Baterías embisten al negocio eléctrico

Podría suponer una muerte en espiral

powerwall_front_angle

Elon Musk, el ironman del mundo real, vuelve a embestir al negocio tradicional de la energía. Esta vez, lo hace con una batería capaz de capturar y guardar hasta 10 kilovatios hora (kwh) de energía y que cuesta menos de $3.500.

Una potencia que alcanza para cubrir la necesidad de un hogar durante picos de consumo, promete Tesla Motors en su Web dedicada a la nueva criatura, cuyo nombre, PowerWall, no es casual.

Y si la casa demanda más energía, varias baterías pueden satisfacerla hasta 90 kwh.

Tesla Motors ya producía baterías de ión de litio capaces de alimentar a un auto para que recorra hasta 426 kilómetros, la mayor distancia alcanzada por un carro eléctrico hasta el momento, según la Agencia Estadounidense para la Protección Ambiental.

Pero el nuevo anuncio de Tesla augura cambios incluso radicales para el negocio eléctrico tradicional. Si el almacenamiento comprueba ser eficiente, ¿quién necesitará estar conectado a la red eléctrica?

El mundo empresarial se debate entre creerle al loco de Musk o seguir durmiendo hasta que la corriente se los lleve.

Son cautelosos porque deben serlo. Hasta ahora, la mayoría depende de una conexión en red que les abastece, en un modelo en el que una o varias empresas producen y los demás consumen.

Los analistas, incluso, han recomendado seguir conectados a la red al menos hasta no ver los resultados reales de la batería.

El gran anuncio

El  CEO de Tesla Motors tartamudea frente a un público californiano expectante que le hace porras, cual fanaticada, desde la barra.

Con grandes aspiraciones como siempre, pero con un humor afinado como nunca, Musk se atreve a decir que solucionar el problema mundial de la contaminación por generar electricidad depende de dos factores.

El primero es el Sol

Tenemos este útil reactor de fusiones llamado el Sol con el que no tenemos que hacer nada: El Sol simplemente aparece cada día y produce cantidades ridículas de energía, alocuta Musk, en medio de las risas de su público.

Como el problema es que esta estrella no brilla de noche, el segundo factor es la batería.

Pero la novedad no es, en sí, la existencia de la batería. La diferencia es que Tesla la venderá a un precio accesible para estadounidenses de clase media ($3.500).

También, que la producirá masivamente en su megafábrica de $5.000 millones que permitirá una economía de escala para seguir disminuyendo los precios.

Sus compradores, además, la podrán instalar en cualquier pared de la casa porque la batería hasta es bonita.

Puede parecer banal, pero lo cierto es que ya atrajo $800 millones en órdenes solo en los primeros días después del anuncio, reveló Bloomberg News .

¿Quién le cree a Musk?

El presidente ejecutivo del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), Carlos Obregón, levanta una ceja y se reclina sobre la mesa: Yo todavía soy muy escéptico de la capacidad de esas baterías, dice.

Su opinión no es inusual ni descabellada. De hecho, es común en el país.

Las baterías todavía están en fase de investigación y no de implementación. Las políticas públicas deben tener bases muy sólidas, dice también Ronny Rodríguez, jefe de despacho del viceministerio de Energía. 

María Fernanda Cruz
Corresponsal
Costa Rica

Más informaciones

Comente la noticia