Caída de la demanda China augura precios bajos de los alimentos

Caída de la demanda China augura precios bajos de los alimentos

Los precios de los alimentos fueron casi 20% más bajos el año pasado

market web

Las enormes reservas chinas y el fortalecimiento del dólar probablemente impidan una recuperación importante de los precios de los alimentos en 2016, después de cuatro años de caídas en los mercados, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

En 2016, tendremos que observar a China con mucho cuidado, dijo Concepción Calpe, economista de la agencia. (Los chinos) están comprando mucho menos, y debido a que están comprando mucho menos, los precios están cayendo, señaló Calpe en una entrevista con The Wall Street Journal.

China es un gran comprador de todo tipo de commodities, desde el cobre a la soya. La debilidad de la demanda del sector industrial ha deprimido los precios de los metales, provocando un derrumbe de los precios de las materias primas.

No obstante, Beijing también ha acumulado grandes reservas de muchos alimentos importantes como parte de su política de seguridad alimentaria, explicó Calpe.

Las reservas de alimentos de China han crecido tanto que tiene menos necesidad de importar y podría vender inventarios en los mercados mundiales, lo que intensificaría la presión bajista sobre los precios.

Los inventarios en China son muy altos en este momento, señala Frank Rijkers, economista especializado en agricultura del banco holandés ABN Amro. El tamaño verdadero de las reservas es una suposición razonable dada la poca confiabilidad de los datos chinos, agrega.

Al igual que muchos otros commodities, los mercados de alimentos han estado bajo presión durante gran parte del último año. Los precios de los alimentos fueron casi 20% más bajos el año pasado respecto de 2014, conforme los mercados mundiales se vieron afectados por una sobreoferta de productos básicos como la carne y los lácteos en medio de la fortaleza del dólar y la menguante demanda global, indica la FAO.

El índice de precios de los alimentos de la FAO, una medición mensual de una canasta de alimentos que excluye artículos como el cacao y el café fue en promedio 19% menor que el nivel de 2014, con declives de 21% para el azúcar y de 15% para la carne y los cereales. Tan sólo en diciembre, el indicador retrocedió 1% frente al mes previo, según la agencia.

Los abundantes suministros ante una tímida demanda mundial y un dólar que se aprecia son la principal razón de la debilidad general que dominó los precios de los alimentos en 2015, apunta Abdolreza Abbassian, economista sénior de la FAO.

Un dólar más fuerte también ha provocado problemas para los países que importan alimentos. Los alimentos son más baratos en términos de dólares, pero las monedas de muchas economías emergentes, como Brasil, China, Rusia y Sudáfrica, se han devaluado pronunciadamente en el último año, lo que incrementado los precios de los comestibles en esos países.

Una desaceleración de la economía no significa que los consumidores coman menos pan u otros productos de primera necesidad, pero lleva a los países a depender más de las reservas de alimentos, lo que reduce las importaciones de trigo y aceite de cocina cuando sus propias divisas se debilitan, señaló Calpe.

Aun así, los precios de los alimentos permanecen relativamente altos en términos históricos y podrían revertir algunas de las recientes alzas en el segundo semestre de este año, debido a los conflictos en Medio Oriente y los patrones climáticos, dicen economistas.

Los precios se están corrigiendo lentamente después de dispararse en 2007 y 2008, dijo Calpe. Hemos visto (precios) que vuelven lentamente a los niveles pre crisis.

Los precios de los alimentos denominados en dólares podrían, sin embargo, cambiar de dirección ante las tensiones en Medio Oriente, que es un gran importador de alimentos, agregó Calpe. Egipto es el mayor comprador de trigo del mundo, al representar cerca de 7% de las importaciones globales, según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

Un factor más importante para que los precios vuelvan a subir podría ser el clima, dice Rijkers. El Niño, un fenómeno climático que causa condiciones inusualmente secas en algunas partes del mundo y húmedas en otras, podría resultar en una menor producción agrícola este año, afirma. 

Katherine Dunn
Dow Jones

Más informaciones

Comente la noticia