CAF: Panamá hace grandes esfuerzos en modernización de su capital y sistema vial

CAF: Panamá hace grandes esfuerzos  en modernización de su capital y sistema vial
La ciudad de Panamá tiene el desafío de crecer como una ciudad inclusival Archivo

Panamá es una de las capitales de América Latina que ha iniciado la transformación de su sistema de transporte urbano, y en pocos años, cuenta con nuevos servicios, nueva institucionalidad, una planificación de largo plazo concertada, con los desafíos para la integración de sus modos de transporte y la sostenibilidad de sus sistemas que debe seguir atendiendo en el futuro”.

Esta visión es aportada por Lucía Meza, directora de Proyectos Región Norte de CAF-Banco de Desarrollo de América Latina, quien considera que un análisis de la dinámica actual de la ciudad, debe reconocer los esfuerzos de Panamá por atender su acelerado crecimiento en los últimos diez años, en particular “en el tema de la movilidad urbana”.

La Ciudad de Panamá, subrayó, está haciendo grandes esfuerzos en la modernización de su capital y sistema vial y continuaremos respaldando al país en la consecución de sus planes.

La experta documentó a Capital Financiero que desde CAF “creemos que es fundamental optar por un diseño de políticas e intervenciones integrales que generen una mayor inclusión social”.

La gran interrogante, cómo implementarlas de una manera eficiente, es una respuesta que en el caso de la entidad deriva de un trabajo previo y exitoso, “en otras ciudades en la región, un intercambio de conocimiento alcanzado gracias al respaldo que hemos brindado a nuestros países durante 50 años”.

Ejes de acción

Ciudad de Panamá, próxima a cumplir sus 500 años, para “apalancar la inclusión social y el desarrollo sostenible”, tiene la posibilidad, desde su potencial, de trabajar sobre varios ejes estratégicos.

Al respecto, planificación urbana, aumento de la accesibilidad a través del transporte público; promoción de la cohesión y la integración social desde el espacio público; fortalecimiento del capital humano a través de la educación y el desarrollo de capacidades.

Por otra parte, mejora de la calidad de vida a través de servicios básicos y de protección al medio ambiente; aumento en la capacidad de resiliencia ante desastres en zonas urbanas; fortalecimiento y creación de oportunidades productivas e inclusivas relacionadas con las dinámicas urbanas.

De igual modo, mejor desempeño de la logística urbana, vinculación de la ciudad a los servicios de hubs aeroportuarios y su planificación a futuro, fortalecimiento institucional a través de la optimización de las finanzas municipales y la entrega de servicios.

Meza considera que la urbanización, “bien gestionada, puede ser muy beneficiosa no solo para las propias ciudades sino también para el desempeño socioeconómico de los países”.

En este sentido, en el caso de Panamá y de cualquier otro espacio urbano, “el éxito de las intervenciones en las ciudades depende en gran medida de las instituciones y su capacidad de implementar políticas públicas eficientes que sigan procesos transparentes y participativos”.

La experta observa que ciudades como Panamá “son fuentes de innovación y crecimiento económico, ya que estimulan las economías de aglomeración, es decir, las economías que surgen por la proximidad o la intensidad y frecuencia con que se realizan los intercambios de bienes e ideas entre los agentes económicos”.

Destaca que una ciudad, si está bien administrada, en la medida que crece aumenta su productividad “y, por lo tanto, los salarios promedio”.

Ante la consulta de cuáles deben ser las prioridades o pilares de una agenda urbana con visión de futuro, reflexionó:

“Cuatro de las 20 ciudades del mundo con más de 10 millones de habitantes están en América Latina. Además, el 80% de los latinoamericanos habita en centros urbanos, cifra que nos convierte en la región en desarrollo más urbanizada del planeta.

Para plantearnos una agenda urbana con visión de futuro debemos entender que la urbanización de las ciudades latinoamericanas es una realidad que debe ser vista como una oportunidad para avanzar en la inclusión de las poblaciones más vulnerables y, a la vez, en el entendimiento de las urbes como foco productivo del sector privado”.

Entre los pilares destacan “promover el desarrollo de políticas y herramientas integradas y sincronizadas que favorezcan la inserción de ciudadanos y empresas en la nueva economía digital, así como acelerar inversiones en infraestructura que mejoren la movilidad y la logística”.

Está convencida que estas acciones “dirigidas en esas vertientes redundarán en beneficio de las economías urbanas e impactarán positivamente en la calidad de vida de sus pobladores, los ciudadanos”.

Comentó que CAF apoya a Panamá, y a otros países latinoamericanos, desde el programa Ciudades con Futuro.

“Esta iniciativa cubre diversos temas considerados prioritarios como el desarrollo urbano inclusivo, transformación productiva, medio ambiente, gestión pública, seguridad ciudadana, infraestructura, energía y tecnología”.

Otro aspecto relevante, destaca, es avanzar en la descentralización de competencias de servicios urbanos, la coordinación interinstitucional y la incorporación del sector privado en nuevas áreas para lograr cobertura, eficiencia, sostenibilidad y buenas prácticas en servicios públicos de calidad, con las mejores tendencias de tecnología e innovación.

En relación con la necesidad de avanzar desde el punto de vista de movilidad hacia una ciudad que integre sus sistemas masivos con propuestas más ecológicas y amigables con el entorno, recordó que al analizar la distribución modal en América Latina, “vemos que alrededor del 68% de las personas se mueven en transporte público o a través de modos activos”.

Pero, advirtió, cuando vemos la superficie vial que está dedicada exclusivamente para esta mayoría, vemos que no llega al 1%, en cambio, al analizar el espacio vial dedicado para mover el 32% de los usuarios de las vías, observamos una asignación del 99% del espacio, tendencia aplicable a Ciudad de Panamá.

El 75% del espacio público está ocupado por calles y lo ideal es re balancear la ecuación y generar espacios que generen bienestar social, recomendó.

Para atender las necesidades de movilidad que contemplen mejores prácticas medioambientales, prosiguió, se deben integrar soluciones diversificadas a la matriz de transporte.

Recordó que CAF ha apoyado los avances de la Ciudad de Panamá en esa vía “respaldando la construcción de la línea 1 del Metro, colaborando con el Ministerio de Ambiente en la recaudación de recursos verdes para diseñar e implementar el Sistema Integrado de Transporte (SIT), brindando asesoría, conocimiento y apoyo a la Dirección de Planificación de la Ciudad de Panamá”.

Considera que estas acciones están ayudando a la capital “en su transformación  hacia una ciudad más eficiente y ambientalmente sostenible”,  parte del desafío integral hacia el futuro.

Violeta Villar Liste
violeta.villar@capital.com.pa
Capital Financiero

 

Más informaciones

Comente la noticia