BID: Panamá tiene la mayor tasa de reemplazo conjunta de pensiones

BID: Panamá tiene la mayor tasa de reemplazo conjunta de pensiones
Presente y futuro de las pensiones en América Latina y el Caribe, es un nuevo estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que analiza la realidad de la regiónl Archivo

La tasa de reemplazo media en los sistemas de beneficio definido en América Latina y el Caribe es del 64,7 %, es decir, el trabajador promedio en el escenario base pasa de un ingreso laboral de 100 a un ingreso pensional de 64,7 al jubilarse.

Esta conclusión está contenida en Presente y futuro de las pensiones en América Latina y el Caribe, un nuevo estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en el cual se radiografían los sistemas de pensiones de 27 países.

BID observa que en la región hay tres países con sistemas mixtos (Panamá, Costa Rica y Uruguay), “que combinan componentes de beneficio definido y de contribución definida.

La tasa de reemplazo media en estos sistemas es del 80 %, y es Panamá el país que ofrece una tasa de reemplazo conjunta cercana al 90 %”.

En los sistemas mixtos, detallan, la mayor parte de la pensión está determinada por el componente de beneficio definido (78 % en Panamá, 75 % en Costa Rica y 49 % en Uruguay).

 

La seguridad social en Panamá tiene un esquema mixto | Cortesía Estudio BID

El organismo define el Beneficio Definido (BD) como los sistemas en los cuales “el nivel de la pensión está determinado por un cálculo basado en la historia de las contribuciones del trabajador”.

En la Contribución Definida (CD) “la pensión se determina por el valor de los activos acumulados por un individuo durante su vida laboral. Los beneficios pueden ser retirados de una sola vez, en retiros programados, o comprando una anualidad que proporciona un ingreso mensual hasta el final de la vida del individuo”.

La llamada Tasa de Reemplazo (TR), de acuerdo con el BID, “relaciona el nivel de la pensión con el nivel de ingreso (laboral) de los individuos antes de pensionarse. Este indicador tiende a emplearse para evaluar si el beneficio es adecuado para suavizar el consumo del individuo en su etapa pasiva con respecto a su nivel de vida en la etapa activa”.

En general, el BID recuerda que la seguridad social en Panamá tiene un esquema mixto, con dos regímenes principales: beneficio definido (BD) y otro de contribución definida (CD).

“El régimen BD otorga pensiones a los trabajadores que al cumplir 62 (hombres) y 57 (mujeres) años cuenten con al menos 240 meses de contribuciones (20 años)”.

Resaltan el esquema de pensiones no contributivas para adultos mayores de 65 años que perciban bajos ingresos y no cuenten con ningún tipo de pensión, conocido como 120 a los 65.

El BID, al analizar la situación de la región, señala que la tasa de reemplazo “es mayor que el promedio en países de la Ocde. Sin embargo, existe una gran variación entre las promesas que hacen los países en sus sistemas de beneficio definido”.

El estudio observa algunas distorsiones que ponen en duda “la integralidad del carácter redistributivo en estos sistemas”.

En Argentina, Barbados, Bolivia, Brasil (edad y tiempo), Jamaica, Perú (BD) y Venezuela, observan, los subsidios bajan conforme incrementa el salario.

En un tercer grupo de países que incluye a Panamá (BD), Antigua y Barbuda, Belice, Ecuador, Guatemala, Guyana, Honduras, Trinidad y Tobago y Uruguay (BD), “los subsidios incrementan con el ingreso y luego bajan”.

En general, el BID advierte que “los sistemas de pensiones de América Latina y el Caribe no están preparados para el escenario de rápido envejecimiento poblacional que enfrenta la región, donde se espera que, para 2050, una de cada cinco personas sea mayor de 65 años”.

“En América Latina y el Caribe, son los trabajadores de mayores ingresos quienes, por lo general, contribuyen más años. Por eso, se acaba proporcionando pensiones altas a los trabajadores de mayores ingresos, a veces dejando sin pensión a los de bajos ingresos que no hicieron los aportes necesarios”, señala Mariano Bosch, especialista principal de la División de Mercados Laborales del BID, citado en comunicado de prensa del organismo.

“En ausencia de cambios en el diseño de beneficios, las presiones demográficas harán que los sistemas sean cada vez más generosos con el individuo, pero más costosos para el Estado”, señala Bosch.

Carmen Pagés, jefa de la División de Mercados Laborales del BID, reflexiona que el documento “hace un llamado a asegurar la sostenibilidad social y fiscal de los sistemas de pensiones. Existe el mito de que América Latina y el Caribe es una región joven, pero la realidad es que está envejeciendo mucho más rápido que el resto del mundo”.

Violeta Villar Liste
[email protected]
Capital Financiero

 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com