Bancos internacionales siguen jugando a “too big to jail”

Bancos internacionales siguen jugando a “too big to jail”

Hace menos de dos años, la Asociación de Especialistas en Crímenes Financieros Certificados (www.acfcs.org) reveló en un estudio titulado “El lavado de dinero es un problema pan europeo” que 90% de los bancos europeos más grandes han sido sancionados por lavado de dinero.

El escrito, basado en la data de los especialistas en lavado de dinero Fortytwo Data, establece que 18 de los 20 bancos más grandes de Europa han sido multados en la última década por lavado de dinero, muchos de ellos recientemente como lo demuestran los mega escándalos de Danske Bank, Deutsche Bank e ING.

Ningún banco, ni ningún país es inmune al blanqueo de capitales. Mientras más grande el sistema financiero más dinero se puede blanquear y mientras más grande el banco con menos dureza actuarán las autoridades por miedo a afectar, en forma sistémica, a las demás instituciones financieras de un país.

Dicho informe lista a los siguientes bancos europeos como los que han sido multados por lavado de dinero.

Del Reino Unido están HSBC, Royal Bank of Scotland, Standard Chartered, Barclays y Lloyds. Del país que más nos ataca y que, aparentemente, nuestros gobernantes temen Francia, están BNP Paribas, Crédit Agricole Group, Société Générale and Groupe BPCE. De Alemania, la pulcra, Deutsche Bank y de Países Bajos el banco ING y Rabobank.

Y no se crean el cuento que lo que le falta a Panamá es aplicar sanciones. Allá multan a los bancos y nadie va preso. Acá en Panamá han multados a un sinnúmero de bancos desde que salió el escándalo de Odebrecht solo hay que mirar la información -que es pública- en la página de la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP).

Como si faltara más, del país que más sacó provecho del crecimiento de nuestra economía en años recientes y que otrora fuera una nación aliada, España, están las instituciones financieras Banco Santander y BBVA. Es increíble como un país “amigo” nos pudo dar la espalda de tal forma.

Ahora que España necesita fondos del Banco Central Europeo para salvar su economía -hecha piltrafas por las políticas socialistas desfasadas y su estado de “bienestar”- hacen lo que sea para cepillarlos, incluyendo votar a favor de sancionar a Panamá. Encima los escándalos de corrupción y de sobreprecios que involucran a sus empresas abundan y son de espanto (Sacyr y FCC, para mencionar dos de las más conocidas). Esta falta de agallas no debe dejarse pasar sin consecuencias. Anótenla.

Todo indica que nuestro gobierno actual seguirá aceptando servilmente todo lo que pidan los países europeos que nos buscan de chivo expiatorios para cubrir su negligencia en la supervisión bancaria y la avaricia desmedida de su clase profesional.

Ojalá que el gabinete del presidente Cortizo, ávido de empezar obras de infraestructura para reactivar la economía, aplique la ley de retorsión y prohíba licitar a las empresas de los países europeos que nos discriminan. ¿Qué es lo peor que nos puede pasar? ¿Qué se lo gane una empresa panameña, gringa, canadiense, de Asia o de Israel?  ¿O es que acaso las europeas son las únicas que diseñan y construyen carreteras? Alguien explíqueme.

Misonius Rufus
Abogado y analista internacional

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com