Caída de precios alienta fusiones entre gigantes agrícolas

Generan presión en el mercado de semillas transgénicas y químicos para eliminar maleza e insectos

A Syngenta AG sign stands in front of a field of soybeans with genetically modified strains outside of Campo Nueve, Paraguay, on Friday, Dec. 17, 2010. Soybeans have risen 30 percent this year amid concern the South American harvest will drop and as China's imports climb. Overall soybean production in five South American growers may decline 8 million to 10 million tons, according to Oil World. Photographer: Noah Friedman-Rudovsky/Bloomberg

Algunos de los mayores conglomerados agrícolas del mundo tratan de fusionarse después que un derrumbe en los precios de productos primarios que ya lleva tres años ha mermado sus ganancias. Se trataría de la primera sacudida del sector en al menos una década.

Syngenta AG negocia una posible unión con la filial agrícola de DuPont Co., según fuentes cercanas. DuPont, por su parte, también explora en forma separada un pacto alternativo de su negocio agrario con Dow Chemical Co., la cual evalúa la venta de su división de semillas y pesticidas, agregó una fuente familiarizada con la operación.

Las conversaciones están en una etapa preliminar y podrían no concluir con un acuerdo, dijeron las fuentes.

De todos modos, los rumores en torno a posibles acuerdos han cobrado fuerza desde que Monsanto Co. desistió en agosto de comprar Syngenta en una transacción valorada en hasta $46.000 millones, tras la negativa de la compañía suiza. El pacto habría creado el mayor proveedor mundial de semillas y pesticidas, pero ahora Monsanto podría tener que enfrentar competidores muy fortalecidos, si sus rivales logran fusionarse y ella no, advierten los analistas.

Las empresas ya han indicado en público su interés en consolidarse, aunque sin brindar muchos detalles. Edward Breen, quien asumió la presidencia ejecutiva de DuPont Co. de forma interina el 16 de octubre tras la partida de Ellen Kullman, reconoció la semana pasada que había estado en conversaciones con sus rivales.

Todos hablan con todos, dijo el presidente ejecutivo de Dow Chemical, Andrew Liveris, en una conferencia telefónica el mes pasado, cuando la compañía reveló que explora posibles acuerdos para su división de agricultura.

Los ingresos de los agricultores en Estados Unidos (EE.UU.) se encaminan a registrar su nivel más bajo en casi una década, lo que presiona las ganancias en el mercado global de semillas transgénicas y químicos para eliminar maleza e insectos. Los fabricantes también enfrentan desafíos crecientes como plagas que desarrollan resistencia a los productos más usados, además de un mayor escrutinio de los consumidores de las semillas y los químicos genéticamente modificados.

La evolución natural es juntarse, reducir costos, combinar las operaciones de investigación y desarrollo y obtener escala, manifestó Ari Gendason, vicepresidente de inversión corporativa de Continental Grain Co., un holding orientado a la agricultura que ha tenido en su portafolio acciones de productores de semillas. Si una (fusión) se concreta, vendrán otras.

Las negociaciones recientes se producen después de la presión de los inversionistas para mejorar los retornos. Trian Fund Management LP ha luchado por lograr cambios en DuPont, Third Point LLC ha hecho lo mismo en Dow Chemical, mientras que algunos accionistas de Syngenta formaron un grupo en octubre para protestar por el rechazo de la compañía a los avances de Monsanto. Syngenta, cuyo presidente ejecutivo renunció abruptamente el mes pasado después de rechazar un acuerdo con Monsanto, ha puesto en venta su filial de semillas de flores y hortalizas y está revisando otros negocios de semillas.

Un financiamiento barato, la presión competitiva para conseguir socios idóneos y otros factores han desatado un auge de los matrimonios entre empresas de todos los rubros y las fusiones y adquisiciones podrían batir todas las marcas en 2015.

Una serie de pactos multimillonarios a comienzos de la década pasada formaron el grupo de las seis grandes, que también incluye a las alemanas Bayer AG y BASF SE, que siguen dominando el negocio global de semillas y pesticidas. El último acuerdo importante tuvo lugar en 2007, cuando Monsanto compró la firma estadounidense de semillas de algodón Delta & Pine Land Co. por $1.500 millones, según la proveedora de datos Dealogic.

Los agricultores disfrutaban en ese momento de un período de prosperidad gracias en parte al aumento de la demanda proveniente de la expansión de las empresas ganaderas y de biocombustibles, que elevó drásticamente sus ingresos y les permitió a los fabricantes de semillas y pesticidas conseguir holgados márgenes para sus productos.

No obstante, tres años de cosechas récord rebasaron los graneros del mundo y presionaron los precios de los granos y las oleaginosas. El Departamento de Agricultura de EE.UU. prevé que los ingresos de los agricultores caigan 36% este año a su menor nivel desde 2006.

Una combinación de Syngenta con la filial agrícola de DuPont controlaría alrededor de 27% de las ventas globales de pesticidas, según Morgan Stanley. Los analistas señalan que la empresa combinada tendría probablemente que desprenderse del negocio de semillas de Syngenta en EE.UU. para satisfacer a los reguladores. DuPont ya controla 35% y 33% de los mercados de semillas de maíz y soya en EE.UU., respectivamente.

Syngenta mantendría su sede en Suiza como parte de cualquier acuerdo, afirmó una fuente cercana a las conversaciones.

Las operaciones agrícolas combinadas de DuPont y Dow Chemical acapararían en torno al 17% del mercado mundial de pesticidas, ocupando un tercer lugar muy cerca de Syngenta y Bayer, según Morgan Stanley. Es posible que la división de semillas de Dow tenga que ser vendida como condición para que las autoridades antimonopolio aprueben la transacción. 

Jacob Bunge, Shayndi Raice y Eyk Henning
Dow Jones

Más informaciones

Comente la noticia