Cambios a la ley energética incluyen límites a la inversión

Cambios a la ley energética incluyen límites a la inversión
Algunas empresas opinan que poner un límite al techo de la inversión desfavorece el mercado porque se excluye a compañías que podrían vender energía más económica a los consumidores.| Pixabay

En la Comisión de Comercio y Asuntos Económicos de la Asamblea Nacional se encuentra en primer debate el proyecto de Ley 573, que modifica la Ley 6 de 1997, que regula el sector energético. Sin embargo, algunas empresas de esta industria están preocupadas porque se establecen límites a la inversión.

Miguel Bolinaga, presidente de AES Panamá dice que  en 19 años de presencia en el país, la empresa ha invertido y entregado al Estado panameño más de $600 millones entre dividendos e impuestos.

No obstante, aduce que el artículo 19 del proyecto de ley pretende ponerle un “techo” a la inversión. “No se puede invertir más de 30% a 40%”, añade.

El artículo señala que las empresas de generación que presten el servicio público de electricidad, estarán sujetos a algunas restricciones como solicitar nuevas concesiones o licencias si superan el 30% del total de la capacidad de generación instalada en el país.

También se limita la participación en actos de compra de potencia y energía para las empresas distribuidoras cuando a través de otras empresas de generación u otros medios, su nivel de contratación con las compañías distribuidoras superen o puedan superar el 40% del consumo nacional de potencia o energía.

Bolinaga señala que esto quiere decir que no se tendría la posibilidad de invertir más allá de una cantidad de dinero.

Sentimos que eso es un cambio en las reglas del juego que no debe ser”,

Miguel Bolinaga

El ejecutivo argumenta que más allá de cambiar las reglas del juego y que pueda perjudicarlos como empresa, también hay un impacto para los panameños porque se saca del mercado a una empresa que tiene la posibilidad de dar la energía más económica.

Gilberto Ferrari, gerente general de la Empresa de Transmisión Eléctrica S.A. (Etesa) está a favor del artículo, ya que guarda relación con definir el límite para evitar tener un actor que pueda poseer una posición dominante en el mercado y no con un techo de inversión.

Otros cambios al proyecto

Bolinaga opina que los cambios relacionados a Etesa para brindarle mayor facilidad de operar son correctos.

Creemos que a Etesa hay que darle mayor facilidad de operación. En este momento, es muy complejo para pueda operar en decisiones políticas, que deberían ser más de empresas para que siga creciendo”,

Miguel Bolinaga

De hecho, Ferrari argumenta que se han reunido con gremios del sector privado, empresas del sector energético, sociedad civil, entre otros.

Los ajustes que están relacionados a Etesa tienen consenso de todos los actores y esperamos puedan ser aprobados por la Comisión para darle paso al segundo debate en el próximo periodo legislativo”,

Gilberto Ferrari

Agrega que las modificaciones de la Ley 6 de 1997 presentados en el proyecto de Ley 573 buscan rescatar una empresa que es 100% del Estado.

La gestión de Etesa necesita estos cambios para hacer más eficiente su gestión y retornar al objetivo para el cual fue creado, explica.

Composición de la Junta directiva

El ejecutivo sostiene que uno de los cambios más importantes para Etesa es la composición de su junta directiva para dar continuidad a los proyectos y evitar que pase lo que ya ha sucedido en el pasado.

Esta es una empresa que planifica a largo plazo, con 15 años de anticipación, pero tiene una junta directiva que cambia cada dos años y eso no tiene sentido, aduce Ferrari.

Hoy tenemos cinco directores. Todos nombrados por el Órgano Ejecutivo, que a la vez decide a quién de estos funge como presidente, tesorero y secretario. Uno de estos cinco, es un colaborador de Etesa”,

Gilberto Ferrari

Etesa propone aumentar a siete directores. Los dos directores nuevos serán personas sugeridas por el Comité Operativo (un ente que agrupa a todos los actores del sector energético). Todos los ejecutivos deben cumplir con ciertos requisitos de experiencia e independencia.

Cuatro directores serán nombrados por el Órgano Ejecutivo, dos sugeridos por el Comité Operativo y el colaborador de la empresa. Igualmente, proponen aumentar a 10 años su periodo de trabajo.
Entre los siete directores, escogen a su presidente, secretario y tesorero. Estos ejecutivos tendrían vigencia escalonada, es decir cuando termine el gobierno actual en 2019, tres directores (de los siete) dejarán sus puestos y en 2024 otros tres dejarán sus puestos.

El séptimo director es el representante de los trabajadores que tiene una rotación cada dos años y medio a solicitud del sindicato.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL