Centroamérica con calificación crediticia estable

Precios bajos de los commodities y la recuperación de EE.UU. favorece a la región

Shore crane lifts container during cargo operation in port

Un viento de cola favorable registra Centroamérica, impulsado por la recuperación de la economía de Estados Unidos (EE.UU.) y por los precios bajos de los commodities, principalmente del petróleo. Estas condiciones externas favorables conducen a mejoras crediticias limitadas en la región, señala un estudio de Fitch Ratings.

El reporte Central America: Common External Tailwinds, Mixed Credit Trends de la calificadora de riesgo indica que este ambiente externo positivo podría ser un factor que estabilice las tendencias crediticias en los países de la región dado el sesgo negativo de las calificaciones en los últimos años.

Pero, Fitch es de la opinión que es poco probable que los países centroamericanos logren una mejora significativa en la calidad crediticia, si bien se han beneficiado de la recuperación de la economía de EE.UU.

Capital Financiero conversó con el director ejecutivo de Fitch Ratings para Centroamérica, Erick Campos, con el objetivo de obtener más detalles del informe publicado en la tercera semana del mes de octubre.

Campos dijo que  contrario a la década pasada donde los precios de las materias primas y del petróleo estaban muy altos, ahora la región se beneficia de los bajos precios y de la recuperación de la economía de EE.UU.

Ahora tenemos lo que llamamos un viento de cola favorable. En el sentido que todos los países de Centroamérica son importadores netos de petróleo y de materias primas. Además, están muy ligados con lo que ocurre en EE.UU. y estos aspectos ayudan a estabilizar las tendencias de los actores de crédito en la región en término generales, resaltó el director ejecutivo.

Campos indicó que Fitch por el momento no visualiza un mayor impacto en las calificaciones crediticias de los países centroamericanos, pero si una estabilización en la tendencia negativa después de una década del boom en los precios de los commodities.

Entre las buenas noticias a causa de la recuperación económica de EE.UU., de los bajos precios del petróleo y de la inversión extranjera que arriba a Centroamérica, según el informe de la calificadora es que tendrá una tasa de crecimiento del producto interno bruto (PIB) superior al 4%.

Este desempeño al comprarlo con Suramérica y el resto de  América Latina, cuya previsión de crecimiento es de 0,7%, un 4% es muy bueno, expresó Campos.

Añadió que si se piensa como panameño y que ha estado acostumbrado a tener tasas de crecimiento hasta de doble digito, tener una superior a 4% no le parece muy buena. Las previsiones oficiales es que el PIB de Panamá crezca 6% este 2015.

Campos reiteró que la región se beneficia de cuatro canales: La recuperación económica de EE.UU., que significa mayores volúmenes de remesas de dinero, principalmente en las familias salvadoreñas y guatemaltecas.

A la vez, las empresas centroamericanas podrán exportar más productos al mercado estadounidense. En tercer lugar, el turismo también aportará bienestar a la región, en especial a Costa Rica y Panamá.

El cuarto canal de beneficios es la inversión extranjera directa que sigue atrayendo Centroamérica, comentó Campos.

Endeudamiento

Al ser consultado, el director ejecutivo de Fitch para Centroamérica, manifestó que desde la perspectiva financiera el spread o diferencial de riesgo que ya pagan algunos bonos de los países de la región, han sido aumentados de manera importante. Ello aplica para Costa Rica y El Salvador.

Creo que es un reflejo de las condiciones fiscales y del deterioro relativo que han tenido ambos países. El Salvador es vulnerable a un deterioro de las condiciones financieras externas, aquí estamos proyectando las necesidades de financiamiento que hace falta para cubrir el déficit de cuenta corriente y de las amortizaciones de deuda que han de venir y que exceden al 13% del PIB en 2015, muy por encima de la media regional que es de 6,4%, puntualizó Campos.

Y respecto a Costa Rica, el director ejecutivo indicó que tanto el Gobierno como los bancos han aumentado el financiamiento externo en años recientes. El Gobierno todavía se mantiene como un acreedor externo, el balance es positivo y sobre todo en el caso costarricense ha habido una acumulación de reservas desde el año 2012, aunque se ha tomado mucha deuda, también se han acumulado mucha reservas. El balance neto del gobierno es positivo. Diría que es un poco dramático.

En el caso de Panamá, Campos dijo que la dolarización y la integración financiera que tiene el país, evidentemente lo expone a un mayor estrechamiento con una subida de interés de la Reserva Federal (FED, por sus siglas en inglés) de EE.UU., pero en general lo que creemos es que Panamá está bastante bien posicionada para ajustarse a esta situación.

Por otro lado, es cierto que Panamá tiene una gran dependencia del financiamiento externo, pero esta mitigado porque los vencimientos en el corto plazo (2016-2017) son relativamente pequeños (2% del PIB), agregó el representante de Fitch Ratings en Centroamérica.

El informe también destaca las perspectivas positivas de la economía de República Dominicana.

José Hilario Gómez
jgomez@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia