Carta al Director

Carta al Director

Señor
Orlando Mendieta
Director de Capital
Ciudad

 

En la edición N° 536, sección Economía y política del semanario Capital, se menciona al Palacio de la Bahía (P. de la B.) entre los megaproyectos que cautivaron al mercado y no se han construido.
Por consideración a los lectores, solicitamos se publique -en idénticas condiciones- las precisiones que mencionamos a continuación: Es correcta la apreciación de lo cautivante que es el P. de la B., de su papel estelar en dar a conocer al mundo la oportunidad llamada Panamá para la construcción de nuevos edificios, de catapultar el valor de los terrenos del sector (que dejó de ser un área deprimida y de la proyección que ha tenido la milla de oro de la Avenida Balboa: Tramo comprendido entre la Torre Financiera y el Mercado del Marisco.
El P de la B. colocó a Panamá en la retina del sector inmobiliario del mundo entero y no tiene similitud alguna con los otros proyectos nombrados en la publicación. Es inaceptable comentarlo junto a Los Faros de Panamá por existir enormes diferencias desde su concepción, su financiamiento y la responsabilidad asumida frente a los compradores.
Lo que provocó la suspensión de la construcción del P. de la B. tiene relación directa y exclusiva con la incapacidad de la firma UD, que no tenía ni conocimiento, ni experiencia, ni equipo para desarrollar ese megaproyecto. Después de fallidos intentos del Arq. Jesús Díaz para diseñar y modificar los planos estructurales, contratamos a firmas especializadas de la talla de Cantor 5einuk (USA), Bermello Ajamil & Partners (USA e Inteinco (española), que coincidieron en descartar las soluciones de IJD. caixa Galicia (que comprometió el financiamiento) contrató al reconocido arquitecto panameño Carlos C1ement, cuyo informe fue contundente: El Arq. Díaz diseñó un edificio cuya construcción era inviable.
La nueva licencia para construir el nuevo edificio (cuyo diseño es completamente distinto al inviable edificio de UD) demoró más de un año.
El P. de la B. contaba con los elementos necesarios para su ejecución: Lote pagado y saneado; financiamiento reconfirmando en enero de 2006 (apenas 3 meses después de paralizada la obra) por caixa de Galicia (reputada institución española); equipo de comercialización en más de 50 países; clientes que separaron con recursos el 30% de los productos del edificio, a quienes se devolvió la totalidad de su dinero más intereses y algunos de los cuales siguen interesados en reservar apartamentos en el proyecto que se llegue a ejecutar. ¡Cumplimos!
Desde la participación en FITUR 2010, el Grupo Olloqui ha mantenido conversaciones con grupos hoteleros de primer nivel (cuyos nombres se omiten por confidencialidad) para la realización de proyectos.
El Grupo Olloqui cuenta con cinco lotes junto al P. de la B. para realizar nuestros proyectos adicionales, actualmente en avanzado grado de desarrollo.
Hoy, seguimos siendo dueños del lote (más los dos contiguos) a pesar de las propuestas de compra y de los grandes beneficios económicos que generaría su venta. Esto demuestra que no somos especuladores inmobiliarios sino empresarios serios, sólidos, con excelente reputación corporativa ganada en más de 55 años de trabajo en más de 50 países (USA, Unión Europea, Centro y Suramérica, y algunos países de África); mantenemos presencia en Panamá y tenemos una vocación emprendedora que es la mayor fortaleza para la ejecución del Palacio de la Bahía y de otros proyectos.
El lote ha estado, está y estará listo para la obra. Concluyendo… ¡cumplimos!
Atentamente Adolfo Olloqui,
presidente de la Corporación
Iberoamericana de Negocios,
15 de abril de 2011

Más informaciones

Comente la noticia