Buscan reactivar producción de palma aceitera

Se  adoptan medidas para proteger, estabilizar e incrementar su siembra

raíz de la caída de la industria bananera a finales de los años 90, el cultivo de la palma aceitera brindó un aporte importante a la  economía del distrito del Barú,  precursor de la siembra de este rubro y de su industrialización en Panamá.

Para sacarle el mayor provecho y beneficiar a los productores que se dedican a esta actividad, en la Asamblea Nacional de Diputados se encuentra en discusión el proyecto de  ley No. 392, por la cual se adoptan medidas para proteger, estabilizar e incrementar los sembradíos de este rubro en esta región de la provincia de Chiriquí.

Este proyecto de ley fue aprobado en primer debate en la Comisión de Asuntos Agropecuarios.

El diputado Carlos Motta, proponente del mismo, señaló que tenemos alrededor de 19.000 hectáreas de palma aceitera  sembradas en ese distrito, lo que genera unos  6.000 empleos  directos e indirectos, además de  la generación de impuestos al país.

Sin embargo,  Motta señaló que este sector en estos momentos está pasando por una crisis.

Los  bajos precios en el mercado y la afectación de la plaga flecha seca provocaron una merma en la producción.

Explicó que el proyecto de ley tiene como objetivos adoptar medidas fitosanitarias para proteger, sanear y recuperar los sembradíos de palma aceitera, afectados por la  enfermedad, con el propósito de mejorar la productividad, la competitividad y el desarrollo integral de las actividades en este sector.

Por su parte, el diputado Carlos Afú, manifestó que los productores de la región de Barú han logrado mantenerse a flote, pero la demora  en el  desmonte para la siembra, podría agravar  su situación.

En tanto, la ambientalista y vicealcaldesa del distrito de Panamá, Raisa Banfield, aseguró que el problema de la producción  no se resolverá exclusivamente con una legislación, ya que este cultivo podría derivar en la contaminación de otros rubros, por tratarse de una especie exótica.

Hay que apostar a la aplicación de la ciencia y la tecnología con el  fin de poder controlar situaciones que pueden poner  en riesgo la seguridad alimentaria de la provincia que  produce el 40% de los alimentos en el país, advirtió Banfield.

Mientras, que el presidente de la Cooperativa de Palmicultores de Chiriquí (Copachi R.L.), Eliécer Aparicio, indicó que la producción de palma aceitera en el distrito de Barú ha decrecido  un 50% en los últimos tres años.

Aparicio dijo que situaciones adversas como el ataque de la flecha seca, el bajo precio internacional del aceite, el vandalismo y el exceso de lluvia registrada en noviembre pasado, afectaron  la productividad, mermando la capacidad de pago de  los productores y de  las cooperativas que operan en Barú.

Indicó que por la falta de luminosidad a consecuencia de la lluvia, no se hna podido realizar los trabajos de campo para que haya producción, por lo que se prevé que en un futuro la actividad decrezca aún más.

En el distrito de Barú existen  unos 600 productores que mantienen  sembradas unas  18.000 hectáreas de palma aceitera, mientras que  unas cinco cooperativas también abastecen de materia prima a tres plantas extractoras, que se encuentran  en problemas por la falta de la materia prima, informó Aparicio.

Leoncio Vidal Berrío M.
lberrio@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia