Breve historia de la RSE y la CVC

Breve historia de la RSE y la CVC

CVC es un modelo innovador, inteligente, sostenible y rentable de hacer negocios

Paper mill plant - Paper and cardboard for recycling

El movimiento moderno de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) se remonta al año 1948, con el Artículo 23 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, el cual reclamaba el derecho al trabajo, condiciones de trabajo favorables, igual remuneración por igual trabajo, y el derecho de los trabajadores a formar parte de los sindicatos.

Con las protestas sociales y los movimientos de activistas de los años 60 y 70, el concepto de comportamiento corporativo socialmente responsable empezó a tomar tracción.

En un artículo publicado en 1970 en la revista New York Times, el nobel de economía Milton Friedman encendió el debate sobre la obligación de los negocios de atender problemas sociales, asegurando que Los negocios tienen una y solamente una responsabilidad social, la cual es la utilización de sus recursos en actividades determinadas para aumentar las ganancias, siempre y cuando se mantenga dentro de las reglas del juego, lo que equivale a hacer negocios en abierta y libre competencia sin fraudes ni engaños.

La ola de privatizaciones, desregulaciones, fusiones y adquisiciones corporativas de los 80s, condujo a una explosión de activismo y de consciencia sobre RSE en los 90, a medida que la globalización y la tecnología de las comunicaciones aceleraban el flujo de capitales, de información y de personas entre fronteras. Grupos de interés (stakeholders) mucho mejor informados clientes, consumidores, empleados, accionistas, proveedores, legisladores, gobiernos, sociedad civil empezaron a exigir mayor transparencia y rendición de cuentas (accountability) por parte de los empleadores y corporaciones, premiando a las empresas que contribuían positivamente al bienestar social y ambiental, y castigando a las compañías que ignoraban u ocultaban las externalidades negativas de sus prácticas y modelos de negocios.

En las últimas dos décadas podemos apreciar la influencia que ha tenido el movimiento de la RSE al explorar el lenguaje que los negocios utilizan actualmente: Ciudadanos corporativos; sostenibilidad; ganancia triple o triple rentabilidad (económica, social y ecológica); GSA (gobierno corporativo-sociedad-ambiente); negocios inclusivos; mercadeo de causas sociales (CRM or Cause Related Marketing); cadenas de valor pro-pobres; modelos de negocios para la base de la pirámide (BOP); inversión social; inversión de impacto; emprendimiento social; empresa con propósito social; innovadores sociales; alianzas público-privadas; economía verde; impacto colectivo; ética corporativa; voluntariado corporativo. El léxico corporativo en materia de responsabilidad social está en constante cambio, redefiniéndose, evolucionando, y provocando nuevas ideas y prácticas de negocios.

¿Qué es la RSE?

Voy a utilizar la definición que nos brinda la profesora Jane Nelson, directora de la Iniciativa de RSE de la Escuela de Gobierno Kennedy de la Universidad de Harvard (Harvard Kennedy SchoolHKS), experta en el tema del rol de los negocios en la sociedad: La RSE abarca no solo lo que las compañías hacen con sus ganancias, sino también cómo esas empresas generan sus ganancias. RSE va mucho más allá de la filantropía, del cumplimiento y del gobierno corporativo, y se enfoca en cómo las empresas manejan su impacto social y ambiental, así como también sus relaciones en todas las esferas de influencia: El lugar de trabajo, el mercado, la cadena de valor, las comunidades, y las políticas públicas.

El surgimiento de la Creación de Valor Compartido

Los profesores Michael Porter y Mark Kramer introdujeron el concepto de Valor Compartido en su artículo titulado Creando Valor Compartido (Creating Shared Value), publicado en la revista Harvard Business Review a principios del 2011. Porter y Kramer definen Valor Compartido como el conjunto de políticas corporativas y prácticas de negocios que aumentan su competitividad al mismo tiempo que atienden y solucionan condiciones económicas, sociales y ambientales en las comunidades en las cuales éstas empresas operan y venden sus productos y servicios.

Porter y Kramer argumentan que todas las ganancias (profits) no son iguales. Las ganancias que Crean Valor Compartido (CVC) le permiten a la sociedad y a la empresa crecer mejor y más rápido. Porter y Kramer pronostican que la incorporación de temas sociales en la estrategia y en las operaciones de las empresas resultará en la mayor transformación en el pensamiento de la administración de empresas. Aseguran que los Modelos de Negocios de Valor Compartido (VC) representan nada menos que la (R)evolución del capitalismo.

En los tres años desde su publicación, el concepto de la Creación de Valor Compartido (CVC) ha ganado credibilidad, legitimidad y momentum como una nueva manera de hacer negocios. Empresas líderes a nivel global -como Nestlé, Coca-Cola, Intel, Unilever, HP, Western Union- y también a nivel local -como Empresas Bern y Banco Delta- han implementado exitosamente el concepto. Los modelos y el lenguaje de VC se han diseminado muy rápidamente, mucho más allá del sector privado, impactando a los gobiernos, las organizaciones sin fines de lucro, la sociedad civil y el mundo académico.

La discusión sobre la diferenciación entre RSE y CVC puede ser muy polémica y cuestionable, y existe gran confusión y debate sobre el tema.

En una entrevista con el Dr. Michael Porter, durante nuestro entrenamiento como consultores certificados de la Iniciativa de Valor Compartido en Mayo del 2014,  explicó las siguientes diferencias entre RSE y CVC:

La RSE trata primordialmente de tomar y utilizar recursos de los negocios para invertir y ser buenos ciudadanos corporativos: Reciclando, donando fondos para causas sociales, reportando el impacto social y ambiental, e involucrando a los colaboradores en trabajos en las comunidades.

CVC se enfoca en cambiar como opera el corazón (core) del negocio -su estrategia, su gente, sus procedimientos e incentivos- con el objetivo de alcanzar resultados de triple rentabilidad.

La diferencia fundamental es que la RSE es acerca de hacer algo separado o aparte del negocio, mientras que la CVC es acerca de integrar impacto social y ambiental con el negocio, utilizando esa integración para generar valor económico.

Las empresas con visión de futuro desean ser parte de la solución para atacar y resolver los complejos problemas que enfrentan nuestras comunidades, nuestros países y nuestro planeta. Las compañías y sus colaboradores saben muy bien que la filantropía, las donaciones y el voluntariado, son muy importantes. Sin embargo, las empresas desean profundizar su involucramiento de manera tal que sus modelos estratégicos y operativos de hacer negocios mejoran el bienestar de las personas y el planeta, reducen o eliminan las externalidades negativas, y generan ganancias.

CVC es un modelo innovador, inteligente, sostenible y rentable de hacer negocios. 

Ariel Sanmartín Méndez
Estratega
asm@vision-asm.com

Más informaciones

Comente la noticia