Bruselas avisa a Trump de que se enfrentaría a represalias de $294,000 millones por su arancel a los vehículos

Bruselas avisa a Trump de que se enfrentaría a represalias de $294,000 millones por su arancel a los vehículos
La Comisión Europea, avisó a los Estados Unidos de posibles represalias si continúa con sus planes de aplicar aranceles punitivos en las importaciones de vehículos de la Unión Europea. | EFE | Focke Strangmann.

BRUSELAS, 2 de julio de 2018. (EUROPA PRESS) -La Comisión Europea ha advertido a Estados Unidos de que cumplir su amenaza de imponer un arancel a los vehículos importados de la Unión Europea provocaría la adopción de medidas en respuesta por parte de sus socios comerciales que afectarían a exportaciones estadounidenses por valor de hasta $294,000 millones.

Así se lo ha hecho saber a la administración de Donald Trump en un documento que ha remitido al Departamento de Comercio de Estados Unidos en el marco de la investigación en marcha sobre las importaciones de vehículos, furgonetas, camiones ligeros y componentes de automóviles.

En el texto, los servicios comunitarios defienden que no existe una “amenaza” sobre una industria automovilística norteamericana que es “sana”, al tiempo que han señalado que imponer un arancel del 25% tendría un impacto negativo sobre el PIB de Estados Unidos de unos $14,000 millones y no mejoraría la balanza por cuenta corriente estadounidense.

“Este impacto se agravaría significativamente por las probables contramedidas de los socios comerciales de Estados Unidos. Los últimos estudios, basándose en la experiencia de las investigaciones sobre acero y aluminio, estiman que exportaciones por valor de hasta $294,000 millones (que equivalen al 19% de todas las exportaciones de Estados Unidos en 2017) podrían estar sujetas a contramedidas en varios sectores de la economía norteamericana”, advierte Bruselas en el documento, enviado el pasado viernes.

Además, la Unión Europea ha subrayado que este arancel sería “contrario a las normas internacionales de comercio” porque “no hay excepciones en el Acuerdo General Sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT, por sus siglas en inglés) que justifiquen restricciones por parte de un país desarrollado para proteger a una industria doméstica de la competencia extranjera”.

En la misma línea, y al igual que defiende Bruselas en el caso de los aranceles al acero y aluminio, el texto remarca que las importaciones de automóviles y piezas de automóviles no suponen una amenaza para la seguridad nacional.

En cambio, Bruselas ha enfatizado que las firmas automovilísticas europeas “contribuyen significativamente al bienestar y empleo de Estados Unidos”. “Están bien integradas en la cadena de valor y exportan alrededor del 60% de los automóviles a terceros países, incluida la Unión Europea”, ha apuntado, para después añadir que suponen 120,000 empleos directos en plantas de fabricación y 420,000 puestos de trabajo en concesionarios.

“Las compañías de coches europeas impulsan la innovación a través de la investigación y desarrollan la fuerza de trabajo local. Más que suponer una amenaza para la seguridad nacional, son un agente para asegurar la estabilidad económica a largo plazo y la competitividad”, se defiende la UE.

En todo caso, el documento afirma que las importaciones de coches europeos en Estados Unidos son “estables”, están “en línea” con la producción norteamericana y responden a “señales de mercado”. Así mismo, destaca que el sector automovilístico europeo y el estadounidense están especializados en “diferentes segmentos de mercado”.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL