Carencia de contadores amenaza estabilidad del sector financiero

Carencia de contadores amenaza estabilidad del sector financiero
Es una de las profesiones más demandadas y mejor pagadas del mercado | Archivo

Pese a  ser una de las profesiones con mayor demanda en el mercado laboral, y que quienes la ejercen no solo pueden recibir altos salarios, sino también desarrollar una carrera gerencial tanto en empresas locales como multinacionales, en Panamá cada vez son menos los jóvenes que estudian contabilidad, una situación que podría tener un impacto negativo en la economía a largo plazo, al convertirse en una amenaza para la estabilidad del sector financiero.

Según Lizka Pinilla, vicerectora general de la Universidad Especializada del Contador Público Autorizado (Unescpa), desde hace algunos años se ha registrado una disminución considerable en el número de jóvenes que han ingresado a las diversas universidades del país para estudiar la carrera de Contabilidad, una situación que igualmente se refleja en los colegios oficiales, donde  cada vez hay menos participantes y egresados del bachillerato de contabilidad. 

A juicio de la profesora Pinilla, esta situación es preocupante para un país como el nuestro, en donde el sector servicios es fundamental para su competitividad, ya que esta realidad se traduce en una escasez de profesionales de la contabilidad, pese a que las empresas se han visto forzadas a realizar ofertas cada vez con mejores salarios para los aspirantes a las posiciones relacionadas.

Explicó que Unescpa nació precisamente para formar personal especializado para satisfacer las necesidades de las firmas de contadores, sin embargo, en los últimos años esa casa de estudios superiores ha recibido un número creciente de solicitudes de contadores capacitados no solo de esas empresas, sino también de empresas multinacionales, del sector financiero e incluso cadenas comerciales, que no encuentran en el mercado el recurso humano que se ajustes a sus necesidades.

Por su parte, Manuel Pérez Broce, del Colegio de Contadores Públicos de Panamá, destacó que la carencia de contadores se agravó a partir de 1998 cuando comenzaron a aplicar de manera progresiva en Panamá las Normas Internacionales de Información Financiera (Niif), ya que estas normas no se estudian debidamente ni en los colegios de nivel medio ni en la Universidad de Panamá (UP), por lo que no son del dominio del CPA que egresa de esa casa de estudio.

Agregó que esto ha generado un incremento significativo de los salarios para quienes se dedican a esta profesión, ya que un contador bien preparado puede iniciar su vida laboral con salarios de entre $800 y $1,000 mensuales, pero puede llegar a cobrar más que un médico y en menos tiempo.

Para Otilia Muñoz, presidenta de la Asociación de Mujeres Contadoras de Panamá, se ha vendido una imagen negativa de la profesión de contador ya que se sigue visualizando esta labor como una persona que registra operaciones en un libro, cuando la realidad es otra, ya que el contador de hoy tiene un rol más trascendente en la gestión empresarial. 

En tanto, Mario Herrera, presidente de la Asociación de Contadores de Panamá, considera que otro elemento que profundiza el problema es que los profesores que dictan contabilidad no siempre tienen los niveles de formación que exige el perfil actual del contador, peor aún, debido a las normas que rigen el sistema educativo se ven obligados a dictar materias que no son de su dominio, lo que limita sus posibilidades de actualizarse para poder transmitirle a sus estudiantes los conocimientos y herramientas que demanda la profesión actualmente y entusiasmarlos para continuar sus estudios a nivel universitario.

Luis Laguerre, socio director de KPMG Panamá, considera que la creciente carencia de contadores en el mercado laboral panameño no sólo se debe a la reducción del número de jóvenes interesados en estudiar la carrera de contabilidad una vez concluidos sus estudios de nivel medio, sino también a que las personas que están egresando de la Facultad de Contabilidad de la  UP como CPA, no cuentan con las habilidades y los conocimientos que demandan las empresas.

Destacó que el perfil del contador ha cambiado y en la actualidad las personas que desean desempeñarse en esta carrera requieren de mayores conocimientos de inglés, economía, finanzas y administración de empresas, así como conocimientos que no están debidamente contemplados en el pénsum académico de la UP, debido a que no existe una relación de retroalimentación entre la academia y el sector privado.

La vicerrectora Pinilla dijo que para afrontar esta situación es indispensable que el Instituto para la Formación de Recursos Humanos (Ifarhu) incluya la contabilidad dentro de la lista de carreras de alta demanda en el país, de manera que aquellos jóvenes que desean estudiar esta profesión, tanto en la Unescpa como en otras universidades particulares, puedan acceder a  becas.

Hitler Cigarruista
[email protected]
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com