Casco Antiguo de Panamá para propios y turistas

Casco Antiguo de Panamá para propios y turistas
Casco Antiguo es un paseo por la historia y las tradicionesl Violeta Villar Liste

El retrato persistente de la ciudad de Panamá es el de edificios imponentes que escalan hasta las nubes.

Es cierto: es una urbe moderna y cosmopolita, pero en el corazón de su centro o Distrito Histórico, conserva intacta la memoria de su pasado.

Son 29.4 hectáreas inscritas desde el año 1997 en la Lista del Patrimonio Mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco por sus siglas en inglés).

Este conjunto arquitectónico es el resultado de la “mudanza” luego de un ataque pirata, hecho considerado como único por la Unesco en la historia de los núcleos fundacionales del mundo.

Panamá La Vieja fue fundada en el año 1519 y se le considera el primer asentamiento de Europa en la costa americana que mira hacia el Pacífico.

En 1671 el pirata Henry Morgan la destruyó y obligó al traslado a unos ocho kilómetros de distancia, al sitio hoy conocido como Casco Antiguo, en el llamado corregimiento de San Felipe, muy cerca de otro barrio de valor histórico: el de Santa Ana.

Iglesias, casonas y edificios públicos que van desde el siglo XVII conceden un particular encanto al conjunto histórico que se recorre en una hora si tiene prisa y, en tres días, cuando se trata de aprender con rigor.

Dos rutas

Al centro histórico puede llegar en carro particular o en taxi. En autobús o en el tren.

Si opta por la ruta del Mercado de Mariscos, ingresará por el paseo de la Cinta Costera, bordeará la bahía de Panamá y sentirá el cambio de la ciudad moderna a la antigua.

El acceso por el barrio de Santa Ana es peatonal y lo conecta con la urbe popular. La iglesia Santa Ana y su parque del mismo nombre dan acceso a la ciudad antigua.

La señalización de la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP), que incluye 26 estructuras para guiar el recorrido por espacios exteriores, le ayudará de manera enorme en su visita.

Cerca se sitúa el edificio Antonio o La Pollera. Es del año 1928 y tiene fama de ser el primer edificio moderno de la ciudad.

Edificio La Pollera

Edificio La Pollera |Violeta Villar

Una vez en Casco Antiguo hay sitios imperdibles: Teatro Nacional, iglesia San Francisco de Asís, Palacio Bolívar, Oratorio San Felipe Neri, Palacio de las Garzas (sede presidencial), iglesia de Nuestra Señora de la Merced, plaza Herrera y Catedral Basílica Santa María La Antigua.

De igual modo, Plaza Mayor, Casa Góngora, Museo del Canal Interoceánico, conjunto de Santo Domingo, Museo de Arte Religioso Colonial, Instituto Nacional de Cultura, Las Bóvedas, Plaza de Francia, Monumento al Canal de Panamá, Paseo Esteban Huertas y Ministerio de Gobierno.

Destaca el valor gastronómico que se expresa en cerca de 48 restaurantes y 32 cafeterías.

De hecho, el 31 de octubre de 2017 la ciudad de Panamá fue admitida en la Red de Ciudades Creativas de la Unesco, en la categoría Gastronomía, por la reunión en sus fogones creativos de elementos culinarios propios de culturas diversas.

Las viviendas

El recorrido por las casas de Casco Antiguo le dejará el gusto por el colorido y las expresiones diversas de su arquitectura.

Casco Antiguo fue declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad

Casco Antiguo fue declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad |Violeta Villar

Viviendas como Casa Gamboa (1860), propiedad original de Ramón Gamboa; la Casa de Joseph de Arillaga, una de las más estudiadas en el Casco.

Fue aduana y oficina de correos la  Residencia de Tomás Arias Ávila, considerada, “el último gran proyecto residencial construido en Casco Antiguo”, en palabras del arquitecto ya fallecido Eduardo Tejeira Davis, en su texto, Panamá, el Casco Antiguo y la dinámica de sus transformaciones.

Casa Góngora, (calle 4 número 5-75), de 1760 y en la actualidad propiedad del Municipio de Panamá, se le considera la más antigua de Casco.

Casa Góngora

Casa Góngora |Violeta Villar

Exposiciones, música y conferencias forman parte de una agenda que no se puede perder en esta ruta histórica, cultural, gastronómica, divertida y popular.

Cierre el viaje con un raspao típico (con almíbar de limón, coco, ponche de fruta o maracuyá), con la destreza y el sabor de personajes típicos como El viejo talentoso, quien tiene quince años calmando la sed de propios y turistas en el paseo de Las Bóvedas de Casco Antiguo, donde Panamá una y otra vez se mira en su historia.

Violeta Villar Liste
violeta.villar@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias