BHN creará fideicomiso de $10 millones

BHN creará fideicomiso de $10 millones

La entidad pública está reformulando sus políticas para incluir a sectores marginados en su cartera de clientes

BHN

Una de las tareas más difíciles que afronta toda persona que acepta dirigir una entidad pública como el Banco Hipotecario Nacional (BHN), orientado al fomento de la vivienda de interés social, es redefinir su estrategia, mejorar su operación y establecer nuevas metas, así lo reconoce Ramón Hernández, su gerente general, al explicar a Capital Financiero que entre sus objetivos destaca la necesidad de financiar la construcción de viviendas de interés social en el interior del país, en asociación con el sector privado.

Hernández dijo que la entidad cuenta con una cartera de préstamos propia de $5 millones anuales, a la cual se le suma una cartera que está compuesta por personas que han accedido a los programas de vivienda que desarrolla el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot), que el próximo año podría ascender fácilmente a $100 millones, debido que a la fecha se han realizado varias licitaciones para la construcción de más de 25.000 viviendas a nivel nacional.

No obstante, el BHN espera establecer una cartera de inversión de $10 millones para financiar a promotoras inmobiliarias privadas interesadas en construir proyectos habitacionales que se ejecutarían en tierras de su propiedad, siempre y cuando el precio de venta final de las viviendas se ubique entre $50.000 y $100.000, es decir, que se ubiquen dentro del rango de viviendas de interés social. 

Hernández explicó que para concretar esta iniciativa el BHN está contemplando la posibilidad de establecer un fondo fiduciario que otorgaría los préstamos interinos a las empresas bajo ciertos requisitos y garantías, pero con un interés blando, de forma que el capital no solo se mantenga, sino que, además pueda crecer a lo largo del tiempo.

Indicó que estos proyectos se desarrollarían principalmente en Panamá Oeste, Colón y en las provincias del Interior del país porque el valor de la tierra incide significativamente en el precio final de las viviendas, lo que dificulta la posibilidad de incorporar los terrenos del BHN en la ciudad capital a este programa.

Nuestro programa piloto va a ser en un municipio en el que se registró la ocupación de un terreno privado, y nosotros vamos a actuar como fiduciario entre el dueño de la tierra, el municipio y los ocupantes de forma que el propietario pueda recibir el pago de su finca y los ocupantes reciban una urbanización bien estructurada, enfatizó. 

Al ser consultado sobre esta iniciativa el presidente de Consejo Nacional de Promotores de Vivienda (Convivienda), Miguel De Janón, dijo no tener conocimiento de la misma por lo que se abstuvo de hacer mayores comentarios hasta no conocer  en detalle el proyecto. Sin embargo, advirtió que todo proyecto del BHN que cumpla con el objetivo primario de esa entidad, que es facilitar el financiamiento de una vivienda a las personas de bajos recursos, tendrá todo el apoyo del sector privado.

No obstante, una fuente del sector privado que solicitó reserva de su nombre advirtió que aun cuando el proyecto del BHN de otorgar préstamos interinos a las empresas inmobiliarias a través de un fideicomiso puede parecer positivo, hay que tener presente que esa entidad no tiene experiencia en el manejo de esta figura, lo que puede generar graves perjuicios para su patrimonio.

Agregó que la principal función del BHN es financiar viviendas a personas de bajos recursos y no dar préstamos a las desarrolladoras inmobiliarias. 

Nuevos clientes

Hernández explicó que en la actualidad el BHN ofrece préstamos hipotecarios por un monto de hasta $170.000 para la compra de viviendas nuevas, vivienda de segunda y compra de saldos, a todos los panameños sin ningún tipo de distinción, lo que incluye especialmente a aquellos sectores que la banca privada no atiende como son las personas discapacitadas, los trabajadores informales y los microempresarios (Ver recuadro: Políticas crediticias).

Destacó que las personas con discapacidad representan el 2% de la población laboral, y a pesar de ello no están siendo atendida en las instituciones financieras debidamente, y como ejemplo de esta realidad mencionó que en la banca privada no hay traductores para personas con dificultades auditivas o documentos impresos en el sistema Braille para personas invidentes, por lo que la atención que ofrecerá el BHN  busca atender sus necesidades especiales y al mismo tiempo ofrecerles mejores opciones de préstamos hipotecarios a este sector, que aspira contar con una vivienda propia y mejorar su entorno familiar y social.

Para el economista Miguel Ramos, la iniciativa del BHN de otorgar préstamos a personas que padecen diversos tipos de discapacidades y a los trabajadores informales, sin duda, puede marcas una diferencia significativa respecto a la banca privada e incluso a las entidades financieras estatales, las que no prestan atención a las necesidades de estos sectores de la población.

Ramos recordó que de acuerdo con las estadísticas del mercado laboral de la Contraloría General de la Republica, el empleo informal no agrícola cubre actualmente al 39,9% de la Población Económicamente Activa (PEA) y lo más curioso es que de los 575.475 trabajadores informales, 109.165 laboran en empresas formales, lo que significa que este es un mercado significativo que no está siendo atendido debidamente por la banca privada. 

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia