Beneficios de la ampliación no serán inmediatos

Advierte Antonio Domínguez, gerente de Cuentas Claves de Maersk Line para América Latina

Ships Entering Panama Canal

Sin duda alguna los panameños debemos sentirnos orgullosos de estar a punto de culminar una obra como la ampliación del Canal, una de los proyectos de infraestructura más importantes que se desarrollan a nivel continental y cuya entrada en operación no solo impactará positivamente la economía local, sino que, además tendrá un impacto significativo en el comercio internacional.

No obstante, debemos estar conscientes que esos resultados positivos que todos esperamos no se darán de forma inmediata. Esto se debe a que las empresas navieras que mueven el comercio internacional no están obligadas a hacer uso inmediato del tercer juego de esclusas desarrollado por Panamá, por lo que el traslado de sus servicios a nuestra ruta toda agua podría tomar meses e incluso años, lo que implica que los beneficios económicos del Canal ampliado para el país no se verán de inmediato.

Esta es una realidad que el país tiene que comprender y asumir ya que si bien se espera que la ampliación del Canal entre en operaciones en el primer semestre de 2016, nada nos garantiza que las navieras utilizarán el tercer juego de esclusas tan pronto esté abierto a la navegación.

Antonio Domínguez, gerente de Cuentas Claves de Maersk Line para América Latina, conversó con Capital Financiero y aclaró que ese proceso de traslado de rutas no solo implica disponer del nuevo carril para buques postpanamax, sino, además de puertos con capacidad para acogerlos y mover su carga a los mercados de la costa Este de Estados Unidos (EE.UU.), que es a donde se dirige la mayoría de la carga que atraviesa el Canal de Panamá, pero en este momento solo dos puertos en ese país están aptos para ofrecer este tipo de servicio.

Domínguez explicó que en el mercado internacional de transporte de carga la tendencia es utilizar barcos más grandes para reducir el costo de los fletes y ofrecer un mejor servicio a sus clientes, un contexto en el cual el nuevo esquema de tarifas de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) se muestra competitiva e innovadora, además de reflejar la disposición de esa entidad de escuchar las sugerencias de la industria marítima mundial, por lo que se espera que entre a regir a partir de 1 de abril de 2016 cuando entre en operación la ampliación de vía acuática.

Aunque aclaró que los panameños deben comprender que la apertura del tercer juego de esclusas no implica que las navieras internacionales comenzarán a utilizarlo de manera inmediata, ya que esto no solo depende de las facilidades que ofrece Panamá, sino también de los avances de las expansiones portuarias que se adelantan en la costa Este de EE.UU.

En este sentido Domínguez aclaró que en este momento solo dos puertos de la costa Este estadounidense están en condiciones de recibir barcos capaces de transportar de 14.000 contenedores (TEUs), debido a que la crisis económica que vivió EE.UU. desde 2008 generó un retraso en los trabajos de ampliación y dragado de muchos puertos, por lo que es difícil predecir si esas obras culminarán a tiempo para poder recibir un incremento de carga a través del Canal ampliado.

Sin embargo, el alto ejecutivo de Maersk Line aclaró que la noticia positiva es que el Canal ampliado no solo servirá para incrementar el tránsito de buques portacontenedores,  sino también de naves que mueven otro tipo de mercancías.

En este sentido recordó que Japón ha mostrado gran interés de importar gas natural de Trinidad y Tobago, mientras Chile quiere exportar cobre a la costa Este de EE.UU. y los productores de granos estadounidenses desean exportar sus productos a los grandes mercados de América Latina, un tráfico de mercancías en donde  el Canal de Panamá jugará, sin duda, un papel fundamental.

Domínguez también destacó la necesidad de desarrollar facilidades para ofrecer servicios logísticos en la costa del Pacífico, pero aun cuando se ha señalado la necesidad de establecer un puerto o un parque logístico en el sector de Corozal, todavía este tema no se ha definido y el país requiere este tipo de facilidades para darle valor agregado a la carga que atraviesa el Canal en lugar de únicamente verla pasar.          

Es importante destacar que la ACP ha adelantado un programa de acercamiento con diversos puertos de EE.UU. con el objetivo de sacar el mayor beneficio posible a la ampliación del Canal, siendo un ejemplo de este esfuerzo el convenio firmado por el administrador del Canal de Panamá, Jorge Luis Quijano, y el director ejecutivo del puerto de Lake Charles, William J. Rase ,durante un recorrido por la terminal portuaria ubicada en el Golfo de México, una de las rutas principales a las que sirve la vía interoceánica.

El acuerdo contempla la cooperación en actividades conjuntas de mercadeo, intercambio de información, estudios de mercado, modernización y mejoras, capacitación e intercambio tecnológico.

Las dimensiones del Canal ampliado permitirán atraer hacia la ruta por Panamá el mercado de los buques de GNL, por lo que desde ya estamos desarrollando acciones para promover el uso de las nuevas esclusas por esta industria, indicó el administrador Quijano.

Pero para Carlos Urriola, vicepresidente ejecutivo de Manzanillo International Terminal (MIT), uno de los principales puertos del Atlántico panameño, las inversiones portuarias que se registran en las regiones del Caribe y el Golfo de México, que incluyen a EE.UU., Cuba, México, Colombia, Jamaica y República Dominicana, evidencian el interés de esos países por sacar provecho a los beneficios que ofrecerá la ampliación del Canal en materia de trasbordo de mercancías, algo para lo que los panameños no nos hemos preparado lo suficiente.

Un criterio que es compartido por Carlos Ernesto González De La Lastra, ex presidente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (Apede), para quien otros países de la región se están preparando más rápido que Panamá para aprovechar los beneficios que traerá consigo la ampliación del Canal.

Ante esta situación el rector de la Universidad del Caribe, Rodolfo Sabonje, ha advertido la necesidad de planificar una estrategia de desarrollo portuario y logístico que responda a los nuevos escenarios, que incluyen la aparición de nuevas tendencias como la reubicación de plantas productivas en México, cerca de los mercados de consumo de EE.UU.  y el surgimiento de nuevos actores como Cuba, país que con la normalización de sus relaciones diplomáticas y económicas con EE.UU. podría convertirse en un jugador importante en el trasbordo de carga al momento en que entre en operación el Canal ampliado.

Sabonje coincide con Domínguez en la necesidad de que Panamá desarrolle nuevas facilidades portuarias en la costa del Pacífico, a lo que agrega la necesidad de ampliar las existentes en el Atlántico, ya que, a su juicio, las instalaciones portuarias con que cuenta el país actualmente no podrán responder satisfactoriamente a la demanda que generará el Canal ampliado. 

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL