Boris Johnson no pedirá aplazamiento para el Brexit

Boris Johnson no pedirá aplazamiento para el Brexit
El primer ministro británico Boris Johnson abandona el Mercado de Mariscos de Peterhead, Escocia, el 6 de septiembre de 2019| Cortesía

El primer ministro, Boris Johnson, se mantiene fiel a su plan para el Brexit y no intentará retrasar la salida de Reino Unido de la UE en la cumbre que se celebrará el próximo mes, dijeron el domingo dos de sus ministros tras la dimisión producida en su Gobierno.

Después de la inesperada dimisión el sábado de la ministra de Trabajo y Pensiones, Amber Rudd, por discrepancias con la política del Brexit de Johnson, dos ministros dijeron que Johnson estaba decidido a “seguir con el plan” de abandonar la Unión Europea el 31 de octubre, con o sin acuerdo.

“No hay indicios de un acuerdo. No se están celebrando negociaciones formales”, dijo Amber Rudd.

Amber Rudd, ex secretaria británica de Estado para Trabajo y Pensiones.

“Lo que sabemos es que Angela Merkel y la UE han dicho ‘dadnos vuestra propuesta’ y no les hemos dado una propuesta”, dijo a la BBC.

La determinación de Johnson de abandonar la UE en esa fecha límite se ha visto muy afectada por los acontecimientos de los últimos días, que han provocado criticas que lo consideran un tirano y han profundizado en la incertidumbre sobre cómo se llevará a cabo el resultado del referéndum de 2016 de abandonar la UE.

Johnson ha perdido su mayoría conservadora en el Parlamento, ha expulsado a los 21 diputados “rebeldes” del partido y no ha logrado que se convoquen nuevas elecciones. Además, su propio hermano renunció, argumentando que estaba dividido entre la lealtad familiar y el interés nacional.

La dimisión del sábado de Amber Rudd como ministra de Trabajo y Pensiones, causada por lo que ella describió como el énfasis desproporcionado del Gobierno en prepararse para un Brexit sin acuerdo, ha acentuado el sentimiento de crisis.

El domingo, Rudd negó que estuviera acusando al Gobierno de mentir sobre sus esfuerzos por negociar el acuerdo sobre el Brexit y dijo que sólo estaba denunciando lo que había visto.

Dominic Raab, secretario del Exterior de Gran Bretaña, afuera de la residencia oficial del Primer Ministro en Downing Street.

Sin embargo, el ministro de Asuntos Exteriores, Dominic Raab, negó esta idea, describiendo las “intensas negociaciones” en curso con Bruselas, y enfatizó que el Gobierno de Johnson no se vería desviado de lo que algunos describen como una estrategia dura sobre el Brexit.

Tanto él como el ministro de finanzas, Sajid Javid, también contradijeron a los funcionarios de la UE que dijeron que Gran Bretaña aún no ha presentado nuevas sugerencias para cambios en el Acuerdo de Retirada acordado por la predecesora de Johnson, Theresa May.

Johnson, dijo que Javid, irá a una cumbre de la UE el 17 y 18 de octubre para tratar de asegurar el nuevo acuerdo. May falló en tres intentos de ratificar su acuerdo en el parlamento, donde muchos legisladores se opusieron al llamado respaldo de Irlanda del Norte.

Las opciones de Johnson, todas extremas, incluyen desde desobedecer la ley, lo que podría implicar que termine ante un tribunal o incluso en prisión, hasta renunciar al cargo.

Se espera que el lunes intente de nuevo convocar a elecciones, pero la oposición ha dicho que bloqueará ese nuevo intento. Los legisladores opositores quieren aplazar las elecciones hasta que Gran Bretaña haya conseguido un aplazamiento del Brexit más allá del 31 de octubre, para evitar que el país pueda abandonar el bloque sin acordar los términos antes.

¿Qué quieren?

Canciller de Francia, Jean-Yves Le Drian en el Palacio de Itamaraty, Brasilia, Brasil

Pero Francia dijo que Gran Bretaña no decía lo que quería, y el ministro francés de Relaciones Exteriores, Jean-Yves Le Drian, dijo que, tal como estaban las cosas, no se otorgaría una extensión incluso si Gran Bretaña solicitara una el próximo mes.

“Es muy preocupante. Los británicos deben decirnos lo que quieren”, dijo Le Drian a la radio Europa 1.

El primer ministro irlandés, Leo Varadkar, dijo que si se llegara a un acuerdo entre Gran Bretaña y el resto de la UE, probablemente sucedería en la cumbre de octubre y no en una reunión con Johnson el lunes.

Se espera que la reina Isabel lo firme el lunes, pero Johnson dijo el viernes que preferiría estar “muerto en una zanja” que solicitar tal demora, algo que según los partidos de la oposición podría significar que el primer ministro británico viola la ley.

Leo Varadkar, primer ministro de Irlanda

Raab dijo que el gobierno examinará el proyecto de ley de demora Brexit “para probar al límite lo que realmente requiere legalmente”.

En cambio, Johnson quiere una nueva elección el 15 de octubre, pero los partidos de oposición, liderados por el Partido Laborista, dijeron que no podían confiar en que él cumpliría su palabra al celebrar la nueva votación antes de que Gran Bretaña abandone la UE.

“Hasta que no hayamos descartado un acuerdo fuera de la agenda, no puedo arriesgarme, con Boris Johnson en el poder, a que no lo imponga de alguna manera al país”, dijo a la BBC el jefe de política financiera de los laboristas, John McDonnell.

Para que no podamos llegar a un acuerdo fuera de la agenda, me gustaría una elección general y parte de eso sería decir que tengamos un (segundo) referéndum”.

La mayoría de los economistas cree que el llamado “Brexit duro” afectaría gravemente al comercio con la UE y sumiría a Gran Bretaña en una recesión.

Voz de América

Más informaciones

Comente la noticia