Calidad educativa

700-escuelas

Siempre he admirado a los hombres y las mujeres que con tan solo seis años de escolaridad desarrollaron una escritura 100% legible y con abundantes recursos del idioma. Verdaderas enciclopedias del conocimiento, con valores éticos y espirituales de los cuales adolecen las últimas generaciones.

¿Cómo fue posible lograrlo en el pasado y en la actualidad nos está costando? Entre los hechos que compartieron nuestros abuelos y que recuerdo. El maestro no solo se preocupaba por impartir sus enseñanzas, sino porque cada uno de los estudiantes las comprendiera y de ser necesario dedicaba parte de su tiempo dando tutorías a los alumnos fuera del horario escolar.

Por otro lado, recuerdo una pequeña escuela rancho donde mis padres estudiaron antes de construirse la actual escuela básica del corregimiento de Mendoza, en La Chorrera, donde todos los moradores participaron en su construcción, en los años 60 del siglo pasado.

Como se dice, mucha agua ha pasado por debajo del puente y en pleno siglo XXI y muy cerca de la capital de Panamá, un país con indicadores macroeconómicos deseables por muchos de los países latinoamericanos, existen varios colegios en el distrito de Arraiján que han paralizado sus clases por graves daños en sus infraestructuras.

Educadores, padres de familias y estudiantes de manera unificada exigen a las autoridades del Ministerio de Educación dar respuestas oportunas. Entre tanto, la comunidad educativa del Instituto Fermín Naudeaun, en la capital panameña, también presionan para que se concrete el programa de reparaciones de las estructuras del colegio.

Sin embargo, más allá de ser justas todas estas demandas, los estudiantes son los afectados porque toman los días de paro o huelga como libres y el proceso educativo se frena.

A lo largo de los más de 30 años de ejercer el periodismo he escuchado muchos discursos y leído diversos reportes donde se hace énfasis en la urgencia de elevar la calidad de educación de los panameños. Pero cada administració impulsa planes propios y frena o posterga los programas de los gobiernos anteriores.

¿Cómo alcanzar una educación de calidad, si el país no tiene una estrategia educativa de largo plazo? Desde la perspectiva de este servidor, todo inicia en casa, somos los padres quienes debemos preocuparnos de enseñar a nuestros hijos a valorar los estudios y sacar el máximo provecho de ellos.

Sí otros bailan como la cigarra en tiempo de recolectar los alimentos, debemos seguir el ejemplo de la hormiga que trabaja con dedicación y esmero en el verano para que cuando llegue el invierno no morir de hambre.

Los panameños tenemos una oportunidad única de aprovechar la riqueza generada en los últimos 15 años para que la próxima generación tenga las destrezas y competencias laborales de los países desarrollados. Es urgente tomar decisiones, porque el tiempo que pasamos discutiendo no se recupera y otros países tomarán ventajas de nuestras indecisiones en el campo educativo.

José Hilario Gómez
jgomez@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL