Canastas básicas mantienen costo estable

El  cambio de metodología para su estimación impide compararla con su similar de 2014

Grafica01

Gracias a la aplicación de una nueva metodología para calcular el costo calórico de la canasta básica a partir de enero de 2015, tanto en Panamá y San Miguelito y en el resto del país, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), por lo menos en el papel, registró una reducción significativa del valor de esos nuevos indicadores durante el primer trimestre de este año, aún cuando es imposible compararla con sus similares de 2014 y otros años anteriores para poder evaluar la evolución real del costo de alimentos en el país.

No obstante, es importante tener presente que el cambio más importante fue la reducción del número de integrantes de una familia promedio, que  pasó de 3,8 miembros a 3,5 miembros, lo que puede explicar, en gran medida, la caída del costo de la canasta básica  familiar de alimentos en los distritos de Panamá y San Miguelito a un valor mensual de  $299,68 al cierre de marzo del presente año, mientras que en el resto de las áreas urbanas del país, este mismo indicador se ubicó en $274,92 mensuales.

Panamá y San Miguelito

De acuerdo con el más reciente estudio del MEF, el costo calórico de la canasta básica familiar de alimentos en los distritos de Panamá y San Miguelito se ubicó en $299,68 en marzo del presente año, $0,37 o 0,12% más que en los meses de enero y febrero cuando marcó $299,31 mensuales (Ver gráfico: Evolución de la canasta básica en Panamá y San Miguelito).

Según los análisis del MEF, de los grupos alimenticios, los que más aportaron a este leve incremento del costo calórico fueron: Carnes ($0,52) principalmente las preparadas y la de cerdo, y misceláneos ($0,35) por la mayonesa, el jugo de naranja y la salsa de tomate.

No obstante, hay que tener presente que de los diez grupos alimenticios de la canasta, cinco se abarataron, tres se encarecieron y dos se mantuvieron sin cambios.

Respecto de los que disminuyeron, destacaron leguminosas (1,09%) y frutas (0,85%), en los que incrementaron, misceláneos (0,99%) y carnes (0,52%) y se mantuvieron sin cambios huevos y azúcar.

En conclusión, de los 59 productos que conforman la canasta básica para Panamá y San Miguelito, 19 se abarataron, 20 se encarecieron y los 20 restantes permanecieron sin variación.

Resto del país

Por su parte, la canasta básica para el resto urbano del país registró en marzo de este año un costó calórico de $274,92 mensuales, $0,20 o 0,07% más que el mes anterior, cuando se ubicó en $274,73. De hecho, esta medición es la que registra la mayor variación desde la aplicación de la nueva metodología de estudio, $1,01 entre enero y marzo de 2015.

En este caso, los mayores aumentos que incidieron en el costo calórico total lo aportaron los grupos vegetales y verduras ($0,22) especialmente plátanos y tomates, misceláneos ($0,20) a destacar mayonesa y jugo de naranja y carnes ($0,19), mayoritariamente corvina y chorizo.

Los cambios respecto del mes anterior en el costo calórico de los 50 productos que componen la canasta familiar del resto urbano se resumen en el siguiente orden: 18 se abarataron, 21 se encarecieron y 11 se mantuvieron con igual costo calórico.

Los productos que tuvieron costo calórico inferior al del mes pasado sumaron rebajas de $1,38. Los abaratamientos variaron entre $0,01 y $0,36.

Las mayores disminuciones las registraron los siguientes alimentos: Ají dulce, huevos de gallina, poroto colorado, muslo de pollo y margarina,  juntos aportaron el 62,0% del total de las rebajas.

Entre $0,01 a $0,25 fluctuó el costo calórico adicional de los alimentos que se encarecieron.

El total de incrementos sumó $1,58. Destacando naranja, corvina blanca, plátano, mayonesa y tomate.

Evaluando los resultados

Para Iván Ríos, presidente de la Asociación de Comerciantes de Víveres de Panamá (Acovipa), la información estadística sobre la evolución del precio de los alimentos y el costo global de la canasta básica en el país es fundamental para que las empresas afiliadas a esa organización gremial puedan hacer sus ajustes y planificar sus estrategias comerciales, por lo que lamentó que se hayan realizados  cambios en la metodología, pues las cifras que se han emitido el presente año carecen de valor para hacer inferencias, debido a que no se pueden comparar con las registradas en años anteriores.

Agregó que esta información también es importante para cualquier empresario local o internacional que esté analizando la posibilidad de establecer un negocio, ya que el costo de la canasta básica les permite comparar el costo de la vida en Panamá con su similar en otros países y, por tanto, el no disponer de la información para hacer este tipo de evaluaciones puede afectar la llegada de nuevas inversiones al país.

Por su parte, Saúl Méndez, secretario general del Sindicato nico de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs), considera que los cambios en la metodología para calcular el costo mensual de la canasta básica está vinculado a una estrategia de carácter político, ya que el presidente Juan Carlos Varela está empeñado en convencer a la población que el control de precios de emergencia ha tenido éxito, a pesar de que no ha podido cumplir la promesa de reducir el precio de los alimentos durante su mandato.

Explicó que el fracaso de la política gubernamental radica en que el control de precios de emergencia solo se ha aplicado a 22 de los 50 productos que conformaban la antigua canasta básica familiar, lo que ha dado como resultado que el precio de los 28 productos restantes se haya incrementado significativamente, debido al interés de los comerciantes de mantener intactos sus márgenes de ganancia a pesar de la regulación de precios.

A juicio de Méndez, si lo que Varela desea es que la canasta básica realmente baje, en lugar de hacer ajustes metodológicos que reflejan reducciones solo en el papel, debería regular no solo los  59 productos que ahora conforman la canasta básica familiar, sino todos aquellos productos y servicios que son vitales para garantizar  que no siga incrementándose el costo de vida de los panameños.   

Pedro Acosta, presidente de la Unión Nacional de Consumidores y Usuarios de la República de Panamá (Uncurepa), estima que no tener una cifra para comparar no significa que el problema del alto precio de los alimentos haya desaparecido, ni ha evitado que  sea uno de los temas más polémicos de la campaña electoral, por lo que espera que esta situación sea rectificada pronto, para que los consumidores puedan saber qué productos han subido de precio y cuáles han bajado, de forma que puedan utilizar esa información para balancear mejor sus compras.

No obstante, el ministro de Comercio e Industrias, Melitón Arrocha, asegura que con el control de precios de emergencia se ha conseguido un ahorro de más de $50,00 en el costo promedio mensual de la canasta básica de alimentos, gracias a que la aplicación del programa ha tenido un cumplimiento del 89% por parte de los agentes económicos en cuanto al precio tope regulado.

Explicó que estos resultados quedan en evidencia en los estudios sobre canasta básica familiar que adelanta regularmente la Autoridad de Libre Competencia y Defensa del Consumidor (Acodeco), así como por la drástica caída al 0% del Índice de Precios al Consumidor al cierre del mes de abril de este año, lo que evidencia que el control de precios de emergencia ha sido un instrumento eficaz para frenar la especulación en el precio de los alimentos impulsada por la falta de competencia en el mercado de víveres.     

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL