores no Tradicionales de Panamá (Gantrap), Analeydis Chen de Ríos, dijo que no cuentan con cifras actualizadas sobre las exportaciones realizadas a la fecha, por lo que habrá que esperar hasta mediados del próximo mes de abril cuando culmine el proceso de cosecha.

“Actualmente todo el mundo está enfocado en su actividad y tratamos de no quitarnos tiempo, por lo que vamos a esperar que concluya todo el proceso para cuantificar los rendimientos y el comportamiento de los campos”, expresó la dirigente.

Sin embargo, adelantó que algunas empresas han tenido problemas debido al bajo nivel de los ríos,  las altas temperaturas y las fuertes brisas.

En total se sembraron unas 900 hectáreas, cifra similar al año anterior.

Chen de Ríos indicó que los productores se han mantenido conservadores, debido a que el Gobierno no ha cumplido con el pago de los  incentivos en los últimos tres años.

Expresó que la mayoría de las empresas sembraron, principalmente,  para cumplir con sus clientes  en el exterior, quienes les han brindado mayor apoyo que el propio Gobierno panameño.

De acuerdo con Chen de Ríos, las actuales autoridades le han prestado muy poca atención a los agroexportadores.

Y si en algunas zonas la producción se ha visto afectada por el bajo caudal de los ríos para abastecer los sistemas de riego, principalmente en la región de Azuero, en Soná de Veraguas, las recientes lluvias afectaron a varias parcelas, cuya producción no se podrá exportar.

Chen de Ríos destacó que hay buen precio y mercado, pero no se ha podido producir más, debido a  los  diversos inconvenientes que están enfrentando.

Otro tema que preocupa a los exportadores de melones y sandías es el de las  empresas navieras, ya que los buques  vienen llenos de Chile y cuando llegan a Panamá no tienen espacio para los contenedores de frutas frescas.

“Han dejado algunos contenedores en el puerto, impidiendo que la  fruta llegue a tiempo al mercado y no se cumplan con los tiempo de entrega, algo que no evalúan las empresas navieras”, detalló.

Las  cucurbitáceas son productos perecederos, que tienen un tiempo determinado para llegar a los anaqueles y su posterior venta a los consumidores, antes de perder su calidad.

El pasado mes de agosto, el Ministerio de Desarrollo Agropecuario abrió la primera oficina agrologística en  la ciudad portuaria de Rotterdam,  con el fin de ampliar las exportaciones en el mercado europeo.

Pero Chen de Ríos indicó que a la fecha no ha tenido ningún tipo de contacto con esta entidad.

El gobierno lo que ha hecho es ignorar la actividad que nosotros realizamos”, precisó.

El 80% de las exportaciones de cucurbitáceas tiene como destino Europa, y el principal puerto de entrada es  Rotterdam.

El año pasado,  Holanda se convirtió en el principal destino de las exportaciones panameñas, con un total de $114.35 millones, superando a Estados Unidos ($112.88 millones).

El ministro de Desarrollo Agropecuario, Eduardo Carles, expresó que “ha sido el fruto de mucho esfuerzo y el resultado es tangible. La oficina comercial que hemos montado en Holanda es una de las puertas para un futuro próspero en cuanto a exportaciones para Panamá”.

Gantrap está integrada por 25  empresas, de las que siete se dedican a la exportación de melón y sandía.

El productor Mario Domínguez dijo que en la región de Tonosí, en la provincia de Los Santos, por problemas de financiamiento no se sembró la cantidad acostumbrada.

Expresó que el Gobierno tiene tres años de no pagar los incentivos fiscales a los productores de cucurbitáceas y al no hacer efectivo el pago “nos impide  cumplir con nuestros acreedores y obtener crédito fresco para realizar la siembra”.

Para lo que sembrábamos antes, este año hemos hecho muy poco, ya que de 500 hectáreas de años anteriores, en esta ocasión no llegamos ni a 150 hectáreas”, expresó.

“Y no tenemos con quién hablar en el Mida, en la Dirección General de Ingresos (DGI) y en la Contraloría”, puntualizó.

Manuel Luna G.
mluna@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias