Buscan regular manejo de la basura electrónica

Buscan regular manejo de la basura electrónica

Presentan anteproyecto de ley  que crea una Comisión coordinadora

heap of old electronic equipment to recycle

Los aparatos tecnológicos como las computadoras y los dispositivos móviles  son  parte indispensable de nuestro diario vivir, pero también se han convertido en un gran problema.

Para hacerle frente a este problema se ha elaborado un anteproyecto de ley que pretende crear  una Comisión coordinadora para la recolección y tratamiento de la  basura electrónica.

Alrededor del 70% de las toxinas que se desprenden de los vertederos de basura provienen de este tipo de desechos,  ocasionan daño a la salud y al medio ambiente por la utilización de elementos contaminantes en su fabricación como mercurio, plomo, cadmio y cromo.

La disposición de la basura, en términos generales,  es un problema que ha trascendido gobiernos, sin que ninguno haya tenido la voluntad y la habilidad para resolverlo. Se estima que cada persona en Panamá genera alrededor de 1,2 kilogramos de residuos diariamente.

En el único relleno existente en el país, el de Cerro Patacón, son dispuestas 2.000 toneladas al día de basura, de las cuales 1.000 toneladas son residuos sólidos domésticos provenientes del distrito de Panamá, mientras que 350 toneladas provienen del distrito de San Miguelito y 500 toneladas provienen  de las empresas privadas.

En Panamá, la composición de los residuos sólidos, según un estudio de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (Jica), es la siguiente: 45% desechos orgánicos, 26% papel y cartón, 12% plásticos, 8% vidrios, 5% metales y 4% otros.

Chatarra electrónica 

Entre los residuos electrónicos que generan el mayor volumen de basura en  Panamá figuran: Baterías, tarjetas electrónicas, computadoras de escritorio, computadoras portátiles, monitores, impresoras, videocámaras, DVD, juegos electrónicos, celulares y  microondas.

De acuerdo con la iniciativa legislativa, se deberá crear una Comisión coordinadora para la recolección y tratamiento de los desechos electrónicos, la que  estaría integrada por un representante del Ministerio de Salud, del Ministerio de Ambiente, un Diputado de la Asamblea Nacional, un representante del Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (Idaan), de la Secretaría Nacional de Descentralización Municipal,  de la Autoridad de Innovación Gubernamental  (AIG) de los clubes cívicos y del sector privado.

Los municipios serán responsables de organizar y supervisar que los desechos electrónicos  lleguen intactos a los vertederos y coordinarán con la administración de estos y  con las empresas recolectoras la aplicación del protocolo

La diputada Zulay Rodríguez, proponente del anteproyecto de ley, considera que es necesario que  en los vertederos de basura se habiliten centros de acopio de desechos electrónicos, previamente clasificados, para extraer los componentes que presentan peligro por su contenido tóxico para su tratamiento o reciclaje.

Detalló  que en la iniciativa legislativa se establece que la extracción de estas piezas tóxicas estará a cargo de un  personal calificado, que será designado por las empresas distribuidoras o la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP).

Peligro para la salud y el ambiente

La contaminación inicia en los vertederos cuando comienzan a descomponerse los componentes de los aparatos electrónicos mediante una serie de reacciones químicas. Los productos principales de la descomposición son los líquidos lixiviados y los gases.

Compuestos químicos como el policloruro de vinilo (PVC), plástico utilizado en artefactos electrónicos como aislante en cables y alambres. Los procesos de producción y desecho por incineración del PVC generan la liberación de dioxinas y furanos, químicos tóxicos, incluso a muy bajas concentraciones.

Tubos de rayos catódicos y mercurio, usados generalmente en monitores y televisores  de pantalla plana como dispositivo de iluminación y en pilas primarias,  pueden  causar daños al  sistema nervioso central, particularmente.

El cadmio, frecuentemente usado en las baterías recargables de las computadoras, celulares y en monitores puede acumularse en el medio ambiente afectando principalmente a  los riñones y huesos.

El níquel, es utilizado en baterías y  produce efectos sobre el sistema respiratorio, alergias, irritación en ojos, piel y es  un posible cancerígeno .

Los líquidos lixiviados se forman mediante el percolado de líquidos (por ejemplo, agua de lluvia) a través de sustancias en proceso de descomposición. El líquido, al fluir disuelve algunas sustancias y arrastra partículas con otros compuestos químicos.

Orlando Rivera
orriver22@hotmail.com

Más informaciones

Comente la noticia