Chile restructura sus puertos para aprovechar oportunidades del Canal

Chile restructura sus puertos para aprovechar oportunidades del Canal

Su embajador en Panamá, Francisco Cruz, explicó el proyecto

cruz

El embajador de Chile en Panamá, Francisco Cruz, es uno de los diplomáticos más activos que he conocido durante mi larga carrera periodística. Su labor no discrimina, lo mismo se le encuentra en la inauguración de una feria comercial, que en una cadena de supermercados promoviendo una cata de productos chilenos,  facilitando la cooperación de su país para la implementación del Sistema Penal Acusatorio o participando en un conversatorio con estudiantes universitarios sobre la democracia en América Latina.

Sin embargo, quienes le conocen saben que este joven abogado chileno siente gran pasión por los temas marítimos y logísticos, a los que dedica largas horas de lectura y estudio, debido a que constituyen una de las prioridades de su gestión para incrementar el intercambio económico, político y cultural entre Chile y Panamá.

Por eso no es de extrañar para nadie que en su más reciente diálogo con Capital Financiero, igual que el primero, se enfoque en los retos y oportunidades que para el sector logístico chileno tiene la entrada en operaciones del Canal ampliado y cómo Panamá podría beneficiarse de las millonarias inversiones portuarias que realizará su país.

El tema es, sin duda, de gran importancia, pues hay que recordar que en el reciente Índice Logístico elaborado por el Banco Mundial (BM), Panamá ocupó la posición número 40 a nivel mundial desplazando a Chile a la segunda posición en términos regionales. Además, porque Chile es el tercer usuario del Canal en términos globales y el primero a nivel regional.

-Panamá acaba de ampliar el Canal. ¿Qué oportunidades ofrece esa realidad a Chile?

-Yo creo que el Canal ampliado lo que hace es, primero marcar un punto de inflexión que obliga a todos los países de la región a disciplinar su política portuaria y de comercio exterior, unos con algunos retos y otros con otros. En segundo lugar impone una exigencia mayor para todos, porque implica recibir más volúmenes de carga, mayores flujos de naves y la posibilidad de articular nuevas rutas.

Ahora, en el caso de Chile el tema pasa por varias perspectivas, porque como todo el mundo sabe estamos al final del mundo y si mal no recuerdo, como decía la escritora Isabel Allende, es el último país al que uno quería ir sin caerse del mapa, al traducir esa visión al tema portuario, implica  acondicionar la infraestructura portuaria de Norte a Sur de forma que todos tengan un impacto y significación en la lógica de desarrollo económico del país y nos permita aprovechar la ampliación del Canal.

Esto conlleva a la necesidad de diversificar la oferta portuaria con terminales de dedicación exclusiva, por ejemplo, podemos mencionar  que el puerto de Quintero va a recibir y manejar el Gas Natural Licuado (GNL), gracias a que el Canal será ahora una ruta para los barcos que transportan este tipo de combustible, que puede tener un impacto significativo en la matriz energética del país.

-¿Tiene un plan portuario Chile? ¿Cuánto piensa invertir el país en este tipo de infraestructuras?

-Vamos a dar solamente un dato. Para el ejercicio fiscal 2017 se han reservado $100 millones del presupuesto nacional a la inversión en sistema portuario. Ahora, Chile tiene un sistema portuario mixto, en donde algunos puertos han sido concesionados a empresas privadas, por lo que este monto no es el único que se invertirá para ampliar nuestra capacidad portuaria.

Ahora aquí estamos hablando de grandes obras, por ejemplo, partiremos por ampliar el puerto de Angamos en el Norte, donde se ha reforzado el muelle, se han realizado trabajos de dragado y se adquirió una nueva grúa (Liebherr LHM 600 -del tipo Super Post-Panamax) para naves postpanamax. Seguimos con el puerto TPS de Valparaíso donde se ha realizado una expansión de 120 metros del principal frente de atraque, el cual estará en condiciones de atender dos neopanamax simultáneos. Este puerto cuenta con cinco grúas pórticas de muelle y dos grúas móviles Gottwald.

En el puerto STI de San Antonio se realizan trabajos para que en julio de 2017 alcance un frente de 930 metros y un dragado a 15 metros. Además se  incorporaron  dos nuevas grúas STS y dos grúas RTG, para facilitar la atención de dos naves postpanamax de manera simultánea. Mientras que en el otro puerto de San Antonio, se adelantan trabajos de dragado para que a noviembre de este año cuente con 14 metros de profundidad y disponga  de un frente de atraque de 420 metros en los que operarán  otras cuatro grúas STS súper postpanamax.

Luego sigue el puerto SVTI en San Vicente, que tiene un frente de atraque de 864 metros, con un calado de 14 metros, por lo que puede atender dos naves neo panamax. En tanto, el Puerto Coronel, que tiene un frente de atraque de 402 metros y un calado de 14,1 metros, adaptó sus grúas grantry e incorporó una grúa móvil para mejorar su eficiencia y poder atender naves postpanamax.

Finalmente, tenemos el Puerto Lirquén, con un frente de atraque de 294 metros y un calado de 15,1 metros, adelantó una ampliación de su muelle en 92 metros, lo que permitiría recibir naves de 367 metros de largo, a fin de poder atender naves neopanamax, la primera de las cuales arriba este 14 de agosto.

-¿Este desarrollo portuario se concentrará en el ingreso y la salida de carga únicamente?

   -Nono se trata solo de tener mejores puertos y ser más competitivos, sino de poder marcar una diferencia ofreciendo desarrollos adyacentes a esas terminales. Es decir, que además  de acondicionar la infraestructura portuaria necesitamos invertir en facilidades logísticas y de almacenamiento, de forma que los puertos se transformen en un complejo integrado que permitan recibir la carga, agregarle valor y despacharla a otros mercados de forma cada vez más eficiente, generando la necesidad de mejorar los procesos y reducir los tiempos.

-¿Qué papel puede jugar Panamá en todo esta estrategia de Chile?

-Bueno, si te fijas todo el desarrollo portuario chileno ha estado centrado en dos cosas, en fortalecer nuestra capacidad exportadora y la nueva exigencia que implica la ampliación del Canal, exigencia a la que debemos responder con cada vez más altos estándares de servicios.

Ahora, si tenemos una oferta portuaria de tal magnitud como la que estamos desarrollando en Chile, esto nos coloca en la posibilidad de pensar en  realizar de forma eficiente operaciones de trasbordo en América del Sur, teniendo como base el Canal ampliado.

Y pienso que Chile y Panamá tienen ahora el reto de encontrar nuevas oportunidades para sacar ventaja, ya que ambos países se han convertido en los Hub logísticos y de servicios en cada una de sus regiones, por lo que ahora debemos encontrar la forma de integrar nuestras cadenas productivas y consolidar la capacidad exportadora, por ejemplo, mediante el establecimiento de Hub alimentario que permita agregar nuestras ofertas exportadoras para acceder a los grandes mercados internacionales, ese es el desafío.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia