Chan II será el último gran embalse del país

Se espera que una vez entre en operación ayude a darle una mayor estabilidad a los precios de la energía

CHAN1 web

pesar de haber experimentado un menor crecimiento económico en los últimos dos años, la demanda de energía en Panamá sigue creciendo a un ritmo saludable del 5%, según estimaciones de la Secretaría de Energía, lo que demandará en   la inversión de unos $9.000 millones en proyectos de generación de energía antes del año 2025.

El problema es que, pese a de contar con más de 500 ríos en la geografía nacional, la mayoría de esa inversión futura tendrán que orientarse a proyectos que diversifiquen de la matriz energética del país, mediante la incorporación de plantas de generación solar, eólica o mediante el uso de gas natural o carbón, toda vez que el proyecto hidroeléctrico Chan II es considerado como la última gran hidroeléctrica que se construirá en el país.

De acuerdo con Isaac Castillo, subsecretario de Energía, el país ya no cuenta con ríos con el suficiente caudal para desarrollar una gran represa, capaz de alimentar una planta de generación hídrica grande o mediana, a lo que se suma la creciente oposición de las poblaciones indígenas y campesinas a este tipo de proyectos, por lo que es muy probable que la hidroeléctrica Chan II sea el último gran embalse que se construirá en el país.

Agregó que ante esta realidad,  las nuevas licitaciones que adelanta la Secretaría de Energía  apuntan a la diversificación de la matriz energética del país mediante la incorporación de plantas térmicas a base de gas, carbón, viento y sol.

Castillo dijo también que la Empresa de Transmisión Eléctrica, S.A. (Etesa) adelanta varios proyectos para ampliar y repotenciar la red de transmisión de energía (que incluyen la construcción de las líneas 3 y 4 de transmisión), que no solo facilitará el intercambio de energía entre Panamá y Centroamérica, que hoy es bastante marginal, sino que, además permitirá la posibilidad de importar energía de Colombia, ya que la actual Administración ha retomado las negociaciones para la construcción de una interconexión eléctrica con Colombia.

Según la Secretaría de Energía, la hidroeléctrica Chan II tendrá la capacidad de regulación de 90 días, aportando al sistema de distribución energética panameña unos 213,6 megavatios (MW, por sus siglas en inglés) a un costo de $0,14 el kilovatio hora ( KWh, por sus siglas en inglés) a partir del 2020, por 20 años.

El desarrollo de la hidroeléctrica Chan II estará a cargo de la empresa Odebretcht Latin Finance, una subsidiaria de la multinacional brasileña Odebretcht, empresa que estima que el proyecto tendrá un costo superior a los $1.000 millones.

Para la ejecución del proyecto Odebretcht Latin Finanza ha firmado un acuerdo con la estatal Empresa de Generación Eléctrica, S.A, (Egesa), que le permite a el Estado, que en la actualidad posee el 23% de las acciones de Chan II, la opción de elevar su participación accionaria hasta el 49%, mediante una opción de compra que podrá ser ejercida hasta el 31 de diciembre de 2017, si lo juzga conveniente para el país.

Este acuerdo establece también que el Estado no tendrá que aportar recursos adicionales a su 23% de participación en caso de que aumente el valor de la obra, salvo que sean ajustes en el costo de la mano de obra.

Para Belisario Tejada, gerente general de Egesa, el acuerdo alcanzado con Odebretcht Latin Finance son buenas noticias para el país. Primero, porque el precio de la obra se mantendrá fijo. Y segundo, porque los derechos de veto conseguidos nos dan control sobre la ejecución del proyecto.

De acuerdo con Odebretcht Latin Finance, la construcción de Chan II dará inicio durante  el segundo semestre del presente año y la hidroeléctrica entrará en funcionamiento a principios del  año 2019.

Además, debido a que su capacidad representa el 10% de la demanda energética actual, se espera que una vez entre en operación ayude a darle una mayor estabilidad a los precios de la energía, sobre todo en la estación lluviosa.

No obstante, para Daniel Mina, de Autoridad de los Servicios Públicos (Asep), la construcción de Chan II no garantiza un mejor precio de la energía al consumidor, ya que eso depende del  balance necesario entre la oferta y la demanda de la energía, por lo que un elemento vital para garantizar un precio razonable para este servicio es la capacidad de ahorrar  de los consumidores.

Recordó que la demanda de energía es inelástica y esto se debe en gran medida a que los consumidores no son conscientes del costo real de la energía que consumen, por lo que regularmente tiende a incrementarse sin importar cómo se mueven los precios  en el mercado ocasional o spot, que es el que marca el costo final de la electricidad al  consumidor. 

Hitler Cigarruista
hcigarruuista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL