Cartera de préstamos personales continúa creciendo

Durante el primer bimestre se incrementó en un 9,2%

Business people at work

La cartera de préstamos personales  no ha dejado de crecer y al pasado mes de febrero registraba un crecimiento del 9,2% con relación a igual periodo del año anterior.

Y desde febrero de 2012  a febrero de 2015, el crecimiento ha sido del 29,8%, pasando de  $4.179 millones  a $5.423 millones  en  febrero de este año.

Esto significa que las entidades bancarias que operan con licencia general han colocado $1.244 millones adicionales durante este periodo, según las estadísticas de la Superintendencia de  Bancos de Panamá (SBP).

Y sí comparamos la cifra desembolsada a febrero del año pasado con respecto a igual periodo de  2015, se observa un incremento de $458 millones. (Ver gráfica: Saldo de préstamos personales).

El financista Ernesto Bazán, socio de BDO Panamá, señaló que el buen desempeño de esta cartera se debe en gran medida al pleno empleo que se registra en el país.

Sin embargo, advirtió que es evidente que la economía panameña está pasando por un proceso de desaceleración, por lo que las perspectivas de  empleo para  diciembre de 2015  podrían reducirse.

En cuanto las políticas conservadoras  y estrictas que ejecutan los bancos al momento de aprobar cualquier tipo de financiamiento, señaló que hay que tener claro que la mayor parte del dinero que prestan las entidades bancarias son de los depositantes, por lo cual no se le puede prestar a quien no cumpla con los requisitos.

La ley Bancaria establece  un nuevo modelo para la gestión del riesgo de crédito, que entró en vigencia el  pasado 30 de junio de 2014.

De cada $10 que desembolsan los bancos, nueve  son de los depositantes y uno de los accionistas, detalló Bazán.

Esto  significa que hay una doble obligación de manejar los recursos de forma responsable, es por eso que en algunos casos los colaboradores de las entidades bancarias optan por ejecutar una medida prudencial de no aprobarle créditos a quien no cumpla de forma estricta con los requisitos del emisor, señaló.

Por ello, en vista de que la banca es una industria regulada, con  riesgos evidentemente naturales que son  parte de la operatividad, requiere de cautela por parte de los colaboradores de la entidad bancaria, especialmente de los jefes de cumplimientos, manifestaron fuentes bancarias.

Las  aseveraciones de Bazán  fueron emitidas  durante  el XL Banca Foro titulado: Análisis del proyecto de ley contra el lavado de activos y financiamiento del terrorismo, tema que  expuesto por el asesor del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Julio Aguirre.   

Karlia Asprilla
karelia.asprilla@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL