Bill Gates duplicará inversión en energía renovable

El señor Gates instó a los gobiernos a desviar más recursos de la subvención de energías renovables hacia la investigación básica.

8N5A2435-cropped web

Bill Gates planea duplicar su inversión personal en innovadoras tecnologías verdes a $2.000 millones durante los próximos cinco años en un intento de doblar la curva en la lucha contra el cambio climático.

El multimillonario filántropo dijo que ya había invertido alrededor de $1.000 millones en decenas de empresas en sus fases iniciales incluyendo algunas que se especializan en almacenamiento de energía en baterías, energía nuclear de nueva generación y geoingeniería con la esperanza de que desarrollaran tecnologías de punta.

El señor Gates listado en la revista Forbes como la persona más rica del mundo con un patrimonio neto de casi $80.000 millones declaró que había invertido directamente en unas 15 empresas e indirectamente en otras 30, a través de fondos de capital de riesgo, Khosla Ventures y Kleiner Perkins. En los próximos cinco años, hay una buena probabilidad de que eso se duplique, afirmó durante una entrevista con el Financial Times.

El cofundador de Microsoft declaró que era fantástico que la Organización de Naciones Unidas (ONU), los gobiernos nacionales, y los defensores del medio ambiente hubieran aumentado el nivel de conciencia acerca del cambio climático y de que estuvieran tomando medidas para contrarrestarlo. Sin embargo, él argumentó que las tecnologías actuales sólo podrían reducir las emisiones globales de dióxido de carbono a un costo económico más que astronómico. El señor Gates agregó que la única manera de alcanzar el escenario inmensamente positivo es a través de una gran innovación. La innovación realmente dobla la curva.

El señor Gates instó a los gobiernos a desviar más recursos de la subvención de energías renovables hacia la investigación básica. En la actualidad, los subsidios gubernamentales han aumentado a más de $100.000 millones, con sólo $6.000 millones al año invertidos en investigación y desarrollo (I+D) de energía renovable, añadió.

Rechazando el llamamiento de grupos de campañas ambientales para que los accionistas se deshicieran de sus participaciones en compañías de petróleo y gas con el argumento de que esto tendrá poco impacto él instó más bien a realizar inversiones de alto riesgo en las nuevas tecnologías.

l afirmó que, en su forma actual, las energías renovables estaban lejos de ser capaces de capturar el crecimiento proyectado en el uso de energía para 2030. El señor Gates citó la energía solar como ejemplo: La energía solar sólo se produce durante el día, la energía solar sólo funciona mejor en lugares donde hace calor. No tenemos redes eléctricas perfectas. No tenemos almacenamiento.

No existe una tecnología de baterías que esté ni siquiera cerca de permitirnos almacenar toda nuestra energía de fuentes renovables. La energía es una cuestión de fiabilidad. Tenemos que conseguir algo que funcione de forma fiable.

Otro problema ha sido que numerosos proveedores de energía no han tenido los incentivos adecuados para correr riesgos y desarrollar nuevas tecnologías, de la misma manera como los ha tenido, por ejemplo, la industria farmacéutica. Se supone que proporcionen energía a un costo determinado. ¿Se les recompensaría si lograran un importante avance tecnológico? No mucho.

Por lo tanto, los gobiernos debieran gastar decenas de miles de millones de dólares en la I+D de energías renovables durante los próximos años, el triple de los niveles actuales, para identificar fuentes confiables de energía cero carbono que puedan explotarse a escala, declaró el señor Gates.

Debido al hecho de que hay tanta incertidumbre y tantos caminos diferentes, debiera ser como el Proyecto Manhattan y el Programa Apolo, en el sentido de que el gobierno debiera dedicar una enorme cantidad de I+D.

Entre las tecnologías que el señor Gates consideró más prometedoras se encuentra el reciclaje nuclear, en el cual ha invertido varios cientos de millones de dólares. Su mayor inversión individual fue en una empresa con sede en Estados Unidos llamada TerraPower.

Los reactores de TerraPower no funcionarían con uranio enriquecido el utilizado por los reactores tradicionales sino con uranio empobrecido, los residuos provenientes de las plantas actuales.

El uranio empobrecido está ampliamente disponible como materia prima para ser convertido en energía. Las plantas que utilizan este combustible gastado, conocidas como Travelling Wave Reactors (reactores de onda viajera) pudieran representar una solución a cómo deshacerse de los residuos nucleares. Se necesita una pequeña cantidad de uranio enriquecido para ayudar a comenzar el proceso, pero funcionarían con los residuos, generando y consumiendo su propio suministro.

En teoría, pudieran funcionar durante décadas sin ser recargados, convirtiéndolos en una alternativa más barata y más segura que los reactores existentes.

Otro candidato prometedor es la energía química solar. El señor Gates hizo referencia a la labor realizada por el profesor Nate Lewis en el California Institute of Technology, quien ha estado desarrollando una forma de fotosíntesis artificial basada en el proceso químico de las hojas. Esto pudiera conducir a la creación de dispositivos que aprovechan la luz solar para dividir el agua en combustible de hidrógeno.

La energía eólica de gran altitud fue la tercera tecnología potencial y la más exótica de todas. Esta tecnología aprovecharía la energía cinética de los cometas, kytoons o globos cometa e incluso la de turbinas voladoras, atadas al suelo por un sistema de cables y correas de sujeción. Esto aprovecharía la energía de la corriente en chorro que rodea el planeta a alturas de 20.000 pies.

Por último, existe una empresa que el señor Gates ha financiado, llamada Carbon Engineering, que toma el aire que respiramos y extrae el dióxido de carbono de él, una alternativa a la captura y almacenamiento de carbono, mediante la cual se separa el gas de las emisiones de la central eléctrica y se almacena bajo tierra.

El señor Gates comparó la búsqueda de tecnologías renovables con los comienzos de la industria tecnológica: Si yo te hubiera hablado sobre el software a finales de 1970, te hubiera dicho: Escúchame, alguien va a ganar mucho dinero. Si hubieras escogido Microsoft, Apple o Google, hubieras ganado mucho dinero.

Christopher Adams y John Thornhill
Financial Times

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL