Ciberseguridad, principal preocupación de los CEOs panameños

Ciberseguridad,  principal preocupación de los CEOs panameños
El 100% de las empresas del mundo serán víctimas del cibercrimen| Archivo

Al tiempo que las nuevas tecnologías resultan valiosas para digitalizar las cadenas de suministro, mejorando los tiempos de entrega, resulta paradójico que las mismas hagan vulnerables a las empresas y la conviertan en blanco de ataques de los ciberdelincuentes, ocasionándoles pérdidas que en promedio oscilan entre $4,000  y $ 21,000 por ataque diario.

Un informe de KPMG revela que la ciberseguridad y el riesgo operacional son los temas que más preocupan a los y CEOs  y gerentes  generales de las empresas en Panamá.

El estudio advierte que hoy los riesgos son más numerosos, menos previsibles e interactúan entre ellos, generando nuevos escenarios e implicaciones que están llevando a la desaparición de las empresas que no se adaptan.

Glenn Tjon, socio Regional de Asesoría de KPMG en Panamá, precisó que el 58% de los CEOs en Panamá consideran que una estrategia de seguridad cibernética sólida es fundamental para generar confianza entre sus grupos de interés, sin embargo, al momento de asignar presupuesto no resulta prioritario.

Carlos Alvarado, CEO de  Fronteras Security, afirmó que la mayoría de las empresas panameñas aún se encuentran en el proceso de entender cómo puede afectar el cibercrimen a sus negocios. Gran parte reaccionan cuando ven paralizadas sus empresas o han sido víctimas de robo de información.

Hoy día las estadísticas indican que el 100% de las empresas del mundo serán víctimas del cibercrimen y los costos de un ciberataque están en el orden los $4,000 y   $21,000 por  día”, precisó Alvarado.

Las empresas en Panamá están perdiendo competitividad por no dar prioridad al momento de asignar presupuestos para ciberseguridad”, advirtió Alvarado.

Los expertos estiman que hasta el 80% de las brechas de seguridad ocurren a través de la cadena de suministro. Todas las tecnologías de las  cadenas de suministro emergentes están habilitadas a través de una gran cantidad de puntos de acceso, sensores y escáneres. Estos dispositivos, a menudo, están físicamente dispersos y no son prioridad para el diseño de seguridad de las organizaciones.

Como se pudo ver en los ataques de ransomware, WannaCry y NoPetya, dos malwares que  infectaron  miles de equipos de organizaciones públicas y privadas en todo el mundo, secuestrando datos y pidiendo un rescate económico para liberarlos, el crimen organizado ha adoptado modelos empresariales sofisticados, con una planificación y ejecución que no deja nada al azar.

Los cibercriminales continuarán explotando el Dark Web para ocultarse con éxito y comunicarse con otros delincuentes.

Soluciones Deep Learning
Unas herramientas imprescindibles hoy en día para gestionar el riesgo de  la ciberdelincuencia son las nuevas tecnologías como el Big Data Analytics, Deep Learning y la Inteligencia Artificial, algo que  también utilizan los cibercriminales.

El informe de KPMG precisa que estas tecnologías permiten buscar correlaciones entre numerosas fuentes de datos e identificar patrones de comportamiento o anomalías que ayuden a la detección de actividades maliciosas.

Algunas compañías lo están utilizando no solo para identificar ciberincidentes, sino también para evaluar potenciales vulnerabilidades, construir modelos de identificación de malware, intromisiones en la red, detectar ataques de spam o phishing y monitorear las respuestas y los planes de contingencia.

Orlando Rivera
orriver22@hotmail.com
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias