China adopta un toque más suave para el yuan

Buscan que el yuan adquiera el estatus de moneda de reserva

Chinese currency money yuan

China tiende a ser torpe a la hora de intervenir en los mercados, como quedó de manifiesto durante la desgarradora devaluación del yuan en agosto. Pero, las autoridades se están volviendo más sofisticadas.

Los operadores dicen que en las últimas semanas el gobierno ha enviado un mensaje más sutil al comprar y vender en los mercados de divisas y de forwards (contratos a plazo) fuera de la China continental, donde el yuan se cotiza libremente. Elogian el cambio, que consideran que aumenta la confianza en la capacidad del gobierno para gestionar el tipo de cambio y calmar a los mercados.

Tenemos una mejor comprensión de su función de reacción y proceso de pensamiento, dijo Beng-Hong Lee, responsable de mercado de China para Deustche Bank.

El cambio, sin embargo, también resalta los defectos de una cuenta de capital prácticamente cerrada que conduce a diferentes cotizaciones del yuan dentro y fuera del país. También se corre el riesgo de que China pase a tener una influencia excesiva en estos mercados fuera de la China continental.

El giro de Beijing se debe, en buena parte, al empeño para que el yuan adquiera el estatus de moneda de reserva, sumándose a un exclusivo club que integran el dólar estadounidense, el yen, la libra esterlina y el euro. Una moneda de reserva es la que los bancos centrales acumulan como parte de sus reservas internacionales. Pese a que la reforma financiera ha perdido bríos en los últimos meses, el gobierno cumplió prontamente los objetivos que el Fondo Monetario Internacional (FMI) fijó para el yuan. Se espera que el FMI anuncie en las próximas semanas su decisión sobre si incluir la divisa china en una canasta de monedas de reserva. Un escollo, que los países puedan comprar y vender yuanes sin restricciones, podría ser difícil de superar a pesar del nuevo estilo de intervención en los mercados.

El cambio deja al Banco Popuar de China en una posición más parecida a la del resto de los bancos centrales de las economías emergentes, que intervienen en forma rutinaria para aplacar la volatilidad o controlar el valor de sus monedas. El organismo sigue tratando de recuperar la credibilidad que perdió cuando la devaluación del yuan a mediados de año tomó a los inversionistas por sorpresa y sacudió a los mercados globales. En cuestión de días, el banco central tuvo que lanzar una ofensiva para contener los daños que incluyó una conferencia de prensa, una práctica poco común para la entidad, y la inyección de miles de millones de dólares en el sistema financiero.

La confianza del mercado es crítica para la divisa, sentenció Charles Feng, director de corretaje de monedas de Standard Chartered en Hong Kong, en particular a mediada que China abre en forma paulatina su cuenta de capitales. Las últimas decisiones reflejan esa prioridad, agregó. China ha disipado en buena parte los temores del mercado de una rápida depreciación del yuan, señaló.

Más allá del simbolismo, el gobierno chino tiene buenas razones para aspirar a que el yuan tenga estatus de moneda de reserva. Standard Chartered estima que los bancos centrales del mundo comprarán entre $85.000 millones y $125.000 millones de yuanes el próximo año si la moneda es incluida en la canasta del FMI. La cifra caería a $56.000 millones si queda fuera.

Hasta el mes pasado, China había sufrido varios meses de caídas en sus reservas en moneda extranjera, aunque conserva $3,5 billones en sus arcas. Esa podría ser una de las razones por las que el banco central empezó a usar el mercado de contratos forward, dicen los analistas. Sus compras de yuanes no aparecen inmediatamente como reservas en moneda extranjera, como ocurriría si las transacciones tuvieran lugar en el mercado spot.

Uno de los mayores desafíos del gobierno son las dos tasas de cambio del yuan. En los últimos meses, el banco central ha trabajado para que coticen dentro de un rango más estrecho y consistente.   

Anjani Trivedi
Dow Jones

Más informaciones

Comente la noticia