BID Lab ha invertido $35 millones en apoyo a la innovación panameña

BID Lab ha invertido $35 millones en apoyo a la innovación panameña
Los recursos han impulsado proyectos inclusivos que aportan soluciones| Archivo

Primero como Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin) del Grupo Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y ahora bajo la nueva marca BID Lab, ha apoyado el desarrollo de proyectos innovadores en Panamá.

La certeza de un camino por delante, acompañaron la reciente presentación de BID Lab ante instituciones, emprendedores e inversionistas panameños, quienes saben cómo una idea puede transformar el mundo.

El Fomin inició su larga andadura en el país en 1993, definido como “el principal proveedor de asistencia técnica para el sector privado en América Latina y el Caribe”.

En 2018 se realiza el cambio de marca y Fomin se transforma en BID Lab, Laboratorio de Innovación del Grupo BID cuya filosofía es movilizar “financiamiento, conocimiento y conexiones para catalizar innovación para la inclusión en América Latina y el Caribe”.

Griselda Soto, especialista del BID Lab en Nicaragua y Panamá, y quien presta apoyo al equipo de BID Lab liderado en el país por Nicole Orillac, explicó a Capital Financiero que entre 1993 y 2018, el organismo ha aportado $35 millones, recursos a los cuales hay que sumar el porcentaje de contrapartida que se le solicita a las organizaciones socias, en la actualidad el 50%. Es decir, entre ambos aportes se puede hablar de  $70 millones.

Todo comienza con “una idea interesante, innovadora y alineada con nuestros pilares estratégicos. El socio panameño ejecuta y pone su aporte al igual que nosotros”, afirmó Soto.

Incluso, en los casos de grupos vulnerables, el BID Lab puede destinar el 60% del valor del proyecto.

En este programa el BID ha trabajado con la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), en la atención de los pequeños productores de café que viven en la cuenca; al igual que con la Fundación Natura, Nutrihogar, Mar Viva, la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP) y la Cámara Panameña de Tecnologías de Información, Innovación y Telecomunicaciones (Capatec), entre otros.

En la actualidad, en Panamá, hay dos proyectos próximos a entrar en cartera: Uno orientado a la promoción del cine latinoamericano  y otro  con Google para incentivar el aprendizaje de nuevas tecnologías.

Irene Arias Hofman, CEO de BID Lab para la región, explicó que en tres años, América Latina y el Caribe pasó  de cinco  a 18 unicornios, es decir, empresas emergentes y de base tecnológica que logran captar la atención de los inversionistas y en poco tiempo logran recursos.

Estas cifras le indican a la experta que la región se está situando en el mapa global en cuanto a capital emprendedor y casos de éxito.

De acuerdo con la Asociación para la Inversión de Capital Privado en América Latina (Lavca, por sus siglas en inglés), en el 2018 Brasil lideraba estos mercados (55.9%), seguido de México (20.5%), Chile (10.6%), Colombia y Argentina (4.1%) y Perú (2.4%).

La especialista indicó que Panamá, también se puede incorporar a este mapa desde sus potencialidades.

BID Lab maneja un capital propio de $85 millones al año para proyectos en la región.

Arias Hofman indicó que en la actualidad la innovación mira mucho hacia la innovación financiera, la inclusión social (educación y salud) y el sector agroindustrial y en esta etapa BID Lab quieren abrirse a esos actores que están solucionando problemas reales, con intervenciones ágiles, de corto plazo y efectos duraderos.

Felipe Echandi, CEO y cofundador de Cuanto; Nélida Gómez, cofundadora de Wisy y Ferrán Galindo, co-fundador de Miroculus, emprendedores panameños que han obtenido financiamiento en el exterior, compartieron sus visiones durante el lanzamiento de BID Lab y coincidieron que existe talento, pero es necesario apoyar el ecosistema.

Víctor Sánchez Urrutia, director de Innovación Empresarial de la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt), afirmó que Panamá está dando sus primeros pasos en el tema de  innovación, “pero nunca estoy satisfecho; debemos seguir probando nuevas maneras de apoyar la creatividad y el conocimiento en el país”.

Lo que hace poderoso y rico a un país es crear alrededor de esas ventajas toda una serie de empresas y de cadenas de valor relacionadas con el conocimiento y la innovación”, sostuvo Sánchez.

Fernando de León de Alba, director ejecutivo por Panamá ante el BID, considera al BID Lab  la ventana más importante de la institución, “porque acompaña el emprendimiento y las ideas para convertirlas en proyectos escalables.  Sabe que hay muchas personas “allá afuera con ideas novedosas, que pueden mejorar la calidad de vida de la sociedad”. 

Violeta Villar Liste
violeta.villar@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias