Casas de remesas podrían desaparecer

Casas de remesas  podrían desaparecer

050516755d90274med

Las pequeñas empresas de remesas podrían desaparecer ante la decisión de algunos  banco de cerrarles las cuentas bancarias, en unos casos  y de  rechazar la apertura de nuevas cuentas en otros.

Edison Silva, presidente de Pronto Giro, señaló que bancos de la plaza le han cancelado las cuentas  bancarias, sin brindarle ninguna explicación y sólo por tratarse de un negocio de remesas.

Destacó que esto afecta directamente a las empresas pequeñas que necesitan contar con compensadores para poder realizar el negocio, no así a las grandes empresas que cuentan con sus propias redes internacionales. Es una situación que dejaría fuera del mercado a las pequeñas empresas, reduciría la competencia en este segmento que sigue en crecimiento.

Silva dijo que en el caso de su empresa ha recibido la negativa de varios  bancos sin que éstos, siquiera le hayan aplicado la debida diligencia, lo que consideró un tratamiento discriminatorio.

Y es que las entidades bancarias son  un elemento fundamental para que este tipo de empresas puedan cumplir con su labor. De acuerdo con estudio del Banco Mundial (BM), el movimiento de remesas  en Panamá alcanzó los  $884 millones durante el 2015.

La empresa Pronto Giro cuenta con cuatro sucursales y lleva más de 10 años en el mercado y fue inspeccionada por miembros del Grupo de Acción Financiera Internacional (Gafi) durante su última visita a Panamá, superando las pruebas de riesgo, destacó.

Unas 17 casas de remesas se encuentran registradas en la Dirección General de Empresas Financieras del Ministerio de Comercio e Industrias (Mici).

Silva indicó que se le tiene que buscar una solución a la situación por lo que están atravesando, por un  tema de justicia y para evitar que esta actividad quede en manos de unos pocos y en consecuencia se incremente el costo de este servicio a los usuarios.

Julio Aguirre, presidente de Csmb Panamá, dijo que es una situación que no sólo viene ocurriendo en Panamá, sino también en varios países, debido a que los bancos corresponsales le están solicitando a los bancos locales que no hagan negocios con las casas de remesas.

Aguirre dijo que no es una situación de normas, sino de criterios de las entidades bancarias, pero recordó  que Gafi  rechaza el De Risking, que no es más que rechazar  a un cliente por el solo hecho de pertenecer a un sector, sin siquiera hacerle la debida diligencia.

Manuel Luna G.
mluna@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia