Banco central de China lanzará programa para estimular el crédito

A los bancos comerciales se les permitirá utilizar la deuda pública de los gobiernos locales como garantía

Financial street in Beijing, china

El banco central de China planea lanzar su propio programa para estimular el crédito, tal y como han hecho otras entidades centrales en países desarrollados, dijeron fuentes conocedoras del asunto, mientras el plan estrella de Beijing de reestructurar billones de dólares en deuda pública local atraviesa dificultades.

Bajo el nuevo plan, que podría entrar en funcionamiento en los próximos dos meses, el Banco Popular de China permitiría a los bancos chinos intercambiar deuda de los gobiernos locales por préstamos para aumentar la liquidez y fomentar el crédito, dijeron las fuentes. La estrategia es similar a las operaciones de refinanciación a largo plazo, o LTRO, utilizadas por el Banco Central Europeo (BCE).

Adoptar esta estrategia supondría un importante cambio en la política del banco central chino, que tradicionalmente ha utilizado las tasas de interés y los requisitos de reserva de capital para regular la masa monetaria en el mercado. Ahora, la ralentización de la economía china, que ha provocado un auge en las salidas de capital del país, ejerce presión sobre el banco central para que encuentre nuevas alternativas para estimular el crédito y reducir los costos de financiación.

La razón de este nuevo programa son las dificultades que tiene el gobierno de Beijing para solucionar el problema del creciente endeudamiento de los gobiernos locales. Los últimos datos oficiales muestran que la deuda de los ayuntamientos chinos se disparó casi un 50% desde junio de 2013 hasta alrededor de 16 billones de yuanes (o $2,6 billones). Este importe representa una cuarta parte del incremento total de la deuda pública de China desde 2008.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ya ha advertido de que el ritmo de endeudamiento de China es más rápido que los registrados por Japón, Corea del Sur y Estados Unidos (EE.UU.) antes de que entraran en recesión.

Con el objetivo de ayudar a los gobiernos locales a aliviar sus cargas de deuda, el Ministerio chino de Finanzas anunció recientemente que permitiría a los gobiernos locales más endeudados a vender nuevos bonos con garantías explícitas del Gobierno para refinanciar sus deudas existentes -la mayoría de ellas contraídas mediante préstamos bancarios. El objetivo es reducir los costos de financiación de la deuda local y alargar el calendario de devolución de la misma.

Pero los bancos comerciales chinos -que durante mucho tiempo fueron los principales compradores de la deuda emitida por China- se han negado a comprar los nuevos bonos locales ya que las rentabilidades que ofrecen son muy bajas. Al mismo tiempo, les preocupa que con la compra de esos bonos se estrangulen los fondos disponibles para el crédito. Como consecuencia, varias provincias, como Jiangsu, Anhui y Ningxia, han retrasado o planean retrasar sus emisiones de deuda.

En un comunicado, el Ministerio de Finanzas urgió a los gobiernos locales a acelerar la emisión y programación de deuda, a establecer racionalmente calendarios de emisión y a completar urgentemente la tarea de emitir bonos.

Para ayudar a poner en marcha el programa, funcionarios de varios niveles del gobierno chino y de bancos chinos han estado en las últimas semanas presionando al banco central para que amplíe sus métodos tradicionales para fomentar el crédito.

Bajo la planeada estrategia -similar a los LTRO del BCE-, a los bancos comerciales de China se les permitirá utilizar la deuda pública que compren de los gobiernos locales como garantía para solicitar préstamos a tres años y con menores intereses al banco central. Al hacer esto, el banco central intentará forzar a los bancos a que presten a las pequeñas y medianas empresas.

Los intereses de esos préstamos podrían servir como tipos de referencia a medio plazo y constituirían otra herramienta potencial del banco central para guiar los tipos de interés, según fuentes consultadas conocedoras de la mentalidad de la entidad central. Actualmente, el Banco Popular de China influye sobre intereses en el mercado a través de sus tipos de referencia en los préstamos y en los depósitos y mediante los tipos del mercado interbancario, donde los bancos se piden prestados unos a otros.

Lingling Wei
Beijing
Dow Jones

Más informaciones

Comente la noticia