Cambio de gobierno no debe afectar negociación del TLC con China

Cambio de gobierno no debe afectar negociación del TLC con China
Los equipos negociadores de Panamá y China se encontraron por última vez en la IV ronda de negociación, que se celebró en la ciudad de Panamá l Archivo

La V ronda de negociación del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Panamá y la República Popular China se desarrollará el próximo mes de marzo, aunque aún no se ha definido la fecha exacta, informó el viceministro de Comercio Exterior y jefe Negociador de este acuerdo, Alberto Alemán, quien advirtió que es muy probable que el proceso de negociación se prolongue más allá del actual período gubernamental.

Sin embargo, descartó que esta situación pueda descarrilar las conversaciones con el gigante asiático por considerar que para Panamá este pacto comercial es un tema de Estado y no de un gobierno en particular.

Los equipos negociadores de Panamá y China se encontraron por última vez en la IV ronda de negociación que se celebró en la ciudad de Panamá el pasado mes de diciembre, pero en esa ocasión no se fijó la fecha de la siguiente ronda, a celebrarse en Beijing, debido a la visita del presidente chino Xi Jingping y  a la celebración de las fiestas de Navidad y Año Nuevo, mientras que en enero se celebraría la Jornada Mundial de Juventud (JMJ) y en febrero el Año Nuevo chino.

Una vez cumplido este calendario de actividades,  ambos países parecen estar calentando motores, toda vez que ya se ha señalado que la V ronda de negociación se verificará en marzo, luego de la celebración de los Carnavales.

Alemán explicó a Capital Financiero que el proceso de negociación no se ha detenido, ya que los equipos negociadores han trabajado en la confección de una lista de temas en los que aún no se han logrado acuerdos significativos, los que no mencionó debido al carácter confidencial de las negociaciones, pero que son vitales para el avance de las conversaciones, por lo que serán elevados a nivel político con el fin de encontrar soluciones a las discrepancias.

Sin embargo, admitió que es factible que las negociaciones con China no concluyan antes de la transición de gobierno, pero como este acuerdo es un tema de Estado se tomarán las medidas pertinentes para que la persona que resulte electa por los panameños sea debidamente informada durante el periodo de transición sobre los avances alcanzados hasta ese momento de forma que la nueva administración le pueda dar continuidad al proceso.

El viceministro de Comercio Exterior recordó que este no será el primero  ni  el último acuerdo comercial que será negociado por dos administraciones, ya que lo importante es garantizar que el acuerdo refleje los intereses del sector empresarial panameño, algo que se ha visto garantizado gracias a la estabilidad que ha gozado el equipo de negociaciones comerciales del Ministerio de Comercio e Industrias (Mici), que se ha mantenido prácticamente sin variantes desde la adhesión de Panamá a la Organización Mundial de Comercio (OMC).

 Para Rosmer Jurado, presidente de la Asociación Panameña de Exportadores (Apex), es casi imposible que el TLC con la República Popular China pueda cerrarse antes de las elecciones de mayo y de la toma de posesión de quien resulte favorecido por el voto popular, debido que todavía quedan pendientes temas de gran importancia como  las Normas de Origen, Servicios Financieros e Inversiones y el capítulo de Acceso a Mercado en materia de bienes agrícolas e industriales, por lo que todo indica que a la nueva administración le corresponderá darle continuidad a este esfuerzo negociador.

Aclaró que para el sector empresarial panameño el TLC con la República Popular China ofrece grandes oportunidades para exportar todo tipo de bienes, sin embargo, recordó que por el tamaño y las características de la economía china es importante establecer los mecanismos de protección para preservar las inversiones y los puestos de trabajo tanto en el sector agropecuario como en la industria manufacturera, por lo que las negociaciones deben tener como norte  favorecer las exportaciones sin poner en riesgo la existencia del sector productivo.

En este sentido el dirigente empresarial señaló que aún falta por definir qué productos sensibles serán excluidos del acuerdo y cuáles serán los plazos de desgravación para aquellos que no sean excluidos, pero que reflejan algún nivel de sensibilidad para cualquiera de los dos países, así como los mecanismos de salvaguarda que se podrán aplicar en casos particulares.

Mientras, el presidente del Sindicato de Industriales de Panamá (SIP), Roy Rivera, destacó que si bien la industria local considera positivo contar con un TLC con la República Popular China, hay rubros que requieren ser excluidos del acuerdo, debido a que les es imposible competir con su contraparte china, y mencionó, como ejemplo, el caso del el cemento y los productos de plástico, los últimos dos rubros para los que el sector privado panameño ha solicitado la exclusión del acuerdo.

Cabe señalar que uno de los principales logros de la IV ronda de negociaciones fue la visita de la delegación de China a la Zona Libre de Colón (ZLC), para observar en el terreno cómo funciona esta zona de franca y de esta manera evaluar con mayor claridad la propuesta del Certificado de Reexportación, instrumento que permite que los productos procedentes de China que van a sus socios comerciales de la región, no pierdan Origen mientras se encuentran en Panamá, propuesta en la que parece haber algún nivel de aceptación.

Otro logro importante se dio en el capítulo de Medidas Fito y Zoo Sanitarias cuando se acordó que Panamá mantendrá su soberanía sanitaria y China mantiene sus propios requisitos, lo que implica que China acepta que Panamá presenta un buen estado de salud, tanto en animales como en vegetales.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

 

Más informaciones

Comente la noticia