Brasil y México lideran aplicación de Basilea III

Panamá migra hacia estos principios de forma gradual

DSC03529 web

Brasil y México están a la vanguardia en la implementación de las guías del banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés) para la supervisión de bancos, conocida como Basilea III.

Esta es una de las conclusiones del Informe Especial Basilea III en Latinoamérica: Caminos y velocidades diferentes, producido por Fitch Ratings.

La adherencia a estos principios regulatorios varía en América Latina, sostiene la calificadora de riesgo.

El informe incluye a Panamá en un conjunto de países conformados por Argentina, Colombia, Chile, Perú y Uruguay, quienes están migrando hacia estos principios.

El resto de los países latinoamericanos monitoreados por Fitch continúa operando bajo marcos más antiguos.

Según el Informe Especial, Panamá cumple con Basilea I y parcialmente a implementado las guías de Basilea II. En el componente reglas de capital, el país ejecuta una implementación gradual hasta el año 2019, a la vez no registra implementación en la liquidez y en los bancos de importancia sistémica local (D-SIB, por sus siglas en inglés). En el índice de apalancamiento se ha propuesto un 3% a partir del 2016 y no registra implementaciones en los pilares II y III.

Respecto al capital regulatorio mínimo actual y esperado, Fitch señala que el apalancamiento de Panamá es 3% y patrimonio común va de 3,75% a 4,5% afines del período de implementación en 2019.

El capital total es de 8%, el Tier 1 (Capital primario) es de 5,25% a 6% a fines del período de implementación en 2019 y el retiro gradual de instrumentos legacy tendrá una aplicación gradual desde 2016 hasta 2019.

Panamá tiene reglamentado el nivel 1 de Basilea III, pero no está emitido, indica Fitch y añade  que los marcos de requerimientos de capital más robustos a lo largo de la región han fortalecido el sistema bancario y facilitado el camino hacia una penetración bancaria mayor. No obstante, las diferentes definiciones de capital regulatorio limitan la comparabilidad de las posiciones de capital entre los bancos de la región y, por ende, la capacidad de los inversionistas para comparar emisores. Hasta ahora, solo algunos bancos en Brasil y México han emitido títulos nuevos que cumplen con Basilea III.

El socio de la firma consultora BDO, Ernesto Bazán, indicó que los tres principales retos para los bancos que integran el Centro Bancario Internacional (CBI) de Panamá son: Adecuarse a la nueva Ley de Prevención de Lavado de Activos, Establecer una relación cercana con los bancos corresponsables para no afectar su transaccionalidad en las transferencias internacionales, y Adecuarse sus metodologías en gestión de riesgos a los nuevos estándares regulatorios, principalmente de Basilea III.

Por su parte, la calificadora de riesgo Equilibrium, en el  informe del CBI 2014 reconoce que la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP), desde el año 2013 ejecuta una serie de Acuerdos con el objetivo de reforzar la gestión de riesgo integral de los bancos de la plaza y para que alcancen los estándares observados en la sana práctica internacional de modo que progresivamente se aproximen a las recomendaciones de Basilea III, aun cuando se de parcialmente.

Fitch concluye que, a diferencia de Europa y, en cierta medida de Estados Unidos (EE.UU.), la mayoría de los reguladores bancarios de la región no han seguido las guías de Basilea III.

Considera que la expansión regional de los bancos en Latinoamérica y el nivel alto de participación de bancos extranjeros en estos mercados, los distintos enfoques regulatorios están creando condiciones de competencia desiguales para los bancos que operan en muchos países.

Añade que es posible que las subsidiarias de bancos extranjeros o regionales con actividades en países con marcos regulatorios menos avanzados se encuentren en desventaja frente a las entidades locales.

La calificadora señala que a pesar de los niveles de concentración significativos en casi todos los países de la región, la discusión sobre requerimientos adicionales para los bancos de importancia sistémica doméstica (D-SIB) sigue en segundo plano.

Solo Argentina, Brasil, Chile, Uruguay y Perú cuentan con algún tipo de marco implementado, y los cinco bancos más grandes de cada país de la región administran más de 70% de los activos bancarios, mientras que al menos 35 entidades administran más de 10% de los depósitos.

Los reguladores latinoamericanos se han enfocado más en la implementación de nuevas reglas de capital e índices de liquidez recomendados por Basilea III. Sin embargo, hasta el momento, las mejoras en los marcos regulatorios para permitir una regulación efectiva e independiente han recibido menos atención. Solo algunos pocos países latinoamericanos han hecho avances significativos en la transparencia y el gobierno corporativo tal como se recomienda bajo Basilea II o III, sostiene Fitch Ratings.

José Hilario Gómez
jgomez@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia