Bancos panameños siguen saludables

Bancos panameños siguen saludables

No hay riesgo sistémico, ni signos de inestabilidad financiera

Grafica01

Nuestro Sistema Bancario presenta niveles de liquidez y de solvencia adecuados y sus fundamentos son estables. No existen entidades que presenten riesgo sistémico, que presenten signos de inestabilidad financiera, expresa un comunicado de la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP) al cierre del 2014, rubricado por el superintendente, Alberto Diamond.

Además, el regulador en su sitio Web al 2 de enero de 2015 informó que la liquidez semanal del Sistema Bancario Nacional (SBN) es de 59,29%, casi el doble del requerido por la ley bancaria.

En los últimos cinco años la liquidez del SBN ha tenido el siguiente comportamiento: 65,38%; 66,59%; 64,70%; 61,00% y 58,63%.  (Ver cuadro: Liquidez bancaria).

Al cierre de noviembre del 2014, el Centro Bancario Internacional (CBI) con 91 bancos, contaba con activos por $108.189,37 millones, que representan un crecimiento de 11,73% respecto a igual fecha del año anterior.

En tanto, los depósitos internos del SBN se ubicaron en $45.852,18 millones, 9,61% superior a los de noviembre de 2013. Mientras que los créditos internos del SBN crecieron 8,18% al fijarse en $40.414,25 millones.

El capítulo VI, artículo 73 del Decreto Ley 9 de 26 de febrero de 1998 contiene las normas de liquidez bancaria. Los bancos de licencia general y los bancos de licencia internacional cuyo supervisor de origen sea la Superintendencia, deberán mantener, en todo momento, un saldo mínimo de activos líquidos equivalente al porcentaje del total bruto de sus depósitos que será fijado periódicamente por la Superintendencia. Dicho porcentaje no excederá del 35%. Al entrar a regir este Decreto Ley y hasta tanto la Superintendencia resuelva otra cosa, dicho porcentaje será de 30%.

Adecuación de capital

El desempeño de los bancos establecidos en Panamá es positivo y todos sobrepasan el 8% del Índice de Adecuación de Capitales establecido por el regulador. Según la SBP, este índice cerró el cuatro trimestre de 2012 en 16,23% y para igual fecha del 2013 se ubicó en 15,30% y al tercer trimestre del 2014 se fijó en 15,46%. (Ver gráfica: Índice de Adecuación de Capital).

A su vez, estándares internacionales como el Coeficiente de Cobertura de Liquidez (LCR) de Basilea III, introduce a partir de enero del presente año una cobertura mínima de 60% y luego se incrementará 10% por año hasta alcanzar el 100% el primero de enero de 2019.

El segundo vicepresidente de la junta directiva de la Asociación Bancaria de Panamá (ABP), Fabio Riaño, en la ponencia: La banca panameña frente al marco de Basilea III, presentó varios impactos sobre el CBI. Entre ellos: Mayor requerimiento sobre el capital por la necesidad de remunerar más los financiamientos vía capital que vía deuda, lo cual supondrá una presión en términos de rentabilidad del CBI.

En los balances de los bancos, se verán impactados las líneas de negocios con ROE (Rentabilidad sobre recursos propios) bajos que no resulten rentables. Además, incentiva la inversión en activos que cotizan en mercados activos y desestimula el crédito empresarial.

Respecto al impacto sobre los niveles de liquidez, Riaño dijo que obliga a una transformación de los pasivos y activos bancarios para conseguir un mejor calce de los plazos de vencimiento de unos y otros.

Basilea III incentiva la demanda de los activos de mayor calidad crediticia y liquidez (bonos de deuda pública) y disminuye los de menor calidad y liquidez (bonos emitidos por empresas privadas). También, condicionará la conducta de los bancos, hacia el aumento de los activos considerados líquidos y ajustes de su escalera de vencimientos.

Riaño indicó que desde el punto de vista de la ABP esperan que el regulador implemente con coherencia las recomendaciones de Basilea III respecto a las realidades del mercado panameño, pero reconoció que por mantenerse en su etapa inicial de implementación, las consecuencias son más cualitativas que cuantitativas.

El banquero subrayó que el CBI muestra indicadores de capital y liquidez por encima de los niveles definidos por la Superintendencia de Bancos, con lo cual, los mayores retos para la industria en la implementación de las recomendaciones de Basilea III apuntan hacia la incorporación de activos de alta calidad respecto a los márgenes de rentabilidad deseados. Como en el fortalecimiento de planes de contingencias en casos de crisis.

Entorno favorable

Por su parte, la calificadora de riesgo Fitch Ratings en su informe: Perspectivas 2015: Bancos de Centroamérica y República Dominicana, sobre el Centro Bancario Internacional (CBI) de Panamá, sostiene que el entorno favorable continuará sosteniendo la estabilidad de los resultados de los bancos, aùn cuando las condiciones de mercado y competencia motivan a algunas entidades a operar con tolerancia alta al riesgo.

Fitch proyecta que las carteras crecerán  por debajo del 10% y la rentabilidad permanecerá  baja por el margen estrecho. Esto último, junto con la capacidad moderada de absorción de pérdidas, hace particularmente sensible la rentabilidad de los bancos a deterioros en la calidad de los activos. 

José Hilario Gómez
jgomez@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia